Opinión

Tintes autoritarios

De todas las malas señales hay una que es constante y peor que todas: la mentira. | Julio Castillo López

  • 03/03/2021
  • Escuchar

Desde hace más de 15 años se perpetuó la idea de que López Obrador es “un peligro para México” y aunque la idea fue un slogan mercadotécnico que funcionó en su momento fue sólo un slogan y nunca se llenó de contenido. Hoy, a casi tres años de gobierno y sin ahondar en el fracaso práctico en todos los aspectos (salud, seguridad, combate a la corrupción, economía, empleo etc.) sí hay claros tintes de un gobierno y un titular del ejecutivo que cada vez son más autoritarios y cada vez más lejanos de la realidad. Algunos comentarios al respecto:

· El reciente ataque al gobernador de Tamaulipas es el ejemplo más claro de uso político electoral de las instituciones del Estado… La suma de factores lo hace evidente: no es un gobernador nuevo ni un gobierno federal nuevo, tuvieron dos años para acusarlo y 100 días antes de la elección casualmente se filtra un documento… en fin… pedir que la fiscalía sea autónoma y sin un “fiscal carnal” no era en vano.

· El ataque y la posible destitución del titular de la Auditoría Superior de la Federación son otro ejemplo de algo que sólo pasa en un país autoritario… están callando e intentando quitar a quien encabeza la institución encargada de auditar el gasto de todo el gobierno federal porque no están de acuerdo con su informe…

· El triste espectáculo que se vio en una de la conferencias de prensa en donde supuestamente alguien se metió a ver al presidente López Obrador es digno de un régimen autoritario… hace más de un año varios alcaldes acudieron a una de esas conferencias y fueron recibidos con gas lacrimógeno… ya parece que alguien se puede meter así hasta el escenario… son mucho más creíbles los encuentros con ciudadanos en vuelos comerciales en donde el presidente López Obrador es increpado que la escena esa en donde parece que están en clases de baile.

· El show de la candidatura de Salgado Macedonio es otro ejemplo de autoritarismo… no hay manera racional de defender a un candidato con acusaciones abiertas de acoso sexual… sólo la imposición autoritaria.

· Los ejemplos anteriores son sólo de la semana pasada… los tintes autoritarios se ven a diario y hay algunos que son mucho más agresivos: imposición ilegal de la titular de la CNDH, el cierre de órganos constitucionales autónomos, el ataque a los contrapesos, la cooptación de espacios del Poder Judicial, el ataque a los opositores, etc.

· De todas las malas señales hay una que es constante y peor que todas: la mentira. Cada rueda de prensa, cada intervención en tribuna de sus legisladores, cada declaración parte de datos mañosos y falsos… los famosos “otros datos” que no sólo da López Obrador… por ejemplo, Mario Delgado compara en redes la actual crisis económica con la del 95 como si eso dijera algo o la constante comparación con Calderón que dejó de ser presidente hace casi diez años.

Paso a paso el objetivo es claro: imponer una sola verdad (que no es verdadera) y una sola forma (que está probado que no funciona) y a quien no esté de acuerdo eliminarlo de cualquier modo posible… eso se llama autoritarismo.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.