Opinión

Transformación de Cártel de Juárez ante captura de Vicente Carrillo

El actual líder de La Línea: Juan Pablo Ledezma “El JL”, quien desde hace tiempo, ya fungía como la mano derecha de Vicente Carrillo Fuentes, podría asumir mando del Cártel de Juárez.

  • 12/10/2014
  • Escuchar

En su mejor época, el Cártel de Juárez llegó a ser la organización criminal más poderosa del país, tenía presencia en más de la mitad de las entidades federativas y en decenas de ciudades de los Estados Unidos, así como contactos en varios países de Sudamérica y Europa. Ahora su realidad es distinta, el Cártel de Juárez se encuentra muy lejos de lo que fue en los 90's, cuando Amado Carrillo estaba al frente de la organización. Hoy, apenas tiene el control de varios Municipios en el norte de Chihuahua, así como una presencia moderada en Sonora, Sinaloa, Durango y Coahuila. Si a ello sumamos el arresto de su líder Vicente Carrillo Fuentes alías “El Viceroy”, el pasado jueves en la ciudad de Torreón, se debe aceptar que el Cártel de Juárez enfrenta importantes desafíos para garantizar su supervivencia como organización.

 

En los últimos años, el Cártel de Juárez ha sufrido importantes transformaciones, pasó de ser una organización criminal con una cadena de mando vertical, a un cártel que funciona a partir de un esquema de descentralización, en donde algunas de las organizaciones que lo conforman, operan de forma semi-independiente, como es el caso de la Línea y Barrio Azteca.

 

La gran transformación de esta organización criminal, se dio a partir de su enfrentamiento con el Cártel de Sinaloa por control de la Zona Metropolitana de Juárez, esto provocó importantes cambios en la estructura y en la operación de este grupo criminal, el Cártel de Juárez tuvo que formar un grupo de sicarios que le permitiera defender su territorio y también forjó alianzas con pandillas locales, para ampliar su capacidad de fuego.

 

Con el paso de los años, la cúpula del Cártel de Juárez, comenzó a delegar un mayor número de tareas al grupo de sicarios conocido como la Líneay a la pandilla de nombre Barrio Azteca. Estas tareas no sólo incluían la defensa de los territorios o el ataque a los miembros de las organizaciones rivales, sino que además, comenzaron a involucrarse en la compra, el tráfico, la distribución y la venta de drogas en México y los Estados Unidos.

 

En concreto, los miembros de la Línea han intervenido en el transporte de la droga por el territorio de nuestro país, así como en el cruce de dichas sustancias hacía los Estados Unidos, por su parte, los miembros de Barrio Azteca cuentan con una importante red de distribución de droga en varias ciudades de la Unión Americana, ya que dicha pandilla tiene presencia en varias localidades, pero también mantiene alianzas con pandillas que operan en otras zonas.

 

La Línea y Barrio Azteca han ido ganando autonomía operativa a lo largo de los años, así como una participación directa en los beneficios económicos del Cártel de Juárez, es por ello, que el futuro inmediato del Cártel de Juárez no se puede explicar, sin que antes busquemos desentrañar las posibles estrategias que pueden jugar estas dos organizaciones, a partir del arresto de Vicente Carrillo Fuentes.

 

Todo parece indicar, que la persona que se encuentra en mejor posición para asumir el mando del Cártel de Juárez, es el actual líder de La Línea: Juan Pablo Ledezma “El JL”, quien desde hace tiempo, ya fungía como la mano derecha de Vicente Carrillo Fuentes, ya que éste delegó en Ledezma, muchas de las responsabilidades operativas del tráfico de drogas, así como el control de varias plazas en el norte de Chihuahua.

 

Otros personajes que tienen posibilidades (aunque, muy bajas) de hacerse con el control del Cártel de Juárez, son Eduardo “Tablas” Ravelo quien es el actual líder de Barrio Azteca, él cual desde el 2009, ha formado parte de la lista de los 10 criminales más buscados por el FBI y Juan Pablo Guijarro “El Monico”, que es el segundo al mando de La Línea y que podría aprovechar el vacío de poder en la organización, para tratar de escalar posiciones en el organigrama del cártel.

 

Tanto la Línea, como Barrio Azteca, tienen una importante capacidad de fuego, así que en un escenario en donde Juan Pablo Ledezma y Eduardo Ravelo no se logren poner de acuerdo sobre cual de ellos se queda al mando de la organización, esto podría ocasionar una cruenta batalla por el poder, que tendría como epicentro la Zona Metropolitana de Juárez.

