Opinión

¿Secuestro de alto impacto mediático?

Hubo muchas reacciones y dudas.

  • 02/06/2016
  • Escuchar

El secuestro y liberación inmediata -en un fin de semana- de Alan Pulido Izaguirre, en Ciudad Victoria, Tamaulipas impactó en las primeras horas en las redes sociales por la forma en que se dieron los hechos. De pronto –el domingo– vinieron a nuestra mente aquel fatídico 2010 cuando justo una semana antes de la jornada electoral, fuera asesinado el candidato priísta Rodolfo Torre que cambió todo el escenario político del estado de Tamaulipas. Para muchos un estado fallido.

 

El joven futbolista ex seleccionado nacional, ex jugador de los Tigres de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) y actual integrante del Olympiacos de Grecia, fue aparentemente privado de su libertad la noche del sábado 28 de mayo, por cuatro personas armadas y encapuchadas cuando regresaba de una fiesta en compañía de su novia Ileana Sañas, en la carretera interejidal. Los presuntos secuestradores bajaron al deportista y a su novia del auto deportivo BMW y se lo llevaron a una casa de seguridad. A su novia la dejaron ahí y fue quien dio aviso a sus amigos sobre lo ocurrido.

 

Hay dos versiones de la hora en que ocurrieron los hechos: una que fue a las 20:30 horas y la otra, pasadas las 23 horas. 

 

¿Cuál es la buena?

 

Según Armando Pulido, hermano mayor de Alan, éste, hizo una llamada antes de su secuestro desde su celular para avisar que había camionetas que lo estaban siguiendo. "Un amigo me comentó que Alan le había llamado pero no había podido hablar con él, solamente se escucharon gritos y ruidos de camionetas", dijo Armando en una entrevista al Grupo Imagen.

 

Horas después, a las 13:30 horas del domingo 29 de mayo los familiares de Alan recibieron una primera llamada donde les exigían pago por su rescate, por lo cual iniciaron negociaciones, después vino otra llamada; exigían un pago de seis millones de pesos.

 

Podemos inferir que el grupo de Coordinación Tamaulipas estaba informado e implementó un operativo especial para dar con el paradero de Pulido Izaguirre. Ya que después de las 14:00 horas, el procurador Ismael Quintanilla dijo que militares y policías apoyados por al menos dos helicópteros, recorrían zonas de Ciudad Victoria para encontrar y poner en libertad al joven deportista.

 

Más tarde, en la madrugada del lunes 30 ocurrió el milagro y el joven atleta fue liberado sano y salvo.

 

En un comunicado, el gobierno de Tamaulipas confirmó que fue trasladado a un hospital para someterse a una valoración médica.

 

Poco después, el gobernador Egidio Torre Cantú se encontró con el futbolista y felicitó a las corporaciones que participaron en el rescate.

 

Por la mañana fue presentado después ante los medios, acompañado por el gobernador de la entidad como si nada hubiera pasado.

 

Hasta ahí iban las cosas bien… Pero no supieron comunicar quizá y todo se volvió un enredo.

 

¿Qué ocurrió?

 

Supuestamente alrededor de la medianoche fue el propio futbolista quien en descuido de uno de sus captores, llamó al número 066 para denunciar dónde se encontraba, lo cual facilitó su rescate por parte de las fuerzas de seguridad, del estado de Tamaulipas.

 

Alan habría forcejeado con uno de sus captores e incluso hubo intercambio de golpes y le logró quitar el teléfono celular, con el cual pudo pedir auxilio. Hay otra versión que habló desde su celular, lo escribe Raymundo Riva Palacio en su columna en El Financiero.

 

De acuerdo con los dichos del procurador Quintanilla en entrevista a medios, Alan estaba en la parte alta de la casa de seguridad y en un momento determinado lo dejaron solo, por lo que pudo “zafarse”. “Es como forcejea con la persona que lo estaba cuidando (…) todo fue muy rápido, él pudo reaccionar de esa manera, avisa (al 066) y es como llega la policía, prácticamente en cuestión de minutos”, dijo.

