Opinión

Siempre por ellas

Para recordarle al Estado que hay muchas familias y vidas resquebrajadas por las violencias de género. | Leonardo Bastida

  • 20/04/2019
  • Escuchar

Desentrañar qué es lo que ha ocurrido con Pamela Gallardo Volante aquella noche que acudió a un concierto de música electrónica en noviembre de 2017, es lo que su madre Carmen, su hermano Esteban y su familia en general desean, ya que jamás la volvieron a ver ni tuvieron noticias sobre ella.

Esta ha sido la constante interrogación en la vida cotidiana de la familia Gallardo, quienes lo último que supieron es que había estado por la carretera Picacho Ajusco junto con su pareja, que no tomó el autobús de regreso a casa porque desapareció de la fila, según el testimonio de su novio, quien asegura regresó por unas sillas que se le habían olvidado. Otros testigos dicen que él, junto con otros dos sujetos, se salieron de las filas de autobuses y Pamela iba con ellos.

Carmen y Esteban han tocado múltiples puertas pidiendo ayuda. Se han apostado a las puertas de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México para exigir una mejor investigación y una respuesta a tantas preguntas que se han planteado en sus cabezas. Carmen suele portar un babero, pero en vez de ser el instrumento tradicional de cocina, contiene en sus telas todos los datos referentes a Pamela.

María Fernanda salió con unas amistades para distraerse. Recién se había separado de su pareja, debido a la gran cantidad de violencia que padecía por parte de su cónyuge. Tras varias horas de ausencia, su madre, Silvia comienza a marcar a su número celular hasta que casi 24 horas después de que la vieron por última vez, la voz de un hombre les tomó la llamada y les dijo que había sufrido un accidente por San Agustín, Ecatepec.

Tanto Silvia como su marido acudieron al lugar, era la morgue. Ahí estaba el cadáver de María Fernanda. Dijeron que se había suicidado, pero esa versión no es real. A ella la asesinaron. Incluso, la noche de los hechos, dos hombres acudieron a solicitar el cadáver, diciendo que eran sus familiares.

El último lustro, Silvia se ha dedicado a desmentir los resultados de la investigación de la Fiscalía del Estado de México, ya que estuvo plagada de errores y no se cuidó la cadena de custodia.

Fernanda Sánchez Velarde vivía con su pareja, Les Clemente Sandoval, quien la violentó hasta que terminó con su vida. Sin embargo, aludió que ella se suicidó. El cuerpo presentaba golpes en la cara, signos de asfixia y cortaduras en las venas. A pesar de eso, las autoridades lo dejaron libre y tiene bajo su custodia al hijo que tuvo con Fernanda, al cual no deja que su abuela Magdalena, quien ha estado buscando justicia por cinco años, pueda visitarlo.

Sin embargo, la situación de violencia continuó, pues dos hermanos de Fernanda también fueron asesinados en una ocasión que regresaron a Cuautitlán Izcalli. Desde que ocurrió el asesinato de Fernanda, la familia ha sido víctima de constante acecho y amenazas, al grado que optaron por mudarse a otro municipio.

A pesar de eso, Magdalena no se ha cansado de exigir justicia para Fernanda en las calles, en los medios de comunicación y enfrente de muchas personas, entre ellas, el actual titular del Ejecutivo federal, Andrés Manuel López Obrador.

Silvia, Carmen y Magdalena han pasado los últimos años de sus vidas buscando a sus hijas o exigiendo justicia por la muerte de ellas. Sus casos muestran lo complejo del acceso a la justicia para las personas en general, pero más en el caso de las mujeres, e impulsar que se resuelvan de una manera justa, las organizaciones Grupo de Acción por los Derechos Humanos y la Justicia Social y el Colectivo Nadia Muciño, a través de las familias de Lilia Alejandra García Andrade y Nadia Alejandra Muciño Márquez, ambas jóvenes asesinadas en Ciudad Juárez y Cuautitlán Izcalli, Estado de México, cuyos casos no se han resuelto a más de 10 años de haber ocurrido, otorgan la preseas Siempre por Ellas, para recordarle al Estado que hay muchas familias y vidas resquebrajadas por las violencias de género.

Por fin, justicia para Óscar

@leonardobastida | @OpinionLSR | @lasillarota


Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.