Opinión

Ser madre soltera en tiempos de Internet

O del estigma de la “mamá luchona”

  • 26/08/2017
  • Escuchar

Es la semana de regreso a clases. En las redes sociales, los memes hacen lo suyo: darnos información importante de algunos pensamientos imperantes en nuestra sociedad y mostrarnos realidades latentes. Al parecer, a las mamás luchonas les urgía que “sus bendiciones” entraran a la escuela. Primero habrá que explicar quiénes son las luchonas, protagonistas, entre otros personajes, de las burlas de Internet. Si bien no hay una definición precisa, sí existen ciertas características que nos harán identificar (nos) como una de ellas. Internet y los memes dicen que son las siguientes:

- Son madres solteras - divorciadas

- Llaman a sus hijos “bendiciones”

- Dejan encargados a sus hijos generalmente con sus madres

- Se van de fiesta, toman caguamas y escuchan a Jenny Rivera

- Tienen novios

- Comparten memes y hacen publicaciones de mujeres “cabronas, chingonas y luchonas” (de ahí su apodo)

- Se auto felicitan públicamente y se sienten heroínas por ser padre y madre a la vez, sobre todo el Día de las Madres y el Día del Padre

A continuación, desglosaré cada uno de estos puntos, explicando la visión de quienes se burlan de las mamás luchonas, con la finalidad de exponer el machismo detrás de estos enfoques y cómo todo está encaminado simplemente a criticar y castigar socialmente a aquellas mujeres que, por diversas circunstancias, deciden (o no) desafiar los mandatos de género establecidos, en este caso, la función social de la madre, establecida por la religión, la falsa moral, la familia y las relaciones sociales.

- Son madres solteras-divorciadas

Tal como esta característica lo dicta, son mujeres que tienen hijos con una figura del padre que brilla por su ausencia. Ese detalle importante, es ignorado cuando viene la burla y la crítica a las luchonas: que sea una madre soltera implica que necesariamente existió un hombre que tendría que estar siendo parte de la crianza de los hijos, además de compartir gastos y tiempo, pero como ese padre se encuentra ausente, o aparece (a veces) cada fin de semana, es ella quien tiene que hacerse cargo, sola o con sus redes de apoyo, de sus criaturas. Lo curioso es que la burla social no va para los padres irresponsables y ausentes, sino a quienes de cierta manera tienen que subsanar esa ausencia. También existen los padres luchones, claro está, aunque en menor medida. Por cierto, ¿dónde están los memes burlándose de los papás luchones? ¿O a esos sí se les reconoce el gran trabajo que hacen? ¿Entonces su trabajo es más valioso?

- Llaman a sus hijos “bendiciones”

Muchas de estas características hacen una generalización de la mamá luchona con la finalidad de agudizar la ridiculización, en este caso, algunas madres solteras llaman así a sus hijos e hijas: “bendición”. La mayoría de ellas son adolescentes que fueron básicamente convencidas, o que tuvieron que convencerse a sí mismas de que, estar embarazadas y traer hijos al mundo es una bendición. ¿De dónde creen que viene este discurso? De la institución religiosa y su discurso entreverado en las familias mexicanas. ¿Qué habría pasado si una adolescente decide abortar para no tener a esta “bendición”? Bueno, se le llamaría irresponsable, mala mujer y hasta asesina, se le haría responsable de estar embarazada como si se hubiera fecundado sola.

Nuevamente, la condena social es para ellas y no para el “compañero” de paternidad. Total que no se les permite abortar, se les persuade de que esto que les pasó es una bendición y no les queda más que convencerse de ello hasta que lo creen. Por cierto, ¿y qué si una mujer en verdad considera a su hijo una bendición? Incluso si no fuera así y le llama “bendición”… ¿Qué afectaciones tiene eso a nivel social? O en pocas palabras: ¿En qué le afecta a usted?

- Dejan encargados a sus hijos generalmente con sus madres

Cuando no existe la figura paterna en la familia, la madre tiene que cubrir ambas figuras, tanto a nivel de cuidados, como económicamente, además de las labores “normales” de una madre de familia como los quehaceres del hogar. Entonces, la madre tiene que trabajar, pero… "oh, oh": el padre que debería estar ahí, no está, así que las luchonas piden ayuda a sus redes cercanas, casi siempre conformadas por la madre, abuela u otras familiares. Aquí se nos está olvidando que los padres solteros y los padres de fin de semana hacen exactamente lo mismo, es decir, dejan a sus hijos con su mamá, pero en ellos no está mal ya que las mujeres nacimos para cuidar hijos ¿cierto? Al menos esa es la visión de quienes consideran a las luchonas malas madres por dejar encargados a sus hijos, ya que es su obligación cuidar de ellos… ¿Pero no es obligación de los papás también?

- Se van de fiesta, toman caguamas y escuchan a Jenny Rivera

Es decir, hacen lo mismo que los papás. Pero en este caso representa una ofensa social porque el lugar de las mujeres - madres es en casa, cuidando hijos, limpiando el hogar y olvidándose de sí mismas. Por cierto, también debe estar guapa y disponible por si el padre irresponsable decide regresar. El discurso contra las mamás luchonas da a entender que ellas no tienen derecho a divertirse, ni a salir. Lo de la caguama es bastante clasista, la verdad, como si sólo es las clases bajas se consumieran caguamas y como si solo en estas se diera el fenómeno de la madre soltera.