 

Y agregó que el delantero se lesionó una muñeca cuando rompió un vidrio con la intención de abrir la puerta, porque ésta estaba cerrada con llave.

 

Quintanilla criticó a quienes dudan del caso: “Me han comentado que todo está armado, pues debe ser un grupo de actores muy grande, la Policía Federal, la Sedena, la fuerza estatal (...) y a lo mejor el deportista es muy buen actor como para prestarse a una cosa de estas”.

 

¿Y los otros 3 secuestradores dónde estaban?

 

¿Por qué lo dejaron solo?

 

¿Por qué dejaron a su novia en el auto?

 

El Comisionado de la Policía Federal, Enrique Galindo, dijo que las autoridades negociaron con los captores sin pagar rescate.

 

Empero, en un principio las autoridades tamaulipecas dijeron que los secuestradores no habían tenido contacto con la familia de Pulido para exigir un rescate, después el procurador Quintanilla reveló que los raptores hablaron en dos ocasiones con los familiares del ex seleccionado nacional para exigir un rescate.

 

Mmm…

 

Hay más de una versión del secuestro y rescate, además del sospechosísimos de montaje.

 

La primera versión que dieron las autoridades de Tamaulipas, luego de que Pulido ya se encontraba en libertad, es que por medio de un operativo conjunto aplicado por fuerzas federales y estatales se logró rescatarlo.

 

La otra versión, que da el procurador Quintanilla es donde Alan Pulido fue llevado a una casa de seguridad de dos plantas y aprovechó el momento en que estuvo solo con uno de sus secuestradores con quien forcejeó para quitarle el celular y avisar a las autoridades.

 

Un reporte oficial señala que Pulido hizo tres llamadas al 066: en una primera, dijo que dos de tres secuestradores dejaron la casa y entonces sometió a quien quedó con él; la segunda llamada, Alan indicó al operador que la policía estatal había llegado a la casa, y en la tercera llamada sólo fue para confirmar con el operador que estaba con agentes “de confianza”.

 

¿Qué siguió después?

 

En el operativo una persona fue detenida cuyo nombre es Daniel Hernández Morales de 38 años de edad, originario de Veracruz, quien admitió pertenecer a un grupo delincuencial.

 

Pero la historia no termina ahí, y tal como si fuera un filme de Hollywood horas después, fue detenido por medio de la fuerza Osvaldo Velázquez García, autor intelectual del secuestro y quien es esposo de una prima del jugador de futbol Alan Pulido…

 

En conferencia de prensa Quintanilla Acosta reveló que la detención de esta persona se suscitó, luego de tareas de inteligencia coordinadas entre autoridades federales y estatales, que además se valieron de las declaraciones aportadas por detenido.

 

Informó que elementos de la División de Investigación de la Policía Federal, junto con personal de la Procuraduría implementaron un cerco de seguridad en la zona y realizaron diversos recorridos de vigilancia. “Hasta esta mañana, cuando este sujeto abandonó el predio y en el momento en que lo conminaron a entregarse, sacó un arma de fuego de entre sus ropas y disparó en varias ocasiones contra los elementos federales, quienes repelieron la agresión”, mencionó.

 

Los policías federales resultaron ilesos al ataque, mientras que el agresor recibió un impacto en el hombro derecho y un rozón en el cuello del lado izquierdo, heridas que a decir de las autoridades no ponen en riesgo su vida, no obstante tuvo que ser trasladado a un hospital de la capital tamaulipeca para su atención.

 

Fue presentada una imagen con los datos de presunto culpable.

 

Una vez dado de alta, fue presentado ante la delegación de la Procuraduría General de la República en el estado de Tamaulipas. Hasta este momento no vi ningún comunicado de su situación ni el número de averiguación previa.

