Opinión

¿Seremos recordados?

Al observar cómo una nación asume su responsabilidad, es inevitable preguntarse ¿cómo deberíamos en un futuro recordar lo que hoy estamos viviendo? | Pamela Cerdeira

  • 03/09/2018
  • Escuchar

Cuando se definían los detalles para la construcción del memorial en Berlín para las víctimas judías del holocausto, la discusión abarcó desde el derecho de todas las víctimas a ser recordadas, no sólo las judías, hasta el descubrimiento de que la empresa proveedora del líquido para evitar que el memorial fuera grafiteado, había sido también productora del gas que se utilizaba en los campos de exterminio. La discusión sobre quiénes habían sido aquellos que se beneficiaron con el holocausto ocupó un lugar importante.

Memorial

Al observar cómo una nación asume su responsabilidad sobre una de las mayores tragedias provocadas por el hombre, y lo hace no olvidando, es inevitable preguntarse ¿cómo deberíamos en un futuro recordar lo que hoy estamos viviendo?

Con la esperanzadora visión de que la tragedia mexicana dibujada con fosas clandestinas y miles de desaparecidos llegue algún día a su fin, ¿quién tendría que asumir responsabilidad sobre lo que estamos viviendo? ¿Quién además de las víctimas tendría que estar plasmado ahí? ¿Quiénes se han beneficiado y qué es lo que no debemos repetir?

¿Quiénes y cómo es que nos hemos equivocado?

A un costado de Campo Marte, placas de acero con nombres por desaparecer pretenden desde hace unos años ser el memorial de un conflicto que aún no termina, el memorial que concluyó antes que aquello que condena, el memorial en el que se borran los nombres y así olvida las víctimas dos veces, el que está situado en donde no lo vemos, el memorial que no nos sirve de nada.

Mientras tanto Paseo de la Reforma se viste de antimonumentos, los que colocó la sociedad y que señalan los pendientes del estado. Estos son hoy los únicos que consiguen no hacernos olvidar, nos urgen también aquellos que nos enseñen cómo no repetir.

Los dos presidentes

@PamCerdeira@OpinionLSR | @lasillarota


Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.