Opinión

Soga al cuello

Diversos errores y el despido de miles de personas podrían marcar el inicio de la debacle política de Andrés Manuel López Obrador. | José Luis Castillejos

  • 16/07/2019
  • Escuchar

El presidente Andrés Manuel López Obrador está perdiendo, a pasos acelerados, la confianza de los mexicanos; su popularidad se ha desplomado en 26.1 por ciento. Diversos errores y el desmantelamiento de las instituciones con el consecuente despido de miles de personas podrían marcar el inicio de su debacle política y al ritmo de descrédito con que ya está caminando no logrará llegar fortalecido a fin de sexenio.

En una consulta popular podría ser fácilmente revocado si lo que se expresa en redes sociales, de cuestionamientos a su actitud y forma de gobernar, se consolida.

En el horizonte cercano, 20 corresponsales de la agencia de Noticias del Estado Mexicano (NOTIMEX) han quedado literalmente en el abandono en los respectivos países a los que fueron enviados.

Sin aguinaldo del 2018 ni sueldos en el primer semestre del 2019, los periodistas manifestaron su preocupación –en carta enviada a La Silla Rota- ante la falta de respuesta de la empresa y del Gobierno encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador para resolver nuestra situación laboral.

Recordaron a la opinión pública y a los medios de comunicación que Notimex suspendió de manera unilateral la prórroga de sus contratos para este año y dio por terminado el vínculo laboral sin ofrecer indemnizaciones a pesar de que tienen antigüedades de entre 8 y 35 años como trabajadores de la empresa, con un trabajo profesional que es público y reconocido.

En enero y febrero participaron los corresponsales en dos licitaciones promovidas por la empresa para recontratarlos en el 2019, con drásticas reducciones salariales que aceptaron con tal de mantener las fuentes de trabajo y con la esperanza de que su situación contractual por fin se regularizara bajo la nueva administración.

Las ofertas de licitación implicaban, según explican en un documento, que los recursos financieros para cubrir sus salarios existían pero, sin ninguna explicación de por medio, los trámites quedaron paralizados, y los dejaron en el limbo durante meses y finalmente anunciaron que ningún contrato sería renovado.

Desde 2013 la dirección general de la Agencia obligó a varios periodistas, entre ellos a este columnista que se desarrollaba como corresponsal en Perú desde el 1994, bajo amenaza de despido, a firmar contratos anuales como prestadores de servicios.

En mi caso les renuncié pues no acepté el maltrato a través de un contrato que sólo beneficiaba a la empresa.

Los corresponsales dadas sus antigüedades laborales, tienen derechos adquiridos ya que, en los hechos, son trabajadores en relación de dependencia que nunca formaron parte del Sindicato ni tuvimos vínculo con su líder, cuyos manejos están siendo investigados por supuesta corrupción según ha denunciado la directora de Notimex Sanjuana Martínez.

Sanjuana a pesar de que se dice periodista se ha desentendido de la inquietud de los periodistas que están en el extranjero y ha metido a todos en el mismo costal de la corrupción de un mal dirigente sindical.

Frente a esta incertidumbre, el 18 de marzo los periodistas publicaron una carta abierta al presidente Andrés Manuel López Obrador y la reacción oficial fue que cada caso sería analizado y resolverían uno por uno, cosa que no ha ocurrido.

Actualmente hay una demanda colectiva que requiere una posición y respuesta formal por parte de la Agencia debido a la vulnerabilidad laboral que enfrentan los periodistas después de que los abandonaran en el extranjero.

Los comunicadores piden que se entable una mesa de diálogo de la empresa con un representante legal para resolver la situación.

Los corresponsales abandonados por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador son: Heriberto Araujo (Brasil, 11 años de antigüedad); Rubén Barrera (Washington, 31 años; Andrés Beltramo (El Vaticano. 15 años); Olga Borobio (Alemania. 28 años); David del Río (Francia, 19 años); Edelmiro Franco (Colombia, 30 años); Cecilia González (Argentina, 16 años); Maurizio Guerrero (Nueva York, 10 años).

Otros periodistas que denuncian el maltrato por parte de Notimex en esta administración son: Marcela Gutiérrez (Inglaterra, 10 años); Isabel Inclán (Canadá, 8 años); José López Zamorano (Washington, 31 años) Adela Mac Swiney (España, 27 años); Carlos Meza (España, 24 años); Mario Osorio (Italia, 21 años); Pablo Palomo (Guatemala, 31 años); Rodolfo Rivera (Venezuela, 28 años); José Romero (California, 28 años); Pablo Tonini (Miami, 35 años); Francisco Trujillo (Texas, 27 años y Julio Wright (Chile, 26 años).

Apenas han transcurrido siete meses de la actual administración y ésta ya acusa un desgaste. Si no puede atender un asunto laboral de quienes representan la imagen del Estado Mexicano en el extranjero imagínense las condiciones en que está el resto de ciudadanos.

La popularidad de la que gozó AMLO al inicio de su gestión ha comenzado a declinar. De un 73 por ciento en febrero cayó a un 46.9 lo que significa 26.1 puntos porcentuales menos.

López Obrador intenta todos los días explicarle a los mexicanos que todo lo que pasa ahora es por culpa de los gobiernos del PRI y del PAN y que él representa la transformación del país.

La percepción social es que AMLO no tiene una brújula y el país se le está escapando como agua entre las manos.

Algo tendrá que hacer el gobernante si quiere llegar a puerto seguro al final de su sexenio porque si no su actuación se podría convertir en una tumba política para el incipiente Movimiento de Regeneración Nacional.