Opinión

Sobre la libertad de expresión

Descalificar al crítico sin responder a la crítica sólo alcanza a satisfacer a quien cerebro de meme es incapaz de ver más allá de lo inmediato | Pamela Cerdeira

  • 12/11/2018
  • Escuchar

Imaginemos a un niño que enojado porque su madre lo ignora decide darle un puntapié en la pantorrilla con toda su fuerza. La madre que hasta ese momento permanecía abducida por su teléfono celular está por reaccionar. Tiene varias opciones: entre ellas está devolverle el golpe al niño. Después de todo es su madre, le debe respeto, si no atendió antes fue porque estaba resolviendo algún asunto importante desde el móvil.

¿Tiene derecho de devolverle el golpe a su hijo?

Apuesto a que muchos dirán que sí. Más allá de la discusión sobre cuál es el mejor método educativo, devolver el golpe no es un acto de justicia por las siguientes razones:

1.  La madre tiene una posición de autoridad. Su golpe será de mayor impacto en todos los sentidos.

2.  Quizá la razón más importante del por qué no debe devolver el golpe es porque en alguien debe caber la cordura.

Con la libertad de expresión pasa igual

López Obrador responde a las críticas que se le hacen, descalificando a sus críticos, no a sus argumentos, y contradictoriamente remata siempre con un: “pero yo respeto”, y aduce a su derecho a ejercer la libertad de expresión.

El presidente electo olvida que él es poder. Cuando actúa así, se convierte en la mamá que patea de vuelta al niño y además agrega: “¡Para que aprendas que no se debe pegar!”.

¿Tiene derecho a responder a las críticas?

Sí, sin duda. Debe hacerlo. Pero el detalle está en el cómo. Tatiana Clouthier es un gran ejemplo de cómo puede hacerse. Sin embargo, AMLO durante el periodo de campañas, sólo otorgó entrevistas a Milenio, Televisa y T.V. Azteca. Su control sobre la agenda se debe a que es el rey del chacaleo. Ante la opinión pública pareciera que se trata de un personaje accesible, pero la entrevista de banqueta no es el espacio para contrastar ideas.

Descalificar al crítico y no responder a la crítica sólo alcanza a satisfacer a quien cerebro de meme es incapaz de ver más allá de lo inmediato. Pero quien busca superar el duro juicio de la historia, y que apuesta a la participación ciudadana como herramienta de transformación, deberá, empezando por él, elevar el nivel del debate. 

Gracias Alexa

@PamCerdeira  | @OpinionLSR | @lasillarota

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.