Opinión

Sin faro a la vista

El gobierno de López Obrador no ha podido estar a la altura de los retos del momento. | Julio Castillo López

  • 15/07/2020
  • Escuchar

Cuando una crisis se presenta es cuando se ve la calidad de los líderes y de las instituciones y nuestro país se ha quedado corto ante la coyuntura en todos los aspectos posibles. Con esto no intento darle la razón a la propaganda del PRI en donde afirman que nada nunca les quedó grande porque eso es mentira y ahí están los ejemplos del 68, del 85 y del 94, en donde (al menos en dos de los casos) no sólo les quedó grande el problema sino que fueron quienes lo generaron; me refiero simplemente a que el gobierno de López Obrador no ha podido enfrentar exitosamente la situación y lejos de contribuir a su solución, han generado más problemas; algunos ejemplos de ello:

o   Es obvio que la apuesta del presidente López Obrador era que se resolvería solo… que algo que descubrirían resolvería el problema y por eso se atrevió a no hacer nada de inicio. Es una apuesta lógica para quien no tiene en sus manos la responsabilidad de las vidas de más de 100 millones de personas, pero para un presidente de la República fue la peor decisión posible.

o   En materia de salud no sólo no estábamos listos como país, estábamos en el peor momento posible para algo así. Para ponerlo en términos claros cuando terminó el sexenio de Calderón era prácticamente absoluta la cobertura en salud del Seguro Popular. La iniciativa que inició Fox y que fue implementada de modo magistral por los secretarios de salud Frenk y Córdoba alcanzó la cobertura total a finales de 2012 y durante el siguiente sexenio, con algunas modificaciones que no fueron muy positivas continuó. El sistema era costoso, claro que sí, pero atendía todo, absolutamente todo y se sostenía… una de las primeras decisiones del presidente López Obrador fue transformar dicha política pública y lo que empezó como un recorte presupuestal a las enfermedades más difíciles de pagar, terminó con el desmantelamiento de uno de los programas más exitosos de salud del mundo. Entre lo que se desmantelaba y lo que no ha acabado de surgir (el nuevo programa de salud de AMLO) llegó la pandemia con un sistema de salud derruido, sin presupuesto y al que incluso parte de sus autoridades (como Germán Martínez) abandonaron por lo absurdo de lo que se solicitaba desde Hacienda y Presidencia… los recortes en salud se representan en pérdida de vidas.

o   En materia económica es muy claro que somos de los países que menos podían enfrentar un problema de este tipo en este momento. Las reservas internacionales se las quemó la 4T al llegar, y sostener sus programas asistenciales sin reglas de operación está desfalcando la administración… no por nada renunció también el secretario de Hacienda y ahora escribe artículos con bastante filo. Se han perdido en lo que va de la crisis más de un millón de empleos formales y podrían ser mucho más los informales.

o   El personaje que han hecho del tal López-Gatell es triste… pasó de un científico que parecía ser respetable a un político sin credibilidad alguna. Ya es chiste eso de “vive este pico de la pandemia como si fuera el último” y la serie de tarugadas como “el poder moral del presidente” que ha dicho. Sólo se puede citar a Germán Martínez para describir la labor de Gatell: “ha fallado, le ha mentido al presidente y está sentado sobre los muertos”. Aunque no concuerdo con que le haya mentido a López Obrador, creo que las decisiones fueron a conciencia.

A lo anterior hay que sumarle las voces desde el gobierno que dicen que el problema durará al menos dos años, pero puede que más, y situaciones como que California y países enteros volvieron a cerrar todos sus establecimientos…. No hay faro a la vista y el gobierno de López Obrador no ha podido estar a la altura de los retos del momento.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.