 

Eso sí, de acuerdo con el testimonio de Daniel Morales, el ahora detenido Osvaldo Velázquez se encontraba en el mismo festejo que la víctima y alertó a los autores materiales del momento preciso en que salía de la fiesta y el tipo de vehículo en que viajaba. Minutos después se consumó el secuestro.

 

Por cierto, ante la serie de críticas sobre todo en redes sociales, a la familia de Alan Pulido le tiene sin cuidado el morbo que causó el secuestro: "No nos importa lo que piense la gente, que si fue algo montado o actuado", agregó Armando Pulido en una entrevista.

 

Final feliz… Ahí podría acabarse el cuento, y quedaría para un buen videohome tipo años 80s, de los hermanos Almada.

 

Pero no, hubo muchas reacciones y dudas.

 

Hubo intercambio de acusaciones entre priístas y panistas. El senador del PRI Manuel Cavazos acusó al candidato del PAN en Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca, de estar presuntamente involucrado en el secuestro como parte de la guerra negra que se vive en esa entidad. Declaró que no es la primera vez que sucede este tipo de casos, sin dar nombres declaró que “este señor que es candidato del PAN en la elección municipal de Reynosa, cuando contendía una de sus gentes, recurrió al auto secuestro de su secretario de finanzas, acusaron al PRI y resultó que habían sido los mismos.

 

Roberto Gil Zuarth, presidente de la Mesa Directiva del Senado, lamentó las declaraciones del senador: “Duele mucho que se recurra a la mentira, a las falacias", expresó.

Afortunadamente llego la mesura.

 

En lo personal, debemos decir con todo respeto, que estamos ante un secuestro y liberación atípico, raro, que de entrada nadie creyó.

 

A lo mejor sí fue un secuestro real y estamos especulando. Pero tiene muchas contradicciones, y por la forma en que se presenta surgen dudas.

 

Quizá el joven deportista y su novia deberían ser sometidos a una batería de pruebas en detector de mentiras, no propiamente el polígrafo del que ya nadie cree -menos yo que he escrito sobre él en este espacio-, (¿Eliminar el polígrafo de los controles de confianza?) sino el lector de iris que usa la inteligencia de EU para saber quién miente. Con ello tendríamos certeza de lo que ocurrió, y no se lea esto como una estrategia político electoral en un estado altamente competitivo al domingo 5 de junio.

 

 

Dudas, dudas, dudas…

 

1.- El secuestro se da en el marco de una elección altamente competitiva y donde el secuestro es cosa común. Tan común que días antes, antes habíamos visto en la red social YouTube como un grupo de presumiblemente miembros del Cartel del Golfo, de Matamoros, presentaron a una presunta banda que se dedicaba al secuestro y a la extorsión y que mataba a sus víctimas para no dejar evidencias. Luego los asesinaron con un tiro en la cabeza.

 

Los seis detenidos, que fueron grabados hincados, con una venda en los ojos y sus manos atadas a la espalda, responden al interrogatorio de los presuntos miembros del Cartel del Golfo…

 

Confiesan que se dedican al secuestro y la extorsión e identifican al jefe de la banda como “Pancho”.

 

La información fue dada a conocer por la web de Apro-Proceso, y algunos medios internacionales como Univisión le dieron seguimiento.

 

Véase... Delincuentes atrapando a delincuentes en México

 

2.- El grupo de activistas Anonymous México lanzó un video a través de su canal de YouTube en el que aseguran que el secuestro se trató de una estrategia, como parte de una campaña electoral entre las televisoras y el gobierno de Tamaulipas. En el clip de casi tres minutos, Anonymous criticó la rapidez con la que fue montado un operativo de búsqueda para liberar al jugador de sus secuestradores, lo que podría tener relación con alguna campaña electoral, según los activistas.

 

3.- Las expresiones de líderes de opinión son un buen indicador para saber más.

