Opinión

Si no están los militares, entonces ¿quién?

El personal militar ha demostrado que sus jefes, oficiales y tropa, tanto de arma como el personal de los servicios, están dando resultados. | César Gutiérrez

  • 14/07/2020
  • Escuchar

Sin duda la visita del presidente López Obrador dio la vuelta al mundo y dejó entrever una excelente relación bilateral entre ambos países ante la entrada oficial del T-MEC. El gobierno mexicano apuesta con este tratado reactivar la economía ante la crisis económica y la pandemia. El discurso fue respetado conforme a los acuerdos que logró el Secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, quien por su trabajo se ve como probable sucesor al finalizar este sexenio.

México merece salir adelante, lo que muchos quizás no comprenden del costo de la transformación es que los funcionarios deben de dejar las malas prácticas, las corruptelas y la grilla politiquera, que provoca caer en el subdesarrollo. Si con este tipo de visitas, logramos abatir TODOS LOS PROBLEMAS SOCIALES que aquejan a México, ¡que se hagan mil visitas! o las necesarias para que México salga adelante. La polarización y división entre mexicanos no ha sido nada sano, debemos evolucionar de las ideas arcaicas; los tiempos feudales ya pasaron de moda, el mundo está avanzando a niveles exorbitantes y no podemos quedarnos atrás.  

El trabajo del Ejército y las descalificaciones de enemigos internos

Recordemos que el Mando Supremo es ejercido por el presidente de la República quien lo ejerce por sí, o través del Secretario de la Defensa Nacional. El Alto Mando le corresponde al Secretario de la Defensa Nacional, quien recibe las instrucciones del presidente y es directo responsable de organizar, adiestrar y administrar al Ejército. 

Hay que ser muy claros, dentro de mis análisis he explicado que en sexenios pasados había existido una hegemonía de la cofradía del poder quienes se postulaban para el cargo de Secretario y Jefe de Estado Mayor Presidencial, quienes se hicieron millonarios; situación que no puede pasar desapercibida por el Comandante Supremo en turno.

Por lo anterior hay que precisar lo siguiente: La Secretaría de la Defensa Nacional es el organismo político administrativo del Poder Ejecutivo, quien realiza las funciones estratégicas durante la paz y conduce la guerra para garantizar la seguridad de la nación. En la parte orgánico-operativa es la gran Unidad Superior denominada Cuartel General Superior, cuenta con sus órganos del Alto Mando y administración, los de fuero de guerra, mandos superiores y de las grandes unidades.

Si existe algún tipo de responsabilidad de desvíos o corrupción de sexenios pasados, son problema del que fungió el cargo de Comandante Supremo y su Secretario, NO de la institución que representa y mucho menos del personal militar de menor jerarquía que solo cumple de acuerdo con sus atribuciones y facultades. La designación del General Secretario Luis Cresencio Sandoval, dio un giro de 180 grados, tuvo que realizar cambios sustanciales; él es quien ha tenido que lidiar con ciertas mentalidades del pasado.

Hoy el personal militar ha demostrado que sus jefes, oficiales y tropa, tanto de arma (infantería, caballería, artillería, arma blindada, zapadores) como el personal de los servicios (ingenieros, médicos, enfermeras, pilotos aviadores, intendentes) son muy competentes y están cumpliendo la misión sin titubear, dando resultados al ejecutivo para el proyecto de nación.

Caso contrario de entes hambreados, bufones y arlequines, quienes solo buscan hacer proselitismo para ser gobernadores, senadores, diputados, magistrados, ministros y jueces, etc., mientras al país se lo lleva el diablo... sin iniciativas que reactiven la economía, que garantice la seguridad, que pueda abatir el desempleo y la crisis económica. Ya que hasta el momento solo se han dedicado a estar peleando y descalificándose, para no ser descartados y poder competir en las candidaturas de las próximas elecciones, denotándose el contraste del monto de los haberes que reciben y que marcan la diferencia entre citados servidores públicos. 

La ignorancia de esos duros críticos que hablan de militarización, no son ni siquiera capaces de empuñar un arma para defender a la nación. No son capaces de vivir la experiencia de sacrificar tiempo y familia, son aquellos que, durante el juramento de la toma de protesta para defender a la Patria, lo convirtieron en un acto protocolario; mientras que los militares la protegen con su propia vida. Esos críticos ponen miles de pretextos, y utilizan medios amarillistas para tratar de descalificar a quienes sí están cumpliendo con su deber. 

La organización y supervisión: factores decisivos para el proyecto de nación 

Hasta el momento, vemos a muchos actores políticos que solo buscan las candidaturas para diversos cargos, y el país requiere de manera urgente iniciativas y soluciones para abatir los problemas sociales, principalmente la reactivación de la economía, el desempleo, la salud, la inseguridad, el narcotráfico, la migración, etc. 

