Opinión

Sin corrupción alcanza para más

Desde la ciudad, Claudia Sheinbaum está contribuyendo a construir un México con justicia para todos. | César Cravioto

  • 15/09/2020
  • Escuchar

La ciudad está en pie, tiene futuro y esperanza.

En 22 meses, la Ciudad de México ha avanzado hacia una Metrópoli más innovadora y de derechos con 1 millón de niñas y niños becados, 260 Puntos de Innovación, Libertad, Arte, Educación y Saberes (PILARES), 2 líneas de Cablebús, inversión histórica en agua y drenaje y 14 mil puntos de internet gratuito.

Sin corrupción ha alcanzado para más, bajo el liderazgo de Claudia Sheinbaum, Jefa de Gobierno.

El titular de la Agencia Digital de Innovación Pública, José Merino, refiere que "si hace 2 años le hubiesen dicho que la Ciudad de México podría pasar del lugar 86 al segundo lugar mundial de ciudades con puntos WiFi públicos, honestamente no lo hubiera creído, o bien, hubiera imaginado una inversión millonaria".

Hoy, en cada uno de los 14 mil postes que tienen instaladas cámaras de video vigilancia en la ciudad, también hay acceso a Internet, lo cual, en tiempos de pandemia por covid-19, ha contribuido para que las personas que no cuentan con internet en sus hogares puedan acceder a este servicio.

La jefa de Gobierno de la Ciudad de México, ha reconocido "coincidir plenamente" con el presidente Andrés Manuel López Obrador respecto a que la corrupción es el mayor mal del país, por lo que desde su llegada como mandataria capitalina su objetivo ha sido erradicarla a partir de cinco ejes: honestidad, democracia, justicia, austeridad, y bienestar. El combate a la corrupción no es negociable para la actual administración que recibió instituciones de seguridad y procuración de justicia abandonadas.

De acuerdo con la Encuesta de Calidad Regulatoria e Impacto Gubernamental en Empresas de la Ciudad de México de 2019 realizada por INEGI, el mayor número de actos de corrupción se han detectado en agilizar trámites (74.9%); evitar multas o sanciones (38.5%); obtener licencias o permisos (28.6%); evitar clausuras(27.4%); evitar inspecciones (22.7%); obtener un servicio (22.4%); pagar menos impuestos (22.3%); evitar el cumplimiento de la ley (17.1%); ganar contratos gubernamentales 12.8% y en participar en licitaciones (10.6%).

Las cifras han dejado de maquillarse desde el primer día de gobierno. Ya lo decía el político y filósofo romano Marco Tulio Cicerón: "Servirse de un cargo público para enriquecimiento personal, resulta ya no inmoral, sino criminal y abominable".

La Jefa de gobierno trabaja en estrategias para erradicar la corrupción en cada uno de los puestos del gobierno de la Ciudad de México para acabar con los privilegios de los altos funcionarios, ampliar los derechos y reducir las desigualdades: ese es uno de los mandatos populares por el que fue electa.

Tiene claro de dónde viene y hacia dónde va, y desde la ciudad está contribuyendo a construir un México con justicia para todas y todos. Ha terminado con una política de privilegios y abusos con transformaciones profundas restando a la corrupción más de 25 mil millones de pesos para destinarlo a la educación, pues sabe que las sociedades con mejor educación son menos violentas y más sanas.

Rumbo a su segundo informe de Gobierno el próximo 17 de septiembre, la responsable de la administración de la Metrópoli dará un informe sin grandes dispendios, sobrio, apegado a la verdad y con importantes resultados en estos momentos desafiantes por la crisis sanitaria ante la pandemia de covid-19.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.