 

a) Posicionamiento de columnistas antes de saber su liberación:

 

Salvador García Soto, autor de la columna Serpientes y Escaleras en El Universal, escribió obviamente mucho antes de la liberación sobre dudas del secuestro “Porque en sus declaraciones, la novia del jugador del Olympiakos de Grecia afirma que cuando los detuvieron, los secuestradores llamaron a Alan por su nombre; es decir, sabían a quién secuestraban, además de que a la chica la dejaron ir. ¿Qué secuestradores hacen eso? Anoche se supo que los secuestradores ya hicieron contacto con la familia de Pulido y, de entrada, piden una cifra estratosférica por su rescate, lo que significa que planean una larga negociación, tan larga como para que pasen las elecciones y este secuestro de alto impacto también impacte los resultados electorales. La pregunta es ¿a cuál candidato quieren ayudar los criminales?…”.

 

 

Templo Mayor de Reforma:

“SEIS AÑOS después, la delincuencia organizada vuelve a tomar el papel protagónico en las elecciones para gobernador de Tamaulipas.En 2010 fue el asesinato del candidato priísta Rodolfo Torre y ahora es el secuestro del futbolista Alan Pulido, que por su carácter de internacional pone en el ojo del mundo la crisis de inseguridad que se sigue viviendo en ese estado. Así, mientras el priísta Baltazar Hinojosa y el panista Francisco García Cabeza de Vaca se dan hasta con la cubeta electoral, en la vida real el pueblo tamaulipeco vive atrapado entre el imperio de los cárteles y la incapacidad gubernamental”.

 

Pablo Hiriart en El Financiero:

“El secuestro del futbolista Alan Pulido en Tamaulipas y las elecciones en una semana en esa entidad, es una coincidencia que ni un niño se la podría creer.Ahí están las manos de la narco política, que a través de una acción criminal buscan incidir en un proceso electoral competido...”.

 

Pascal Beltrán en Excélsior:

“Pocos crímenes lastiman tanto a los mexicanos como el secuestro. La angustia lacera a las familias, incluso antes de vivir el plagio de alguno de sus integrantes. Este año ha visto incrementarse ese delito, ante la falta de investigación por parte de las autoridades. A veces hace falta que ocurra un caso relevante para hacer luz sobre una problemática social. La prevalencia y crueldad de ese delito fue bien evidenciada por los secuestros de los jóvenes Hugo Alberto Wallace, Silvia Vargas, Fernando Martí y Juan Francisco Sicilia, ocurridos en 2005, 2007, 2008 y 2011, respectivamente. En los años que siguieron, hubo un esfuerzo por abatir ese delito, sobre todo gracias al activismo que desplegaron los padres de esos jóvenes, muertos todos ellos por la acción de sus captores. Ahora nuevamente estamos ante un caso de secuestro de un joven muy reconocido por la sociedad: el futbolista Alan Pulido... En este México escéptico, hay quien piensa que el plagio tiene motivaciones electorales —Tamaulipas elige gobernador el domingo—, pero aunque fuera cierto, el hecho no dejaría de ser muy grave.  Así que, otra vez, el plagio de una persona conocida pone el delito de secuestro en el mapa de la preocupación ciudadana”.

 

Carlos Marín en Milenio:

“Tamaulipas, podrido por el crimen. La prominencia del secuestrado 203 en Ciudad Victoria pareciera un caso excepcional, pero nada es tan común en Tamaulipas como la incontrolable actuación del crimen organizado en sus otras distintas expresiones: desapariciones, homicidios, contrabando de mercancías, trasiego de drogas, robo de combustible, cobro de piso y tráfico de personas... Calderón no se atrevió, Peña tampoco, pero la presidencia debe reconocer que Tamaulipas es un estado fallido y actuar en consecuencia”.

