El próximo miércoles 16 deberá celebrarse el segundo debate entre los y las candidatas a la jefatura capitalina de Gobierno, y cuatro días después, el 20 de mayo, el de los aspirantes a la Presidencia de la República.

Los abanderados de la coalición Juntos Haremos Historia, Claudia Sheinbaum y Andrés Manuel López Obrador llegan como incuestionables punteros a esta nueva cita para impulsar la transformación democrática de la nación y de la Ciudad de México.

El debate capitalino versará sobre "Economía y desarrollo social", mientras el encuentro por la Presidencia discurrirá en torno del tema "México en el mundo". En diversos foros y en sendos documentos, ambos candidatos de Morena han hecho explícitos sus argumentos sobre los temas a debatir.

Economía y desarrollo social

Claudia Sheinbaum, por ejemplo, ha explicado que para el desarrollo económico de la ciudad es fundamental promover el empleo digno y bien remunerado. Es decir, la mejoría de las condiciones de vida. Al respecto, ha subrayado que para alcanzar tan importante objetivo es imprescindible conjuntar los esfuerzos de la iniciativa privada, la economi´a social y del gobierno como ente regulador para incentivar y potenciar la planeacio´n de las actividades productivas.

También ha señalado que frente al cúmulo de los problemas ambientales locales y de índole global que agravian a los capitalinos, es indispensable generar un desarrollo sustentable e incluyente que potencie la vocacio´n de servicios, de la cultura y el turismo. Y que, asimismo, propicie la generación de cadenas productivas sustentadas en la economi´a circular, asociadas, sobre todo, con el manejo y reciclamiento de los residuos so´lidos.


La abanderada de Juntos Haremos Historia también ha enfatizado la imprescindible obligación del gobierno local de diseñar una estrategia destinada a reducir la contaminación prohijada por los sectores productivos, así como para promover nuevas tecnologi´as, de manera destacada, las energías renovables.


Tratado de Libre Comercio

Por su parte, Andrés Manuel López Obrador ha insistido en que pese a sus deficiencias, el Tratado de Libre Comercio de América del Norte ha sido un instrumento útil para el desarrollo de las relaciones económicas y comerciales con Estados Unidos y Canadá. Y que, no obstante haber dado certidumbre jurídica a los intercambios comerciales y a las inversiones extranjeras, también ha afectado, de manera sustancial, a la agricultura nacional.

Para subsanar esta situación ha dicho que su gobierno dará prioridad, en coordinación con el sector privado y organismos e instituciones financieras internacionales, al desarrollo rural y al combate a la pobreza y la desigualdad.

En este contexto, López Obrador explica que si bien sectores como el automotriz y el electrónico han sido ampliamente beneficiados por el Tratado, cuya productividad, logros y nichos de mercado deben defenderse, también es cierto que las pequeñas y medianas empresas mexicanas no se encuentran integradas, de forma suficiente, a las cadenas de valor.

Al respecto ha manifestado:


"Las consecuencias negativas del Tratado de Libre Comercio obedecen, en buena medida, a la falta de políticas agrícolas e industriales de carácter nacional, por lo que desembocaron en la desarticulación de la industria mexicana y en el abandono de áreas productivas en las que nuestro país antes era líder, como por ejemplo la petroquímica".


También ha indicado que brindará atención prioritaria a la zona fronteriza con programas de desarrollo focalizados. Por tanto, se ha comprometido a revisar, para establecer certidumbre, reglas claras y transparencia, el marco de cooperación en materia de seguridad con Estados Unidos.

En este marco, sostiene que el crimen organizado no se circunscribe al tráfico de drogas, sino que también controla el tráfico de armas, de personas y dinero en ambos sentidos en la frontera México-Estados Unidos. En consecuencia, cada vez más acrecienta su carácter regional y global.

México y Estados Unidos

En consecuencia --recalca el candidato de Morena--, su combate implica un compromiso serio para erradicar la corrupción en torno de él, así como acciones para combatir su financiamiento e impedir, de forma preponderante, el ilícito tráfico de armas de Estados Unidos a México.

López Obrador no se ha cansado de repetir que la atención y defensa de los mexicanos en el país del norte será prioridad de su gobierno. Y su determinación de dar inicio a una nueva época en la política migratoria.

En sentido parecido, pero en el ámbito capitalino, Sheinbaum Pardo se ha comprometido a establecer, en coordinacio´n con la Secretaríade Educación Pu´blica, escuelas de tiempo completo y programas en la educacio´n ba´sica tendientes a promover una cultura para la paz y la solución de los conflictos sin violencia.

A grandes rasgos, esos son algunos de los planteamientos de los candidatos de Juntos Haremos Historia que habrán de dirimirse esta semana.

Invito a los lectores a presenciar ambos debates, en espera de que rinda frutos el reiterado llamado a la concordia nacional hecho por López Obrador porque, ante la supremacía de los representantes de Morena en casi todo el país, hay quienes pretenden inducir la violencia para cancelar el cambio.

Son intentonas destinadas al fracaso.

La guerra sucia y lo que el viento a Juárez

@craviotocesar · @OpinionLSR · @lasillarota




Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información