Opinión

“¡Soy inocente!”

Ya está libre. ¿Qué sigue? Todo se sabrá a su hora: por lo pronto ya tiene camino despejado. | Joel Hernández Santiago

  • 22/08/2018
  • Escuchar

La señora Elba Esther Gordillo sabe de política a la mexicana; de la del tipo de valores entendidos, de cargos y abonos, de traiciones, y fidelidades a plazos, sin enganche y sin fiador. Ha vivido entre leones, panteras, tigres, lagartos de la política y ella misma se transmutó cuando era necesario… Su riqueza es inocultable, como también la pregunta-respuesta de ¿cómo la hizo?

Fue secretaria general del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) el más grande de América Latina, y su presidenta. Militante y secretaria general del Partido Revolucionario Institucional (PRI) Legisladora federal en varias ocasiones y senadora, siempre con el PRI; fundadora de un partido político: Partido Encuentro Social (PES)… y mucho más en la vida azarosa de una mujer “guerrera” como se autodefine.

Esa larga historia la llevó a la cumbre; le dio todo el poder; le dio el dominio de disposiciones políticas a su modo y bajo su estricto mandato. Muchos políticos de fuste se plegaron a sus decisiones: era tronante y definitiva. Era la “Maestra” Elba Esther Gordillo… Negociaba con presidentes, gobernadores, legisladores, funcionarios públicos… Todo a su modo.

Luego vino su confrontación con Enrique Peña Nieto apenas iniciado el sexenio; su respuesta a una Reforma Educativa que ella no quería le costó que poco tiempo después, en febrero de 2013, fuera detenida con cargos que la ataban de manos para operar al magisterio y para contrarrestar el impacto de la Reforma no en los maestros o en la calidad educativa: sí en su poder.

Fue detenida y enviada con cargos que se investigarían, a una cárcel de cristal habilitada nada más para ella. Todos los privilegios. No hubo encierro. Si retención. Al final la libertad cantada por ella a los cuatro vientos el 20 de agosto, el mismo día de inicio de clases en México: “¡Soy inocente!”…

… Esto luego de que el 8 de agosto de este año, el juez Miguel Ángel Aguilar López, Titular del Primer Tribunal Unitario Penal en CdMx declaró “como procedente un incidente de sobreseimiento o cancelación del proceso al considerar que las pruebas acumuladas en el proceso no acreditan la responsabilidad de Gordillo”: cinco años y medio después.

Fresca como una lechuga

El 20 de agosto salió de nueva cuenta. Fresca como una lechuga. Embravecida, aunque su discurso envejecido era melifluo y monótono; un discurso de quien quiere ganar imagen siendo víctima del poder. Y de pronto el tono matriarcal de su gestión como líder sindical:

Acusó ser víctima de una persecución política en su contra y una investigación basada en acusaciones falsas que la mantuvo privada de la libertad durante más de cinco años. De paso criticó también la reforma educativa de Enrique Peña Nieto y la crisis sindical que dijo vive el SNTE en un proceso de ‘autodestrucción’.

Todo junto. Ella la todopoderosa de entonces, la gran definidora de destinos políticos y formas de hacer política; ella la mandona y fiera lideresa de un sindicato que le ha hecho mucho daño a la educación de los niños y jóvenes de México al grado de que hoy mismo, como consecuencia de tantos años de su control férreo, de cómo y a qué hora hacer y deshacer, la educación mexicana es una de las más débiles del mundo… Y así.

Pero ya está de regreso. Ya está a la vista, para reclamar, para reprochar y para sentirse arropada en una nueva etapa del país en donde ella, por anticipado, envió a sus adelantados: su yerno y su nieto: ambos ya en el áurea del nuevo gobierno a partir del 1 de diciembre próximo.

¿Qué hará ella?

Ya Andrés Manuel López Obrador dijo que no trabajará en su gobierno. Pero esto no hace falta. De hecho, ella no ha trabajado en gobierno: siempre ha estado a distancia suficiente del gobierno para tomar decisiones. ¿Regresará a liderar el SNTE? Difícil: las reglas ahora son distintas y hay impedimentos: ¿los hay para ella?...

De forma retórica ha dicho que su vida está dedicada ‘en cuerpo y alma’ a los maestros de México. Que es decir: regresará a los temas magisteriales. ¿Cuándo? ¿Cómo?

En todo caso sabe que Andrés Manuel López Obrador no le tiene reproches. No le tiene rencores guardados a pesar de que ella, como vieja priísta y poderosa priísta enfrentó a AMLO en sus aspiraciones a la presidencia a lo largo de los años. No importa. Importa el hoy, aquí y ahora.

Ya está libre. ¿Qué sigue? Todo se sabrá a su hora: por lo pronto ya tiene camino despejado. Ya veremos si es de otro modo lo mismo o si es el regreso de “la guerrera” para tomar venganza. Todo se andará.

AMLO-Elba: “Estaban los tomatitos”

@joelhsantiago  | @OpinionLSR | @lasillarota

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.