 

Ciro Gómez Leyva en El Universal:

“El secuestro del futbolista Alan Pulido, ayer en Ciudad Victoria, ocurrió el domingo previo a las elecciones de gobernador en Tamaulipas. Tal como hace seis años la mano criminal asesinara el lunes previo a las votaciones al candidato del PRI, Rodolfo Torre. Los dos hechos quizá nada tengan que ver entre sí, pero comparten raíz, atmósfera, componentes, trama. Tamaulipas era una tragedia en esta semana hace seis años. Tamaulipas es una tragedia hoy...”.

 

Ricardo Alemán en Milenio:

“El secuestro de Alan Pulido y los 21 muertos de la elección. De suyo, el secuestro del futbolista Alan Pulido resulta intolerable para una democracia que se respete.Sin embargo, que haya ocurrido en su natal Ciudad Victoria, confirma que en Tamaulipas no existen condiciones para una elección como la del domingo venidero. Tamaulipas es tierra de nadie y territorio sin ley. Sin embargo, por doloroso y condenable que resulte el secuestro del futbolista, también es cierto que no es el único caso de violencia y crimen en tiempos electorales”.

 

b) Posicionamiento de columnistas después de saber lo ocurrido, en las columnas del martes martes 31 de mayo, ¿todo cambió?

 

Ciro Gómez Leyva en El Universal hace una serie de cuestionamientos:

1 Alan es secuestrado con su novia, a quien se deja en libertad. Es decir, habría claridad en cuanto a que el objetivo era el famoso futbolista. Se trataría de un secuestro estudiado. Y caliente.

2 El comisionado de la Policía Federal, Enrique Galindo, me dijo ayer que de inmediato comenzó una negociación con los secuestradores y que todo indicaba que el hombre a quien se detuvo cuando se liberó a Alan formaba parte de los grupos locales del crimen organizado, algo que luego se confirmaría. Se trataría de profesionales.

3 Los secuestradores, sin embargo, no habrían sometido a Alan en la casa de seguridad. Según la Procuraduría de Justicia de Tamaulipas, en un descuido, peleó contra uno de los captores, quien además tenía un teléfono a la mano. Alan lo venció sin que nadie se percatara y pudo llamar al 066 para pedir que lo rescataran. Queda la impresión de que deambulaba por el lugar.

4 Que haya aportado detalles sobre el sitio donde lo tenían secuestrado lleva a pensar que tampoco le vendaron los ojos durante el traslado, una de las acciones elementales de cualquier secuestrador, incluso de los menos fogueados.

5 Las policías rescataron a Alan sin que, según el comisionado Galindo, los secuestradores opusieran resistencia. O tuvieron tiempo para huir, o en el lugar había solamente una persona, otra situación inverosímil en un secuestro que despertaría enorme interés en la sociedad”.

 

Raymundo Riva Palacio en El Financiero:

“El discurso oficial dice que las cosas van por buen camino, pero la información pública indica lo contrario. Lo que le pasó a Pulido es ejemplo de la desarticulación de la política de seguridad gubernamental. Tamaulipas es una de las entidades donde más vigilancia federal hay, y el Ejército coordina las acciones en el estado. De manera coyuntural, a una semana de las elecciones, la presencia federal había sido reforzada. En las últimas semanas también se habían incrementado las denuncias de la intervención del Cártel del Golfo en el proceso electoral, pero aun así, ante los ojos de todos, metafóricamente hablando, se cometió este secuestro de alto impacto y lo trasladaron a una casa de seguridad en el centro de Ciudad Victoria. Un inverosímil descuido del único vigilante de Pulido durante su breve cautiverio, le permitió al futbolista marcar el 066 de emergencia–increíble también que sus secuestradores no lo despojaran de su celular–, que permitió ubicarlo atrás del edificio de Tránsito en Ciudad Victoria y rescatarlo. Si la versión es cierta, fue un golpe de suerte y no, como dijo el comisionado de la Policía Federal, Enrique Galindo, resultado del esfuerzo coordinado entre las fuerzas de seguridad”. 

