Opinión

¡Sí, son un millón de víctimas mortales!

¿Por qué engañar a los ciudadanos? | Ricardo Alemán

  • 01/08/2021
  • Escuchar

Mucho más importante que la consulta farsante que vivimos ayer domingo, es que oficialmente se confirma que el número de víctimas mortales a causa de la pandemia es de un millón de mexicanos.

Pero vamos a los detalles.

El 15 de abril del 2020, el Itinerario Político se tituló: “Un millón de muertos en México: dato oficial”.

¿Y por qué la certeza del número de víctimas a causa de la pandemia?

Porque a pocas semanas de que llegó a México el virus, el gobierno federal ordenó la compra de “un millón de bolsas cadavéricas”, lo cual era un despropósito en aquella fecha, sobre todo cuando en 20 años la mortalidad excesiva apenas superaba el 2% de los fallecimientos del año anterior.

¿Por qué entonces comprar un millón de bolsas cadavéricas?

La revelación de la eventual muerte de un millón de mexicanos a causa de la pandemia –dada a conocer en este espacio–, fue motivo de todo tipo de ataques, insultos, calumnias y amenazas.

Pocos lo creyeron, incluso entre editores de medios que reproducen el Itinerario Político, en una veintena de plazas del país.

Sin embargo, apenas en días pasados, el INEGI reveló que, en efecto, en el 2020, el número de muertes por la pandemia, según las cifras oficiales, y según los fallecimientos excesivos, superó el millón de mexicanos.

En sus redes sociales, Julio A. Santaella, presidente del INEGI, explicó que la mortalidad en México arroja una cifra de “1,086,090 defunciones en 2020, año de pandemia”; sí, un millón 86 mil 90 ciudadanos muertos.

Esa cifra representa un aumento del 45.2% respeto de 2019, cuando el alza promedio de los 25 años previos fue de 2,3% anual”.

El mismo INEGI reportó que 506 mil 723 personas –poco más de medio millón–, fallecieron en sus hogares, mientras que 209 mil 352 perdieron la vida en el IMSS, 134 mil 045 en la SSA y el resto murieron en el ISSSTE, en hospitales privados, la vía pública y en lugares no especificados.

En pocas palabras, se confirma de manera oficial lo que aquí revelamos hace 15 meses; que el gobierno federal calculaba en un millón los muertos a causa del Covid-19, en el 2020.

Y por eso se ordenó la compra de un millón de bosas cadavéricas.

Y obliga la pregunta: ¿Por qué engañar a los ciudadanos?

Por eso reproducimos un esttracto del Itinerario Político de aquel 15 de abril del 2020, titulado: “Un millón de muertos en México: dato oficial”.

“La revelación es escalofriante.

“Habla del tamaño de la tragedia que viene y que parece seguir oculta para la mayoría de los mexicanos; de los ciudadanos de a pie.

“Y es que según lo reveló a Itinerario Político un proveedor médico del gobierno federal, la administración de López Obrador habría relizado una licitación para adquirir “un millón de bolsas cadavéricas”.

“Sí, escuchó usted bien: un millón de bolsas cadavéricas que ordenó comprar el gobierno de AMLO y que serían distribuidas en hospitales públicos y privados de todo el país.

“Por eso, frente a la escalofriante noticia obliga preguntar.

¿Para qué compraría el gobierno federal un millón de bolsas para cadáveres, en lugar de intensificar la prevención y atención de contagiados de Covid-19, que son abandonados en todo el país?

“¿Será que el gobierno federal sabe que perderán la vida un millón de mexicanos, a causa de la pandemia de covid-19?

“¿A quién se le ocurre gastar tal cantidad de dinero, en comprar bolsas cadavéricas, si no es esa la estimación oficial del número de ciudadanos que perderán la vida a lo largo de la pandemia en México?

“¿Cuándo dirán la verdad sobre la estimación oficial de muertos por Covid? ¿Hasta cuándo seguirán actuando como criminales de Estado?

“¿Quién y/o qué gobierno o qué institución del Estado compraría un millón de “bolsas cadavéricas” si el número de víctimas mortales de covid-19 no será significativo, como dice el gobierno federal?

¿Qué es lo que saben y que ocultan a los ciudadanos?

En pocas palabras, resulta que si el gobierno federal calcula en un millón el número de victimas de Covid-19, en una población de 120 millones der personas –entre hombres, mujeres, viejos, jovenes y niños--, entonces estaríamos hablando de que las victimas mortales serian poco más del 1% de la poblaciòn total.

“Lo cierto es que el gobierno de López Obrador sabe perfectamente el tamaño de la pandemia y el impacto que tendrá en la vida de millones de personas

“Lo macabro del tema es que en el supueto de que el número de víctimas mortales llegue al millón, aún así estaríamos por debajo de las estimaciones que ha dado a conocer el propio Hugo López-Gatell.

“¿Por qué?

“Porque si hacemos memoria, el pasado 27 de febrero, al ofrecer el reporte sobre la evolución de la pandemia en México, Gatell dijo que el Coronavirus “podría infectar hasta al 70% de la población” mexicana.

“Así lo detalló: “hay estimaciones de que se podría llegar a tener hasta el 70% de la población infectada, es decir, de aproximadamente 120 millones de habitantes habría entre 75 y 78 millones infectados, de los cuales entre 10 y 12% podrían tener síntomas y sólo 2 a 5% la enfermedad grave”.

“En pocas palabras, el gobierno de López Obrador sabe que los muertos por covid-19 llegarán a un millón de personas y, también por eso, la orden de clasificar muchos casos como “pulmonía atípica”.

“Sí, por todas partes el gobierno de López Obrador pretende ocultar la gravedad de la pandemia, pero esa gravedad se asomó por el lugar menos esperado; por la licitación de “bolsas cadavéricas”.

“Por eso volvemos a las preguntas.

“¿Seguirán actuando como criminales de Estado? Al tiempo”. (Fin de la cita)

Sí, de nueva cuenta el tiempo nos dio la razón.

Por eso hoy, 15 meses después, preguntamos una vez más.

¿Hasta cuándo seguirán actuando como criminales de Estado?

Al tiempo.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.