Pero ¿que provoca todo este efecto? Con base en la serie de errores que han estado cometiendo diversos funcionarios de todos niveles, los siguientes factores han provocado abusos o violaciones a las leyes o normatividad de cada dependencia: 1) Las órdenes no son claras y tienden a ser ambiguas. 2) Existe mucha falta de supervisión en todos los niveles. 3) No se interiorizan con las funciones y obligaciones del puesto. 4) No verifican que las instrucciones que se cumplan. 5) Culpan y justifican su falta de competencia a administraciones del pasado. 6) La falta de resultados ha provocado derrotismo. 7) La información maquillada o inexacta provoca falsos análisis, 8) La corrupción, tráfico de influencias y nepotismo en diversos niveles han provocado la decepción y pesimismo de la población, 9) La falta de justicia y ejercicio de la acción penal ha causado frustración a las víctimas del delito y a sus familiares. 

A continuación enumero algunas propuestas de mejora continua en diversas áreas de oportunidad, porque México merece salir adelante ante la crisis económica y la crisis de la pandemia. 

- La transparencia es una parte importante para evitar los rumores y descalificaciones amarillistas, el trabajo habla por sí solo.

- Es necesaria la capacitación de cursos de liderazgo y habilidades gerenciales para todos los funcionarios de alto nivel.

- Es necesaria la capacitación del marco jurídico a los funcionarios y servidores públicos con cargos, para evitar que violen las leyes y puedan cumplir con sus funciones de acuerdo con sus atribuciones, facultades y obligaciones. A fin de que se den órdenes claras, breves y concisas, enfocadas a mejorar y no provocar otro problema de carácter legal.

- Es necesario que actualicen sus manuales de organización, manuales de procedimientos y reglamentos. Esto es con el fin de optimizar puestos y se adapten las necesidades mediante un diseño organizacional, evitando despidos injustificados y respetando los derechos de los trabajadores.

- La austeridad no debe afectar la seguridad en todos los ámbitos, puesto que es la que evitará un daño mayor a las dependencias. 

- La supervisión es la principal herramienta para verificar que las instrucciones no sean modificadas o cambiadas. 

- Es necesario la programación de auditorías internas y periódicas.

Fomentar la equidad y perspectiva de género.

- Crear una planeación estratégica con indicadores de productividad en el desempeño del servidor público, que arroje resultados medibles y alcanzables de corto, mediano y largo plazo.

- Sancionar conforme derecho cualquier conducta ilícita con pruebas, evitando la impunidad del infractor.

Cabe resaltar que lo principal es tener honestidad y lealtad a México, no importa qué tan grande sea el problema, no es válido maquillar datos y resultados, tenemos que empezar con lo más básico. México debe comenzar a transformarse en un país desarrollado, donde todos tengamos la oportunidad de crecer conforme a su esfuerzo en el trabajo arduo.

Por último, se sabe que en la visita que realizó el presidente a Washington, entre los diversos y complicados temas que se tocaron, uno de los más importantes tuvo que ver con la estrategia de seguridad que se lleva a cabo en el país, donde fue duramente criticado el secretario de seguridad y protección ciudadana Alfonso Durazo Montaño, ya que quedó muy mal parado con los vecinos del norte después del fiasco que fue la NO detención de Ovidio Guzmán. Un total desastre, y que todos los mexicanos conocimos como el Culiacanazo, donde fue exhibida su falta y nula capacidad para llevar a cabo operativos quirúrgicos como nos tenían acostumbrados las Fuerzas Armadas.

Se supo que quien quiso ponerse la medallita y encumbrar a la Guardia Nacional fue el Secretario Durazo, por lo que las autoridades norteamericanas quedaron muy decepcionados de la secretaría que encabeza, situación que causó molestia al interior del gabinete de seguridad, al grado que ya están pensando en adelantarle la posibilidad de que se vaya a hacer campaña, para ser el candidato por Morena a la gubernatura de Sonora. La falta de conocimientos de Durazo en la materia, ha creado un concepto de inseguridad en todo el país, al grado que el presidente de la república ha preferido que sea el Secretario de la Defensa Nacional, el General Luis Cresencio Sandoval quien se presente en las mañaneras a dar los datos que, en teoría, debería dar el secretario de seguridad y protección ciudadana.

Es muy probable que en días próximos escuchemos que el secretario Durazo se ausente del cargo para prepararse a la contienda electoral de su estado natal, de esa forma el presidente de la república no estará cargando con la imagen de fallos del secretario de seguridad y protección ciudadana.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.