 

Secuestro idiota!/Ricardo Alemán en Milenio:

“En un primer momento, el secuestro del futbolista Alan Pulido prendió todos los focos de alerta. Se había llevado a cabo en Tamaulipas –la entidad con niveles más altos de violencia–; el secuestrado era a un famoso futbolista y –por si fuera poco–, el plagio tuvo lugar a una semana del proceso electoral. Era el escenario perfecto para esperar lo peor. Por eso muchos pensaron en el crimen de Rodolfo Torre Cantú, hace seis años. Sin embargo, pocas horas después de conocido el secuestro, el gobierno estatal –incapaz de atender los más elementales delitos–, sorprendió a propios y extraños al presentar ileso al futbolista. ¿Qué pasó? Entones se conocieron detalles del secuestro. Se había tratado, según todos los indicios, de un secuestro idiota. Que si fue un montaje del gobierno estatal, que si propaganda del gobierno de Tamaulipas, que si fue un acto con tintes electoreros a favor del PRI, que si el futbolista es un mago del escapismo, que si… ¿Qué fue lo que pasó? Pocos lo saben… ¿A quién beneficia –por ejemplo–, secuestrar en Tamaulipas –a una semana del proceso electoral–, a un famoso como Alan Pulido? ¿Cuál sería el beneficio –para una banda criminal que opera en Tamaulipas–, llevar a cabo el secuestro de una víctima de alto perfil como Alan Pulido, en medio del reflector del proceso electoral? ¿Es creíble que una banda de profesionales del secuestro haya sido capaz de un plagio como el de Alan Pulido?

 

Jorge Fernández Menéndez en Excélsior:

“En cuanto nos enteramos de que el futbolista Alan Pulido había sido secuestrado en Ciudad Victoria, escribimos en Twitter que el narcotráfico ya había votado en Tamaulipas, como lo había hecho seis años atrás con el asesinato de Rodolfo Torre Cantú, el candidato priista y hermano de Egidio (quien se convirtió en su sucesor de esa forma tan traumática) a una semana de las elecciones. Afortunadamente la historia de Pulido terminó mucho mejor que la de Rodolfo. Alan fue rescatado 24 horas después de su secuestro, en una sucesión de eventos que sugerirían que, más allá de ser criminales, sus secuestradores eran poco profesionales. Pero el golpe mediático que eso significó, tan cerca de las elecciones, con dos candidatos virtualmente empatados, no ha sido medido y su efecto lo veremos, sin duda, el domingo próximo, en las urnas”.

 

 4.- Y la columna estrella fue la de Catón de este miércoles 1 de junio en Reforma y en muchos periódicos más. Catón quien es la voz popular y el columnista más leído de México escribió este miércoles: “...El presunto secuestro (...) ha dado origen a toda suerte de suposiciones, opiniones, presunciones, figuraciones y especulaciones. Más de un elemento de esa truculenta trama autoriza a poner en duda la veracidad del relato tanto del protagonista como de las autoridades. Muchos piensan que estamos en presencia de un montaje puesto en práctica con fines electoreros. En cualquier caso lo cierto es que lo sucedido habrá de perjudicar al PRI. A quien urdió este aventurado enredo, de probarse su falsedad, le saldrá el éste por la tirata, que es algo peor que salirle el tiro por la culata, pues pocos son los que han creído la historia del levantón, la audaz escapatoria y la rápida y eficiente intervención de las fuerzas de seguridad. Si el candidato priísta sufre un descalabro en Tamaulipas atribúyalo en buena parte a este aparente invento de última hora…” (Reforma, 1 de junio).

 

Catón es un hombre sabio…

 

Esta película todavía no termina… hay muchas preguntas.

 

Le daremos seguimiento, con todo respeto.

 

@fredalvarez

@OpinionLSR