Opinión

Sismo: el 19S, cuentas pendientes

Lamentable que a dos años resulten tan iguales los gobiernos en el desdén a algo que urge. | Jorge Ramos Pérez

  • 16/09/2019
  • Escuchar

A dos años de los sismos de septiembre de 2017 los pendientes que tienen los gobiernos estatales y federales con los damnificados son evidentes.

Ni la autodenominada 4T ha resuelto por completo las afectaciones. LA SILLA ROTA documentó que, de acuerdo con la información obtenida con base en la Ley de Transparencia, la Secretaría de Salud registra daños en 86 unidades médicas, considerando sólo las obras que se ejecutaron con recursos del Fonden.

El terremoto dañó 224 hospitales o centros de salud en el país y la reconstrucción del 59% de estas unidades quedó en manos de los gobiernos estatales. Se ignora cuál es el estatus de los gobiernos de las entidades federativas, pero tan sólo el caso federal da escalofríos.

En el Estado de México se ubican 37 centros hospitalarios afectados, de los cuales ninguno ha sido reparado hasta el momento. Pero 36 se tienen que atender con recursos del gobierno estatal, mientras que la otra unidad que faltaría le corresponde al Fonden.

Guerrero resultó con daños a 19 unidades. Según la Secretaría de Salud los cinco inmuebles responsabilidad del gobierno federal ya fueron atendidos. Pero continúa pendiente la reconstrucción del resto porque depende de recursos de la entidad.

La Ciudad de México está en una situación similar, ya que sólo se han llevado a cabo seis restauraciones de un total 18 clínicas y hospitales con afectaciones.

Morelos también fue una de las entidades más afectadas por el terremoto de hace dos años, que dañó nueve unidades hospitalarias, de las cuales se han reconstruido las cuatro que corresponden al Fonden, por lo que aún están detenidos los trabajos de las otras cinco clínicas afectadas, a cargo del estado.

En este espacio y en LA SILLA ROTA se ha documentado cada una de las crisis del sector salud. Es lamentable que a dos años de distancia y con dos gobiernos supuestamente distintos en su visión de los problemas sociales resulten tan iguales en el desdén a algo que urge.

Punto y aparte. Al menos 25 mil trabajadores de confianza de Pemex están con el Jesús en la boca. Van por ellos. Ese es su temor. Cuentan que en la primera quincena de septiembre notaron un recorte en sus ingresos. De acuerdo con fuentes consultadas la idea es hacerlo poco a poco y que para el presupuesto 2020 se eliminen varias prestaciones y hasta la reducción de salarios entre seis mil y 14 mil pesos. Uno de los niveles afectados es el 39, donde hay gerentes, directores y coordinadores. Ya empezaron a buscar abogados. El Grito de varios fue de coraje…

Punto final. “Fue militar” la elaboración de las leyes para la guardia nacional, aseguran en la extinta Policía Federal. “Hubo celos todo el tiempo, por parte de militares, desde finales de los 90 cuando se creó la Policía Federal”, aseguran. Ese choque es lo que mantiene en tensión la integración de la Guardia Nacional.