Opinión

Temporada de destapes

Si será Claudia, Ricardo o Marcelo aún no lo sabemos, "aún no se sabe quién es el amarrado" en esta temporada de destapes. | Guillermo Sesma

  • 19/07/2021
  • Escuchar

Adelantado o no el inicio de la segunda mitad del 2021 y tras el proceso electoral más numeroso de la historia de México, la carrera por la sucesión presidencial tomó nuevos ímpetus al interior del partido gobernante: MORENA.

Lo cierto es que este no es un hecho aislado, los resultados electorales en donde MORENA se hizo de 11 gubernaturas inyectaron positividad en el equipo, pero la derrota en la Ciudad de México y a que o quienes se atribuye este revés, también empujó la temprana salida de "sucesores" que ni tardos ni perezosos no se querían dejar comer el mandado ni ser responsabilizados por el descalabro capitalino. 

De esta manera saltaron al ruedo Marcelo Ebrard y Claudia Sheinbaum, que entre señalamientos y metidas de pie con motivo del colapso de la Línea 12 del metro chilango, se integraron rápidamente a la conversación nacional. Culpables o no de la tragedia, quedaron alineados por el presidente, y Marcelo aprovechó la coyuntura para dar el famoso "madruguete" levantando la mano como posible sucesor de Andrés Manuel López Obrador.  

Marcelo en honor a la "transparencia" como él mismo lo dijo, reconoció su aspiración presidencial, que por cierto fue avalada por el presidente, no como si hubiera amarrado el cargo, sino que lo anunció como el fin del tapadismo y un triunfo de la actual democracia. La noticia no le cayó nada bien a Claudia Sheinbaum pero tuvo que soportar estoica que se le adelantaran. 

Para enriquecer aún más el panorama de sucesores se supo que este fin de semana el exsenador, líder sindical y político Pedro Haces realizó una discreta, aunque no secreta reunión para también ser parte de la fiesta de destapes morenistas. Cuentan que la fiesta fue de lienzo charro, vaquillas y gran algarabía; que corrieron los tragos y los platillos suculentos en honor a su invitado; que tocó Matute y que los Ángeles Azules no alcanzaron a llegar. Todo este esfuerzo y gasto no tenía otro objetivo que el de destapar como candidato sucesor a la presidencia al zacatecano Ricardo Monreal

Ya en días pasados el mismo Monreal había dicho que no se conformaría con ser candidato a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, vaya, que no quería premios de consolación, que iría a la boleta del 2024 con o sin MORENA, con o sin AMLO.

La realidad es que Ricardo Monreal es un fuerte protagonista de cara al 2024, estoy seguro no pondrá en bandeja de plata la sucesión presidencial para que otro llegue y la tome; todos sabemos de su espíritu combativo y de las ganas que tiene de repartir lecciones a sus correligionarios que ya en una ocasión lo dejaron fuera de una candidatura importante. 

Como presidenciables no solo están Claudia, Marcelo y Ricardo, el mismo Andrés Manuel López Obrador ha colaborado con la especulación sobre quién le sucederá en el 2024, en diversos momentos ha mencionado como candidateables a Rocio Nahle, Tatania Clouthier, Esteban Moctezuma y Juan Ramón de la Fuente

Por el momento las cosas están por las buenas entre los que se perfilan, pero no tardan en aparecer o por lo menos ser más evidentes las luchas internas para ganar la simpatía presidencial o por lo menos la electoral. 

Si será Ricardo, Marcelo o Claudia aún no lo sabemos, así que recurriendo al viejo glosario político mexicano "aún no se sabe quién es el amarrado" en esta temporada de destapes.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.