 

Otro aspecto a considerar, es que Barrio Azteca tiene una mejor posición que La Línea en la distribución de la droga en los Estados Unidos, cuenta con una red de pandillas aliadas, que pueden mover el producto en varias ciudades de la Unión Americana, sin embargo, La Línea cuenta con mejores contactos para adquirir la droga, es decir, que si Barrio Azteca rompe su relación con La Línea, puede comprometer su suministro de droga y ver mermados sus ingresos. Así que existen incentivos para que ambas partes sigan trabajando como un equipo, aunque no se puede descartar que La Línea trate encontrar otra pandilla u organización que le ayude a distribuir el producto en los Estados Unidos o que Barrio Azteca pueda conseguir otro proveedor de droga.

 

Debido a lo anterior, no se puede desechar la viabilidad de un escenario, en donde el Cártel de Juárez se fragmente en dos unidades más pequeñas, una formada por los miembros de La Línea (y parte de la cúpula actual) y otra por los miembros de Barrio Azteca. Pero como la zona que se encuentra bajo la influencia del Cártel de Juárez, no es muy amplia, es previsible que si hay enfrentamientos, éstos se concentren en la Zona Metropolitana de Juárez.

 

Otro escenario que las autoridades federales deben tomar en serio, es la posibilidad que otros grupos criminales intenten arrebatar al Cártel de Juárez, las plazas que todavía controlan. La primera organización interesada en hacerse del control total de la Zona Metropolitana de Juárez, es el Cártel de Sinaloa, que tiene grupos sicariales en la zona y cuenta con alianzas con algunas pandillas, como los Mexicles o los Artistas Asesinos, que estarían en posibilidades de generar una ofensiva en Ciudad Juárez.

 

Otra organización que podría tener interés en incursionar en las zonas que controla el Cártel de Juárez, son Los Zetas, los cuales estarían en posibilidades de movilizar efectivos a la zona norte de Chihuahua, para evitar que el Cártel de Sinaloa se apoderé de la región, pero también para tener más puntos desde donde ingresar droga hacía los Estados Unidos, sin la necesidad de pagar derecho de piso a sus actuales socios del Cártel de Juárez.

 

El empoderamiento de la Línea y de Barrio Azteca dentro de la estructura del Cártel de Juárez, ilustra a la perfección, una tendencia que han experimentado varias organizaciones criminales de nuestro país, que es el ascenso de los grupos sicariales a la dirección de las empresas criminales. Los aparatos sicariales de los cárteles de la droga aumentaron su tamaño y su importancia en los últimos 15 años. Por ejemplo, los Zetas, la Familia Michoacana y el Cártel Jalisco Nueva Generación comenzaron como el aparato sicarial de otros cárteles y ahora son organizaciones criminales independientes.

 

El que los aparatos sicariales hayan ganado influencia, se puede explicar a partir de dos factores: el primero, es que la lucha entre grupos criminales por el control del territorio nacional, así como el enfrentamiento entre el gobierno y las organizaciones criminales, se ha intensificado en los últimos años. Así que para garantizar su supervivencia, los cárteles de la droga contrataron a un número importante de sicarios, para poder enfrentar las amenazas externas a su organización y el segundo factor, es que estos enfrentamientos, han provocado una alta rotación en el liderazgo de las organizaciones criminales. Con regularidad, se generan vacíos de poder en estas organizaciones, que en ocasiones, son aprovechados por los grupos sicariales, ya que al tener capacidad de fuego, pueden competir por el liderazgo de la organización o pueden independizarse del  grupo criminal al cual servían.

 

El ascenso de los aparatos sicariales, debe preocuparnos, porque significa un cambio de lógica con respecto al modelo tradicional de narcotráfico en México, en antaño, los miembros de los cárteles de la droga, se preocupaban por mantener sus operaciones en la mayor discreción posible, ya que de esta manera, el tráfico de drogas podía pasar desapercibido y la violencia se utilizaba en pocas ocasiones. ¿Pero qué pasa cuando los grupos sicariales se hacen con el poder en los cárteles?, en estos casos, la violencia aumenta, porque ellos están acostumbrados a resolver los problemas por la vía de las armas y  la falta de proveedores de droga, ha provocado que algunos grupos migren a otro tipo de delitos, como el secuestro o la extorsión, que requieren de un uso más intensivo de la violencia.

 

Debido a lo anterior, el Gobierno Federal debe poner especial atención a la Zona Metropolitana de Juárez, porque hay probabilidades de que se genere una escalada de violencia en la región, debido a la lucha por el liderazgo del Cártel de Juárez o porque algún grupo rival busque arrebatarle a dicha organización criminal, las zonas que hoy controla.

 

victorsanval@gmail.com

@victorsanval