Opinión

Situación crítica: cambio climático, agua y economía

Drásticas consecuencias previstas por la escasez de agua.

  • 26/05/2016
  • Escuchar

Los países más pobres son los más vulnerables a sufrir las consecuencias del cambio climático, mismas que hoy en día ya padecen, no obstante se prevé que en los siguientes años, las secuelas serán desastrosas, como por ejemplo: la pérdida de cosechas enteras debido a las sequias, elevados aumentos de los precios de los alimentos después de fenómenos meteorológicos extremos y una mayor incidencia de enfermedades después de olas de calor e inundaciones.

 

En caso de que las naciones no actúen con acciones concretas para frenar el cambio climático, según los cálculos del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), en los próximos 50 años, de 250 y hasta mil millones de personas podrían verse obligadas a abandonar sus hogares y trasladarse a otras regiones de sus respectivos países o incluso a otros países. http://bit.ly/1OOkams

 

Los llamados refugiados climáticos se encuentran huyendo de un entorno hostil debido al clima y los desastres ambientales, pues se han quedado sin agua y alimentos, asimismo, actualmente millones de personas están perdiendo sus fuentes de empleo e ingresos. De acuerdo a estimaciones de la ACNUR, en los últimos 20 años, los cambios en el medio ambiente o los desastres ambientales han provocado migraciones mayores a las ocasionadas por los conflictos armados, situación que podría triplicarse en los próximos años, ya que existen pronósticos de largas sequias e inundaciones en lugares inusuales.

 

En este sentido un reciente informe del Banco Mundial denominado “Situación crítica: El cambio climático, el agua y la economía”, advierte que la escasez de agua, exacerbada por el cambio climático, podría encaminar a las economías de algunas regiones del mundo a la reducción de hasta el 6% de su Producto Interno Bruto para el 2050. http://bit.ly/20CmoNh

 

El informe en referencia afirma que la escasez de agua se acrecentaría por una combinación de factores, tales como el crecimiento de las poblaciones, el aumento de los ingresos en algunas regiones, la expansión de las ciudades, por ende, la demanda de agua registraría un crecimiento exponencial, en un contexto en el que el suministro se torna más errático e incierto.

 

A menos que se adopten medidas en el corto plazo, el agua comenzará a escasear en regiones donde hoy todavía es abundante, como África central, Asia oriental y América Central y del Sur, del mismo modo, la carencia del vital líquido se intensificará considerablemente en regiones donde el agua ya de por sí es un recurso insuficiente, como el Oriente Medio y la zona del Sahel en África, según detalla el informe del BM.

 

Las consecuencias del panorama descrito anteriormente, se verían reflejadas en las tasas de crecimiento económico de dichas regiones debido a los efectos de la escasez de agua en la agricultura, el empleo y los ingresos.

 

Asimismo, el documento también advierte que la menor disponibilidad de agua dulce y el uso que se le da para conseguir otros medios productivos —como la energía y la agricultura— podrían llevar a que para 2050, la disponibilidad del agua en las ciudades se reduzca en casi dos tercios respecto de los niveles de 2015.

 

Finalmente el Banco Mundial advierte que la inseguridad hídrica podría multiplicar el riesgo de conflictos a nivel mundial, tal como ha sido vislumbrado por otros organismos internacionales, como la Unesco, que en su último informe titulado: Informe mundial de Naciones Unidas sobre la valorización de recursos hídricos 2016 ?El agua y el empleo?, advierte que “una gestión insostenible del agua puede provocar graves daños a la economía y a la sociedad, revirtiendo de esta forma muchos de los progresos realizados en la reducción de la pobreza, la creación de empleo y el desarrollo”. http://bit.ly/25jk2qZ

 

Las drásticas consecuencias previstas por la escasez de agua son similares en los tres informes referidos de la ACNUR, el Banco Mundial y la Unesco, y básicamente son las siguientes: aumentos abruptos del precio de los alimentos provocados por las sequías, exaltación de conflictos latentes, olas migratorias, inestabilidad económica, política y social, brotes de violencia, entre otros.

 

“La escasez de agua constituye una amenaza importante al crecimiento económico y la estabilidad en el mundo, y el cambio climático está agravando el problema”, declaró al respecto, el presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, quien agregó “si los países no adoptan medidas para mejorar la gestión de los recursos hídricos, algunas regiones densamente pobladas podrían verse afectadas por largos períodos de crecimiento económico negativo”.

 

Es imperativo que los gobiernos de todos los países del mundo, adopten medidas y políticas para gestionar adecuada y responsablemente los recursos hídricos, asimismo, que aprendan a ser más resilientes a los cambios climáticos.

 

simon@inprincipioeratverbum.com.mx

@simonvargasa

facebook.com/simonvargasa

Linkedin: simón-vargas-aguilar

www.inprincipioeratverbum.com.mx

*Si deseas recibir mis columnas en tu correo electrónico, te puedes suscribir a mi lista en el siguiente vínculo: http://eepurl.com/Ufj3n

@OpinionLSR

 

Ver PDF