Opinión

“Soy un peligro…” grrr…

Margarita Zavala y su sombra fatal se montan ya en los triunfos electorales del Partido Acción Nacional.

  • 06/07/2016
  • Escuchar

A la señora Margarita Esther Zavala Gómez del Campo de Calderón ya se le queman las habas. Quiere que el Partido Acción Nacional (PAN) decida ya, pronto, quién habrá de ser su candidato a la Presidencia de la República en 2018 –o sea ella, según ella– y de paso descalifica para en esa aspiración al presidente panista: Ricardo Anaya.

 

Muy echada para adelante, la señora que durante seis años fue “primera dama de México” (2006-2012) al lado de su esposo, el presidente cruel, Felipe Calderón Hinojosa, fue testiga silenciosa de cuanto en México ocurrió entonces; del desgobierno, de las crisis crecientes, de los odios nada ocultos de su marido hacia hechos, grupos, personas…

 

…Y de las masacres ocurridas cuando el Ejecutivo –su esposo– eligió dedicar su gobierno para hacer “la guerra” al narcotráfico-crimen organizado aunque esto significara la  muerte de más de 70 mil mexicanos, incluyendo “los daños colaterales” que es decir, la muerte de gente inocente que “pasaba por ahí”. Y siempre guardó silencio. Ese era su papel y el de su reboso de Santa María.

 

Y ya pasados unos cuantos años, el 14 de junio de 2015, en un video, anunció sus aspiraciones presidenciales; una especie de Hillary Clinton, de petatioux y de tono conservador.

 

La ex alumna y ex maestra del Colegio Asunción, ex legisladora plurinominal, sabe que al interior del PAN cuenta con apoyos incondicionales, como es la gente del ex presidente Calderón puesta ahí para estos momentos político-electorales: Ernesto Javier Cordero Arroyo, Javier Lozano Alarcón y… muchos más dispuestos a dar la batalla por su ex presidente y en favor de la señora que se siente con piernas de jinete para cabalgar el proceso electoral hacia el 2018 mexicano.

 

Ya durante el proceso electoral del 5 de junio de este año, hizo su ronchita en once estados que estaban en la lisa para gobernadores. Puebla no. Es su lugar con límites. Aparecía por acá y por allá llevando el mensaje Calderón-Zavala más que el mensaje panista. Se montó en las campañas panistas de Ricardo Anaya para sacar raja para sí…

 

Al final el PAN salió ganancioso frente a un PRI debilitado por las deficiencias del gobierno federal y por la negra historia de gobernadores priístas corruptos.

 

En todo caso tanto ella como su marido están haciendo campaña para la candidatura panista una vez que dejó atrás la posibilidad de ir como candidata independiente. Y ya comienza su tour de forcé mediático. Hace apenas unos días dejó claras sus aspiraciones y certezas.

 

En primer lugar, en entrevista con Jorge Ramos, advierte que “mientras más pronto, es mejor que comience el proceso interno de selección de candidato panista”. Ella se siente segura de ser la aspirante mejor posicionada en el momento, a pesar de que Ricardo Anaya, jefe nacional del PAN, se colocó en los cuernos de la luna cuando ocurrió la debacle priísta y fortaleció la derechización del país con indignados nacionales…

 

‘¿Ve como adversario a Ricardo Anaya?’ se le pregunta: “No, es el jefe nacional; es quien dirige los procesos, ya en su momento no puede ser juez y parte, pero yo no puedo verlo como juez y parte sino como jefe nacional. No nos podemos desconcentrar todos”… Según esta reflexión, va sola…

 

La sombra de su marido Felipe Calderón Hinojosa no es un lastre, dice, sino una fortaleza.

 

Y de ahí en adelante lanza su cuarto a espadas en contra de Andrés Manuel López Obrador; sabe que es el candidato a vencer, y con cuyo partido, Morena, está muy lejos de conseguir una alianza como sí con el PRD. Y sin más, ni más, confronta y manda señales de guerra:

 

“[AMLO] es un adversario que conozco bien… hay cosas que lo pintan solo… apuesta a través de un discurso que raya en el odio y la polarización y es una irresponsabilidad generar ese tipo de violencias en un país que está enojado… Sé su parte populista, al utilizar el dolor o los problemas de los demás…”.

 

- ¿Le tiene miedo a AMLO?...

 

- No, yo creo que ya se dio cuenta que soy un peligro para él…

 

Así que, retomando la consigna de campaña de Felipe Calderón en 2006, aquella que escrituró –según él– que “AMLO es un peligro para México”, ahora se convierte en ‘Margarita es un peligro para AMLO’…  Bueno.

 

En todo caso, como a muchos, de diferentes partidos, ya se les queman las habas por ser los candidatos a la presidencia y ya pusieron manos a la obra: el PRI tiene el gran rezago del gobierno federal y gobiernos estatales señalados con el dedo flamígero de la corrupción; el PAN que se siente victorioso pero que tendrá que librar una batalla interna feroz y casi mortal; el PRD lejos de aquellos años y ya muy en la lona y Morena, que gana adeptos de izquierda encorajinados en contra de un PRD desarticulado y un PRI sin brújula y sin mando y sin gobierno…

 

Así las cosas, la señora Zavala Gómez del Campo y su sombra fatal, Felipe Calderón, se montan ya en los triunfos electorales del PAN y comienzan a desgastarse antes de tiempo: Sin proyecto de gobierno, sin proyecto de nación, sin propuestas y mucho menos con antecedentes de buen gobierno o de haber hecho algo útil para el país y sus habitantes.

 

Sus adversarios internos y externos saben que este desgaste les beneficia en tanto que los mexicanos están más atentos al día a día que en quien se dice redentora de todos nuestros pecados capitales, incluyendo el haber permitido que su esposo fuera presidente de México y quien, a través de ella, sigue siendo un peligro para México.

 

@joelhsantiago

@OpinionLSR

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.