Opinión

Tragedia en el Río Bravo

La situación en las ciudades fronterizas de México es insoportable, sobre todo después de los acuerdos tomados entre México y EU. | Fred Álvarez

  • 27/06/2019
  • Escuchar

Óscar y su hija Angie Valeria murieron la tarde del 23 de junio al intentar cruzar el Río Bravo, meses antes habían salido de El Salvador por pobreza; intentaron el sueño americano. No pensaban internarse en Estados Unidos, sólo llegar a Brownsville y entregarse a migración para ser repatriados; tenían apenas una semana en Tamaulipas.

La situación en las ciudades fronterizas de México es insoportable, sobre todo después de los acuerdos tomados en Washington DC con el gobierno del presidente López Obrador; hay una larga lista de espera para poder ser atendidos por funcionarios de la Agencia de Aduanas y Protección Fronteriza de EU.

La familia había huido de la pobreza y encontraron la muerte... Muy lamentable.

De acuerdo al sitio web elsalvador.com, el 23 de junio por la tarde, a través de Facebook, Óscar le dijo a su hermana que planeaba entregarse a las autoridades migratorias estadounidenses una vez cruzaran el Río Bravo. Tres horas más tardes, Tania, llorando, le decía a su suegra que Óscar y la bebé habían muerto arrastrados por las aguas.

Óscar cruzó primero a su hija y la dejó en la otra orilla. Regresó por su esposa, pero al alejarse notó que la niña se estaba acercando al agua y regresó por ella. La corriente los arrastró a ambos y fueron hallados el lunes por la mañana.

¡Las imágenes de los cuerpos del padre y la hija nos han conmovido a todos...!

"La camisa negra del hombre está subida a la altura de su pecho y la niña menor está metida dentro de la prenda. El brazo de Valeria está estirado por detrás del cuello de su padre, lo que indica que se aferró a él hasta el último minuto”.

La escena fue capturada por la periodista Julia Le Duc de la agencia AP, seguramente se le heló la sangre, y quizá hasta soltó en llanto.

Reacción del Papa

Ayer en mañana el papa Francisco mostró tristeza y oró por la muerte de Valeria y su padre. Francisco está “profundamente adolorido” por sus muertes, reza por ellos y por todos los migrantes “que han perdido la vida tratando de escapar de la guerra y la miseria”, reza un comunicado de la de la Oficina de Prensa de la Santa Sede.

Un día antes, el secretario general de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), Monseñor Alfonso G. Miranda afirmó que la muerte de los migrantes nos lleva a cuestionarnos “cuál será el tamaño del sufrimiento de gente de Centroamérica que no importándoles nada se van a buscar sus sueños y a arriesgarlo literal y absolutamente todo”.

Para el prelado Miranda, “aquí en México nos está faltando lanzar un fuerte grito que se oiga y que resuene en todo México y más allá, Estados Unidos, Centroamérica y el mundo entero, y que diga: ‘yo también soy migrante’”.

Es duro el mensaje del obispo católico. Todavía está presente el lanzado por los obispos mexicanos -y de EU-, (10 de junio) con motivo del acuerdo entre México y EU en materia arancelaria y política migratoria:

“Externamos nuestra preocupación por la falta de acogida verdaderamente humanitaria a nuestros hermanos migrantes que refleje nuestras convicciones en materia de reconocimiento y protección de los derechos de todos los seres humanos por igual...”

Posicionamiento del presidente López Obrador

Andrés Manuel López Obrador dijo que es lamentable que estas cosas sucedan: "Siempre lo hemos condenado nosotros, siempre lo hemos condenado de cómo por mayor rechazo en Estados Unidos hay gente que pierde la vida en el desierto o cruzando el Río Bravo”.

Poco sensible la posición del C. presidente, ya que los hechos ocurren días después de que los medios publicaran imágenes de miembros de la Guardia Nacional (GN) haciendo el papel de policías de migración jalando a personas para evitar que migrantes centroamericanos crucen la frontera con EU.

Eso sí, aceptó que “puede ser que haya estos excesos, pero la instrucción que tienen todos es que se respeten los derechos humanos de los migrantes”.

Y aprovechó para reiterar que miembros de la GN tienen facultades de detener a migrantes, como lo manifestó antes el Secretario de la Defensa Nacional; “lo que les dijo el general ayer es cierto, (que) está en la Constitución, está en la nueva reforma que se hizo a la Constitución”.

En otra respuesta precisó que el papel de la GN "es más que nada regular la entrada en el sur (no en el norte). Si se dieron estos casos no es esa la instrucción que tienen, no es hacer esa labor, es un trabajo que en todo caso les corresponde a los agentes de migración, no al Ejército. Pero pudo haber sucedido, sin embargo, no es ese el propósito”, subrayó.

El fantasma de Aylan Kurdi

Muchos compararon el caso de la niña Angie Valeria con el caso de Aylan, un niño kurdo de 3 años que murió ahogado en 2015 en una playa de Turquía por el naufragio de dos embarcaciones de refugiados sirios: aquella imagen es de infante de playera roja, pantalones cortos y zapatos oscuros, con su cara contra la arena y el agua golpeando su cabeza; no parece muerto más bien parece que sueña. Todos los medios en el mundo publicaron la imagen de Aylan ¡como si estuviera dormido! Pocos supieron que la foto fue tomada Nilufer Demir, obviamente no podemos decir que es una hermosa foto -¡no puede serla!- pero gracias a ella el tema le dio la vuelta al mundo...

Ahora murió Angie Valeria, abrazada su padre, no tenía ni dos años de edad! Gracias a Julia Le Duc de la agencia AP, por haber captado la imagen y haberla difundido al mundo. La imagen hizo llorar hasta el mismo papa Francisco...

¡No se vale!

Pido que México le dé asilo de manera humanitaria a Tania Vanessa Ávalos, esposa de Oscar y madre de Angie Valeria, y le ofrezcamos disculpas.

Esa tragedia pudo haberse evitado...