Opinión

Suspensión mundial de elecciones por el covid-19

Muchos países han encontrado diversas áreas de oportunidad ante esta crisis de salud. | Fernando Díaz Naranjo

  • 27/04/2020
  • Escuchar

Sin duda alguna, la emergencia sanitaria por el coronavirus ha afectado un sinnúmero de actividades que las naciones venían desarrollando con normalidad. Unas de estas afectaciones están relacionadas con los procesos electorales que debían desarrollarse en el mundo de acuerdo a una calendarización programada de acuerdo a la normatividad electoral respectiva de cada nación.

En el caso de nuestro país, el Instituto Nacional Electoral (INE) determinó ejercer su facultad de atracción para suspender temporalmente los procesos electorales en los Estados de Coahuila e Hidalgo justo cuando estaban en puerta las campañas electorales en ambas entidades y cuya jornada electoral estaba programada para el 7 de junio de este 2020.

En el mundo, de acuerdo con diversos análisis realizados por IDEA Internacional, del primero de marzo al 22 de abril, al menos 51 países y territorios de diversas partes del planeta han tenido que posponer sus elecciones debido al covid-19.

Bajo este panorama, diversos países de los continentes que integran el mundo se han visto afectados. Así, en África diversos procesos electorales han sido pospuestos por Sudáfrica, Túnez, Nigeria, Zimbabue, Gambia, Etiopía, Kenia, Ghana y Uganda. En Asia, ha sucedido lo mismo con India, Pakistán, Maldivas, Kirguistán, Siria, Irán, Sri Lanka e Indonesia.

Para el caso de Europa se han pospuesto elecciones y ejercicios de participación ciudadana en Austria, Francia, República Checa, algunas regiones de Alemania y de España; la Isla de Man, Letonia, Serbia, Chipre del Norte, Suiza y Rumania, así como diversos ejercicios como el Referéndum en países como Rusia, Italia, Gibraltar, Armenia, entre otros.

Para el continente de Oceanía han sido pospuestas elecciones en Australia, en la Isla Salomón, en Kiribati y en una región de Nueva Guinea.

En nuestro continente americano son múltiples los casos de países que, además del nuestro, encontramos que han tenido que tomar la determinación de posponer sus procesos electorales, así como la realización de otros ejercicios como el Referéndum o elecciones comunitarias. Así, encontramos la postergación de elecciones en diversos Estados de los Estados Unidos, o bien la posposición de las elecciones presidenciales y legislativas en la República Dominicana. También están los casos de Argentina, Colombia, Perú, las Islas Malvinas, Paraguay y Uruguay, o bien los ejercicios de participación ciudadana en una región de Canadá, así como una elección suplementaria para un cargo de senador en una región de Brasil.

Ahora bien, que diversos países hayan pospuesto sus elecciones o sus ejercicios de participación ciudadana no ha significado necesariamente que no lleven a cabo diversos trabajos en torno a dichos procesos, al contrario, muchos países y, en especial las instituciones electorales encargadas de la administración de los procesos electorales u otro tipo de ejercicios en que participa la ciudadanía, han encontrado diversas áreas de oportunidad ante esta crisis de salud.

Por ejemplo, diversas naciones, respetando las múltiples recomendaciones en materia de salud, han continuado con su trabajo institucional a través de diversas herramientas tecnológicas, entre las que se destacan, la coordinación a distancia para el análisis, revisión e intercambio de información, o bien, la utilización de diversas plataformas para llevar a cabo videoconferencias para reuniones de trabajo, sesiones de comisiones, comités u órganos superiores de toma de decisiones.

Esto demuestra que las instituciones han encontrado los insumos necesarios para continuar no sólo con su vida institucional sino, sobre todo, proteger un valor que ha costado mucho poder consolidar: la democracia.

¡Hasta la próxima!

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.