Opinión

Todo es posible…

En la primera semana de campaña no hemos visto propaganda propositiva.

  • 11/04/2015
  • Escuchar

Sin querer, el asunto del director (hoy ya ex) de Conagua se volvió una oportunidad única para darle aliento a la devaluada Secretaría de la Función Pública y a su flamante secretario Virgilio Andrade. Y digo para darle aliento pues la encomienda que revitalizó a la casi desaparecida dependencia no es de fácil y obvia resolución: las casas de los funcionarios o de sus esposas en acuerdo (¿confabulación?) con constructoras que ganan muchas licitaciones (o pocas, no importa).

 

Me explico, más allá de la renuncia del mencionado funcionario de Conagua, que por supuesto tenía que hacer pues cometió "un error inexcusable", como él mismo dijo, la Secretaría de la Función Pública debe perseguir el uso indebido de recursos del Estado y perseguir al mismo director, junto con el de comunicación social de la Comisión, por el delito de declaraciones falsas (aunque no sea ante autoridad judicial: es ante la propia sociedad): "Para trasladarse a un hospital", dijeron en una mentira que intentó cubrir la anomalía, y seguramente serán sancionados pues es necesario dar fuerza a la dependencia de Virgilio para que el fallo que exonere a los implicados en el gran tema, previsible aunque no en poco tiempo, tenga un aura de credibilidad.

 

Les llegó en bandeja de plata el helicóptero y el hoy exfuncionario pasará a engrosar las filas de cualquiera de las empresas privadas interesadas en la privatización de los servicios de agua, ante la inminencia de inhabilitación que le llegará, seguro. El paso del servicio público al privado es cosa cotidiana. ¿Cuántos casos más agregarán antes del gran fallo para que se "fortalezca" la Secretaría de la Función Pública, ese organismo vigilante de la probidad gubernamental?

 

La probidad

 

Ese parece ser el tema central de campaña de los partidos políticos y se confunde pues sólo se trata de ver quién puede exhibir más mugre del otro: el PAN le dice al PRI, que le responde con el mismo spot, mientras el verde ataca al PRD y a Morena, quien acusa al PRD, el que a su vez cuestiona al Verde y así, Encuentro Social se deslinda y dice que no tiene políticos en su proyecto (¿y entonces qué son?) y el Humanista ni pinta, mientras el PT se pelea internamente por aliarse con el PRD y el Movimiento Ciudadano recibe a todo tipo de personajes para que Alianza se declare el partido de los maestros (¿estarán ellos de acuerdo?): No hay una visión política de las cosas, sólo la intención de llegar al poder. En la primera semana de campaña no hemos visto propaganda propositiva, no se ve a un partido señalando la problemática nacional ni cómo proponen solucionar los temas en el congreso, en las gubernaturas, presidencias municipales o delegaciones: sólo basura, sólo desperdicio de recursos.

 

¿Y nosotros pagamos para que nos muestren eso? ¿Cómo vamos, si fuera el caso, a votar por alguno? ¿Por quién voto? ¿Por el que mentó mejor la madre? ¿Por el que dijo las mejores y más ingeniosas frases aderezadas de groserías o sonidos para evitarlas? Hay de todo menos lucha por la probidad, por la honestidad: sólo  lucha por el poder, a como dé lugar. Aunque parezca antimoderno, anticuado, sigo creyendo en las ideas, en las convicciones y la política que diferencia a la sociedad y que desde ahí suma para un proyecto de nación, no en la grosería que nos dan estos partidos.

 

La soberanía

 

Y ya que hablamos de antimodernidad, sí, me opongo a que guardias norteamericanos, o de cualquier país, anden por acá armados, así sea en las aduanas, en las fronteras, en el aeropuerto, en los puertos. La soberanía, ese concepto anticuado, debe defenderse y no ceder ni un ápice. ¿En qué beneficia que los extranjeros puedan estar armados? ¿Será más rápida la expedición de trámites en las aduanas, según dicen? ¿Se necesitan armas para eso? Según Fernando Yunes, de la Comisión  de Defensa del Senado, lo que sucede es que “el uniforme de cargo de esos guardias implica un arma”.

 

¿No hubiera sido mejor generar una figura de apoyo sin uniforme y sin arma? Pero veamos, el problema no es el arma solamente: las aduanas, que se instalarán en algún sitio antes de la frontera, significan recorrer el territorio nacional, recorrer la frontera. ¿La de México se pone en el propio aeropuerto? ¿Cómo voy a ser revisado por el otro país en mi territorio? Insisto en la pregunta: ¿Estamos cediendo soberanía?

 

De pilón…

 

En Baja California, los jornaleros agrícolas siguen en su lucha y al Estado  no le interesa: el México bárbaro de John Kenneth Turner sigue vivo. En Kenia fueron masacradas 147 personas, la mayoría estudiantes, por un irracional grupo que se escuda en sus convicciones religiosas, tan obtusas como todas. Nadie venga a decirnos que la civilización ha avanzado. Duele ver tantas vidas truncadas, tanto como las de los 43 desaparecidos que el Estado ha intentado olvidar: Ayotzinapa y Garissa, dos caras de la misma moneda. ¿Y nosotros, también olvidamos?

 

Facebook: carlos.anayarosique

Twitter: @anayacar

 

(Obviedades es un ejercicio de reflexión que comparto con mucho gusto no para que estén de acuerdo sino para hacer conciencia de las contradicciones de un régimen… que puede ser cualquier  régimen, no importa el partido, por supuesto)

 

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.