Opinión

¡Sí, llegaremos al millón de muertos!

El gobierno federal lo sabía, por eso compró un millón de bolsas cadavéricas. | Ricardo Alemán

  • 13/05/2021
  • Escuchar

Sí, para mala fortuna de las víctimas, se cumplió la apuesta del gobierno federal sobre la percepción colectiva del impacto mortal de la pandemia.

Sí, cada vez son menos los ciudadanos que hablan de la escalofriante cifra oficial de 220 mil muertes a causa del covid-19.

Y son menos los que recuerdan que la tragedia costó la vida de 50 mil amas de casa –con su cauda de huérfanos–, y mató a más de cinco mil médicos y trabajadores de la salud.

Pero si cada día son menos los mexicanos a los que asustan las cifras de escándalo, con el tiempo serán más los que dejarán de tomar en cuenta el macabro fracaso del gobierno federal –en materia sanitaria–, para decidir su voto del domingo 6 de junio.

¿Y por qué creemos que la tragedia colectiva provocada por la pandemia influirá poco en el voto?

Por una razón elemental; porque la memoria colectiva es flaca y porque cada vez son menos los sorprendidos por el creciente número de muertos.

Pero si con el tiempo reducen los sorprendidos por 220 mil vidas perdidas, ¿qué esperar de las más de 600 mil muertes reales que se habrían reportado en México, según la Universidad de Washington?

Sí, esa Universidad reveló que México tendría más de 400 mil muertes adicionales a las cifras oficiales que no se encuentran en los registros oficiales.

La institución explicó que, de marzo del 2020 a mayo del 2021, en los canales oficiales mexicanos se habrían registrado casi 220 mil muertes covid, pero en realidad se han presentado 620 mil decesos a causa de la pandemia, lo que ubica a México en el tercer lugar mundial por el número real de muertos.

Claro, todo ello sin tomar en cuenta las casi 100 mil muertes violentas que se han contabilizado en los primeros 30 meses del gobierno de López Obrador, los miles de feminicidios y los cientos de muertos a causa del estallido de Tlahuelilpan y el derrumbe de la L-12 del Metro, entre otras tragedias.

En otras palabras, resulta que México se aproxima al millón de muertos al sumar las víctimas por la pandemia, de la violencia y a causa de tragedias.

¿Y a quién le importa un millón de muertos?

Lo curioso es que en el Itinerario Político del 14 de abril del 2020 –titulado “Un millón de muertos en México: dato oficial”–, revelamos que el gobierno de México habría adquirido un millón de bolsas cadavéricas.

Sí, el gobierno compró un millón de bolsas para transportar cadáveres sin riesgo de contagio. Y por eso formulamos la pregunta elemental.

¿A quién se le ocurrió comprar un millón de bolsas cadavéricas, cuando el presidente López Obrador y sus colaboradores en materia sanitaria juraron que la pandemia estaba controlada y que la violencia criminal no sería un problema?

Está claro que mintieron.

Por eso aquí un resumen de aquella entrega, del 14 de abril del 2020, un año después.

“La revelación es escalofriante”.

“Habla del tamaño de la tragedia que viene y que parece seguir oculta para la mayoría de los mexicanos; de los ciudadanos de a pie”.

“Y es que según reveló a Itinerario Político uno de los proveedores médicos del gobierno federal, la administración de López Obrador habría iniciado una licitación para adquirir “un millón de bolsas cadavéricas”.

“Sí, escuchó usted bien: “un millón de bolsas cadavéricas” que pretende comprar el gobierno de AMLO y que serían distribuidas en los hospitales públicos y privados de todo el país”.

“Por eso, frente a la escalofriante noticia, aparecen las preguntas”.

“¿Para qué compraría el gobierno federal un millón de bolsas para cadáveres, en lugar de intensificar la prevención y atención de contagiados de Covid-19, que son abandonados en todo el país?”

“¿Será que el gobierno federal sabe que perderán la vida un millón de mexicanos, a causa de la pandemia de covid-19?”

“¿A quién se le ocurre gastar tal cantidad de dinero, en comprar bolsas cadavéricas, si no es esa la estimación oficial del número de ciudadanos que perderán la vida a lo largo de la pandemia en México?”

“¿O es que asistimos a una guerra que, según las cifras oficiales, costará la escandalosa cifra de un millón de muertos?”

“Es decir, que frente a la magnitud del cálculo oficial de muertos por el Covid-19, quedan muy lejos la violencia criminal en los gobiernos de Calderón y Peña y hasta crímenes de alta rentabilidad política para Morena y sus fundadores, como “Los 43” y “La guardería ABC”.

“En pocas palabras, resulta que si el gobierno federal calcula en un millón el número de víctimas del Covid-19, en una población de 120 millones de personas –entre hombres, mujeres, viejos, jóvenes y niños–, estaríamos hablando de casi el 1 % de la población total”.

“Lo macabro del tema es que, en el supuesto de que el número de víctimas mortales en México llegue al millón, aún así estaríamos por debajo de las estimaciones que ha dado a conocer Hugo López-Gatell”.

“¿Por qué?”

“Porque si hacemos memoria, el pasado 27 de febrero, al dar el reporte sobre la evolución de la pandemia en México, López-Gatell dijo que “el Coronavirus podría infectar hasta el 70 por ciento de la población mexicana”.

“Así lo detalló: “Hay estimaciones de que se podría llegar a tener hasta el 70% de la población infectada”. Es decir, de aproximadamente 120 millones de habitantes, habría entre 75 y 78 millones de infectados, de los cuales cerca del 10 o 12% podrían tener síntomas y sólo de 2 a 5% podrían tener la enfermedad grave”.

“Como queda claro, el número entre 2 y 5 % de infectados que podrían tener la enfermedad grave –porcentaje que significa entre 1.5 millones y 3.5 millones de ciudadanos que estarían en calidad de enfermos graves–, encaja a la perfección con la posibilidad de un millón de muertos; casualmente la misma cantidad de “bolsas cadavéricas” que compró el gobierno de AMLO”.

“Pero ¿sabe usted qué es una 'bolsa cadavérica'?”

“Se trata de bolsas plásticas –a veces de color negro y a veces blanco–, en las que son “embolsados” los cadáveres con algún contagio, para ser trasladados desde el lugar de hospitalización hasta los hornos crematorios”.

“Son bolsas plásticas especiales, que aíslan el cadáver durante su transportación del hospital a la cremación, para impedir la propagación de los gérmenes patógenos que ocasionaron la muerte”. (Hasta aquí la cita)

En efecto, a 14 meses que se reportó la llegada a México del covid-19, no es descabellado que nuestro país llegará al millón de muertos.

Y el gobierno federal lo sabía perfectamente, por eso compró un millón de bolsas cadavéricas. El tiempo, de nueva cuenta, nos dio la razón.

Al tiempo.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.