Opinión

Slim el estadista

El liderazgo mostrado por el ingeniero Slim, refleja claramente la debilidad del Peña Nieto.

  • 30/01/2017
  • Escuchar

Luego de cuatros días de turbulencia por la renegociación del TLCAN y la posible construcción del muro, finalmente el viernes durante la conferencia que dio el ingeniero Slim, el frenesí de la sociedad mexicana, poco a poco se han ido apaciguado ante el llamado del magnate mexicano a mantener la calma para negociar con inteligencia con el presidente de los Estados Unidos (EU) de quien dijo, no es terminator, si no negotiator.

 

El panorama es complicado por lo difícil que es establecer una comunicación sería y clara con Donald Trump, quien acostumbra acabar con sus contrapartes cuando los considera débiles o negociar con ellos, cuando demuestran fortaleza, apuntó el ingeniero Slim.

 

Las palabras del empresario más importante de México, llegan en el momento de mayor debilidad y falta de credibilidad de la administración del presidente Enrique Peña Nieto y con el descontento de la ciudadanía en general que rechazó el gasolinazo, la falta de pericia para minimizar los efectos de la volatilidad cambiaria y la obvia descoordinación de su equipo de trabajo que se empeñó en señalar que los incrementos de los combustibles, no generarían inflación.

 

Carlos Slim asumió un rol de estadista durante su conferencia de prensa ante el vacío dejado por la presidencia, y las organizaciones civiles y empresariales ante una renegociación del TLCAN, que parece se puede desbordar, si no se encuentra la forma de ponerle límites a Donald Trump, quien hace gala de su tozudez mental y su nula pericia diplomática.

 

En ese marco, en su conferencia de prensa, Carlos Slim, señaló algunos temas importantes que bien podrían ayudar a sentar las bases para establecer una agenda seria en la renegociación del TLCAN y de la cual el gobierno mexicano parece carecer o al menos esa es la percepción que genera su lentitud y torpeza para reaccionar ante la avalancha de ataques del presidente Trump hacia México.

 

Una de sus principales frases fue: Tengamos una posición de fuerza sin enojarnos, pero sin entregarnos. Señaló también que: La unidad nacional es muy importante en este momento y va a permitir al gobierno, negociar lo mejor para los intereses nacionales.

 

Sobre los EU, mencionó que seguir pensando en regresar al pasado glorioso de la industria norteamericana ya no funciona, pues la nueva civilización es tecnológica y de servicios. Mencionó también que Trump está dando un paso atrás con su política proteccionista y que tarde o temprano, los estadounidenses pagarán las consecuencias.

 

En otro mensaje al presidente Trump, Slim señaló que debe pensar que la globalización, la pluralidad, el medioambiente y los derechos humanos son fundamentales y agregó que las negociaciones más duras para Trump serán sobre cuestiones internas.

 

Esto es importante porque ninguno de los dictámenes firmados por Trump hasta el momento, han sido aprobados por el senado, y en materia legislativa, apenas están por iniciar los trabajos. Una muestra de esto, es la suspensión dictada el sábado pasado por parte de un tribunal federal de Brooklyn al dictamen firmado por Trump, que prohibía la entrada a los EU de ciudadanos de siete países de religión musulmana.

 

Esta medida, ya desató una ola de declaraciones diplomáticas de diferentes países y el repudio de la comunidad internacional, en contra de los primeros diez días de gobierno del nuevo presidente de los EU. 

 

Slim le mandó otro mensaje a Trump, al señalar que EU, debería regresar a la economía real, todos los recursos que su país ha dirigido a los mercados financieros. Con ello, reactivaría su economía interna.

 

Éste sin duda, me parece uno de los mensajes más importantes mandados por el magnate mexicano, pues hace clara referencia al beneficio que han obtenido hombres como Trump de la especulación financiera que se ha convertido en un arma de coacción económica en contra de los países que no cumplen con los requerimientos de Washigton y que ha sido utilizada para tirar economías por todas partes del mundo.

 

Slim también sugirió un programa de empleos temporales para los trabajadores mexicanos en EU y la legalización de todos los que ya se encuentra allá trabajando. En pocas palabras, la consiga fue trabajar en una agenda conjunta para limitar el flujo de migrantes.

 

El mensaje al gobierno de Peña Nieto fue directo: reactivar la economía interna, generar una política fiscal que incentive las inversiones y el desarrollo de infraestructura, ofrecer incentivos a las pymes y en el caso de los emprendedores, eliminar todo trámite y requisitos para que puedan comenzar a operar inmediatamente.

 

El magnate mexicano señaló, que nuestra fuerza laboral es por mucho superior a la de nuestros vecinos del norte, que México es mucho más competitivo que los países asiáticos, y eso le da una ventaja a nuestro país, que Trump y su equipo, deben evaluar a la hora de renegociar el TLCAN.

 

Afirmó también que México es el mejor socio de EU el más complementario y con quien tiene la mayor integración comercial. Dijo que, si los EU crecen al 4%, esto beneficiaría a México, pues demandarán más productos y servicios, y por supuesto, mano de obra que nuestro país puede proveer y que tarde que tempranos demandarán, incluso insinuó que podrían llegaría más inversión de empresas mexicana a su país.

 

Lo anterior es relevante porque en más de una ocasión, hemos mencionado en este espacio que por más que quisiéramos ver en China a nuestro principal socio comercial para sustituir a los EU, eso no sucederá, por varias razones:

 

En primer lugar, cualquier exportación hacia ese país, hará más caro el proceso logístico; en segundo, México no cuenta con una infraestructura industrial que le permita exportar bienes de valor agregado a ese país, mientras que importamos prácticamente todo lo que ese país envía nos envía. Por cada dólar que se cobra por mercancías mexicanas, se pagan 15 de lo comprado a China, sin contar la piratería y el comercio informal. Y por último, nuestra cercanía con EU, nos coloca de manera natural dentro de la guerra geoestratégica que está por librarse.

 

Finalmente, el ingeniero Slim afirmó que la mejor barda es invertir en México, fortalecer la seguridad jurídica, la Ley de transparencia, el Sistema Nacional Anticorrupción, bajar el gasto corriente y eficientar el gasto público. Lamentó que con el tamaño de las reservas internacionales que posee el Banco de México, no hay un fondo que permita contener la volatilidad cambiaria.

 

El liderazgo mostrado por el ingeniero Slim, refleja claramente la debilidad del Peña Nieto y de todo su equipo de trabajo, ante una sociedad mexicana que estaba ávida de tener un poco de certeza ante tantos ataques del presidente Trump hacia México, debido a la lenta y hasta timorata respuesta por parte de nuestras autoridades.

 

Parece que la conferencia de Slim contribuyó a que el sector empresarial cierre filas en torno a la renegociación del TLCAN, algo que en mi opinión no logró el Consejo Coordinador Empresarial y las diferentes organizaciones civiles y que los políticos y sus partidos, quizás no consigan y antes al contrario tal vez los confronte aún más.

 

 @ijm14

@OpinionLSR

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.