Opinión

Surge resistencia a la venta de espacios públicos en Hermosillo

Las áreas verdes tienen valor por sí mismas; si bien no es un valor mercantil o monetario, no por ello es menor. | Cuitláhuac Alfonso Galaviz Miranda*

  • 10/05/2020
  • Escuchar

En las últimas semanas, uno de los temas centrales de los debates públicos en la ciudad de Hermosillo ha sido la posible venta, mediante subasta pública, de un terreno conocido como El Cárcamo, propiedad del municipio. La posible venta se anunció el 28 de marzo del presente año y desde ese momento comenzó a gestarse un movimiento de oposición. Dicho terreno se encuentra ubicado en un lugar especialmente céntrico de la ciudad y, en la actualidad, es utilizado básicamente para la recreación y la práctica de futbol y beisbol amateur

Los opositores a la posible venta se componen, principalmente, de una coalición de activistas con experiencia en resistencias a la venta de espacios públicos, personas con sensibilidad ecológica, deportistas y dirigentes de ligas amateurs que en la actualidad utilizan El Cárcamo. El movimiento de resistencia que impulsan ha tenido un repertorio de movilización diverso e interesante: marchas en coche respetando la sana distancia, jornadas de cuidado y limpieza del terreno en cuestión y exposición de argumentos en conferencias y medios de comunicación, entre otros. Un punto que ha generado tensiones es que algunos de quienes impulsan la venta son regidores del municipio con larga trayectoria en las luchas sociales y la izquierda hermosillense. La actual presidenta municipal, la morenista Célida López, también apoya la posible venta.

Algunas de las diferencias me parecen racionalidades diferentes antes que argumentos encontrados. Por ejemplo, Armando Moreno (profesor de la Universidad de Sonora que ha participado en movimientos sociales de izquierda desde la década de los sesenta) es uno de los regidores que votó a favor de la venta e hizo públicos algunos de sus argumentos; una de las diferencias con los opositores es si el terreno en cuestión es un área verde que forma parte de un ecosistema mayor, o no. El regidor Moreno se inclina por la segunda: “el Cárcamo no es área verde, ni el pulmón de la ciudad […] Tampoco es un ecosistema natural, lo era hasta la intervención humana”1. Yo diría que la suya es una lógica administrativa; para él, El Cárcamo es uno de los recursos que posee el municipio para cumplir sus funciones: “El Cárcamo es, en los hechos, un parque deportivo; legalmente, es un terreno comercial y de servicios en manos del Ayuntamiento; de nueve hectáreas, valor catastral de 186 millones de pesos y propiedad del gobierno municipal”. Para Moreno, si se vende, al menos el “30% [de lo obtenido se emplearía] para afrontar el efecto de la pandemia sobre la parte de la población hermosillense que vive al día”. 

El ecologista Mario Cirett respondió a los argumentos del regidor. Menciona que en El Cárcamo “hay aproximadamente 300 árboles entre nativos y exóticos […] Hablar de El Cárcamo o La Sauceda [parque cercano, pero dividido administrativamente] es hablar de toda una misma zona […] que conformaban un mismo ecosistema ribereño que irresponsablemente las mismas autoridades, en muchas administraciones, han destruido en perjuicio de los Hermosillenses”2. 

Para Armando Moreno, El Cárcamo es un recurso público que puede intercambiarse por otros (como apoyo a quienes están siendo más afectados por la actual pandemia); para Mario Cirett, el terreno es un área verde irremplazable. Según Moreno, El Cárcamo es un área independiente con lógica propia; para Cirett, es parte de un ecosistema mayor y su venta significaría una tremenda afectación ecológica. 

Como se ve, los argumentos de ambos toman sentido en estructuras de significado diferentes. Desde mi perspectiva, la lógica de considerar la naturaleza como un “recurso” explotable es parte de las dinámicas que nos ha llevado al desastre ecológico y social que vivimos hoy en día. Las áreas verdes tienen valor por sí mismas; si bien no es un valor mercantil o monetario, no por ello es menor. 

Espero que las autoridades municipales encuentren otras formas de afrontar la crisis económica que generará y está generando la pandemia. Claro, el problema es ¿cuáles? Hace unas semanas el presidente López Obrador anunció que se destinarán “500 millones de pesos” a Hermosillo y, por lo tanto, las autoridades “no van a tener necesidad de vender ese terreno”3. Después de ello, parecía que el municipio renunciaba a su iniciativa de vender El Cárcamo y, desde el movimiento opositor, se interpretó como una victoria. Sin embargo, dicho recurso ya se encuentra etiquetado y no puede ser utilizado para lo que deseen las autoridades del ayuntamiento. La presidenta municipal pide al gobierno federal que destine una parte a la pavimentación de avenidas; lo cual, ciertamente, es una demanda popular más extensa que la no venta de El Cárcamo.  

Con todo, no creo que sea justificación suficiente para interpretar la naturaleza como recurso explotable. En consecuencia, yo también me opongo a la venta de El Cárcamo. La lógica de los opositores a la venta me parece, en general, una forma revolucionaria de llenar lo social con significados opuestos a los dominantes.  

*Cuitlahuac Alfonso Galaviz Miranda

Doctorante en Estudios del Desarrollo. Problemas y perspectivas latinoamericanas por el Instituto Mora. Maestro en Sociología política por la misma institución y Licenciado en Historia por la Universidad de Sonora. Mis artículos han aparecido en BiCentenario, Cuadernos Fronterizos, Revista Común, La Silla Rota, Regeneración, entre otros medios.

1.  “Armando Moreno da su versión sobre el Cárcamo”, El Chiltepín, 21 de abril de 2020. Disponible en http://elchiltepin.mx/nota.php?idnota=41317  

2.  “Mario Cirett responde a Armando Moreno con ejemplar cátedra de ecología, historia y humanismo”, sitio web del Corredor biológico de Hermosillo. Disponible en https://corredorbiologicoh.wixsite.com/website/post/copia-de-mario-cirett-responde-a-armando-moreno-con-ejemplar-c%C3%A1tedra-de-ecolog%C3%ADa-historia-y-humanis  

3.  “AMLO anuncia que dará 500 mdp para bacheo en Hermosillo”. Canal de YouTube de El Imparcial, 15 de abril de 2020. Disponible en https://www.youtube.com/watch?v=coJ_CM6vnbQ  

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.