Por cierto, cuando se hace referencia a la música que escuchan, se menciona a Jenny Rivera, Lupita D’Alessio o Paquita la del Barrio y se le llama “feminismo musicalizado”, lo cuál habla de una falta de conciencia e información acerca de lo que es el feminismo, que no tiene que ver con odiar o maltratar hombres, ni con el tipo de “empoderamiento” del que hablan estas canciones. Esto muestra que la crítica que se realiza no tiene fundamentos y sólo busca generar el desprecio y la humillación de la luchona. O tal vez sólo lo dicen por convivir y ser “graciosos”.

En cuanto a los novios, está mal visto que las mujeres se relacionen con otro hombre que no sea el padre (incluso ausente) de sus hijos, ya que, a pesar de que el hombre se fue, o bien, fue abandonado por irresponsable o maltratador, parece tener derecho de propiedad sobre ellaLos papás, por su parte, son libres de rehacer su vida amorosa cuantas veces haga falta, mientras que ellas son juzgadas si inician una nueva relación, o si simplemente disfrutan de su vida sexual. Aquí, por supuesto, subyace una idea de falsa moralidad aplicada sólo a las mujeres.

- Comparten memes y hacen publicaciones de mujeres “cabronas, chingonas y luchonas”

Y es aquí donde Internet pone de su parte. Al parecer, es muy ofensivo para muchos usuarios y usarías de redes sociales, ver publicaciones en las cuáles las mujeres se auto-nombran “cabronas, chingonas y luchonas” (incluso más que publicaciones misóginas, pederastas y violentas). ¿Qué idea está debajo de estas reacciones? Probablemente que las mujeres deben ser discretas, silenciosas, no ostentar nada, ni presumir, sobre todo si lo que ostentan hace quedar mal a un señor desobligado. Estas acciones parecen afectar verdaderamente a todos los usuarios de Internet que inmediatamente toman cartas en el asunto: comparten un meme de mamás luchonas y ponen a esas mujeres (o intentan hacerlo) en el lugar social que les corresponde, el silencio.

- Se auto felicitan públicamente y se sienten heroínas por ser padre y madre a la vez, sobre todo el Día de las Madres y el Día del Padre

El Día del Padre ha sido, sobre todo, el día que más corazones de papás se rompen cuando ven a una mamá luchona diciendo que ha sido padre y madre a la vez. Parece que quieren robarle su día a los papás, ¡como si no tuvieran suficiente con el Día de las Madres en el que les regalan flores y aparatos electrodomésticos para que se vayan a su casa a trabajar y cocinar! ¡Qué mal agradecidas! Les dan un día completo para que desde temprano cocinen y laven los trastes de toda la familia en su celebración… vaya desconsideración que pidan un reconocimiento extra por hacer lo que el padre desaparecido no ha hecho durante años.

Estos pensamientos son los se esconden tras la idea de la mamá luchona: sexismo y clasismo disfrazados de un chiste que en realidad sólo busca humillar, minimizar y poner en su lugar a la madre soltera que sale de los estándares sociales de lo que implica ser mujer y ser madre. Problemáticas sociales como el embarazo adolescente, la cultura de la violación, la desigualdad en los derechos sexuales y en el derecho a la diversión, la necesidad de un descanso de la maternidad, la falta de reconocimiento de las labores de cuidado y del hogar pasan a segundo plano, ya que lo importante es darle una lección social a estas mujeres, para que se aplaquen y se alineen al mandato social que les dice cómo deberían comportarse siendo mujeres y madres.

La idea de este texto es, como siempre, que reflexionemos: ¿Por qué nos causa tanto ruido o molestia ver a una mamá soltera que ostenta lo que hace en sus redes sociales? ¿Acaso no es eso lo que hacemos la gran mayoría de las personas en nuestros perfiles personales en Internet? Hablar de lo que hacemos, compartir nuestros triunfos, orgullos y satisfacciones. ¿Por qué en las luchonas está eso tan mal? ¿Por qué considera usted que no se merecen ese reconocimiento? ¿Qué es lo que confronta en usted? ¿En qué privilegio o experiencia de vida suya está interfiriendo la declaración de una luchona? ¿Por qué le parece tan importante hacerle saber lo que usted piensa acerca de eso y de manera pública?

Sabemos que, como en todos los casos y situaciones de la vida, hay madres solteras que nunca debieron ser madres, así como casos de padres solteros cuya historia es por demás injusta (que por supuesto, es un problema de género), y también hay papás que, a pesar de las circunstancias y de una separación, están. En es caso, si usted tiene la posibilidad de hacer algo para evitarlo, si va a tomar partido y acción porque le corresponde de alguna forma, las opiniones burlonas, memes y chistes salen sobrando. Si no se va a tomar acción y responsabilidad al respecto (generalmente porque no es nuestro asunto), la crítica y el meme no harán un gran cambio.

Y usted señora luchona, no importa si escucha a Jenny Rivera o a Beethoven; si tiene cinco novios, novias o se queda soltera; si toma cerveza o champaña; si viste sexy o conservadora; si es ama casa o sale a trabajar; si encarga a sus hijos por el trabajo, por la fiesta o por necesidad; si lo publica o no en Facebook. No importa si usted es una gran madre, si trabaja mucho, si hace sacrificios, si hace lo mejor que puede en estos tiempos en los que sostener una casa y mantener con salud, amor, educación, vivienda, ropa y diversión a un hijo es una labor tremenda. Usted siempre será criticada porque hace muchas cosas bien, pero hay una que hace mal y eso la marca para siempre: usted no es la mujer que la sociedad dice que tiene que ser, es decir, sola, obediente, dependiente económicamente y emocionalmente de un hombre, sometida a uno y encerrada en casa sin importar sus sueños y sus deseos. Tal vez lo haya elegido o no, pero ciertamente usted está haciendo más que el padre ausente, y eso nadie lo dice, ni lo dirá.

@AleCaligari