Opinión

Secreto financiero

Es conveniente ahorrar en tiempos de prosperidad y bonanza. Este es el secreto financiero por el cual se rigen muchas personas exitosas. | José Luis Castillejos

  • 28/04/2020
  • Escuchar

Un alto porcentaje de las personas no le han dado importancia a ahorrar dinero. Hoy que viven una contingencia por la pandemia del coronavirus no saben qué hacer.

Siempre echaron en saco roto la recomendación de los viejos: "Hay que guardar pan para mayo".

Y mayo está a la vuelta de la esquina. Millones no saben qué hacer. Están desempleados, sin despensas, sin seguridad social y amenazados, como todos, por la enfermedad.

En tiempos de bonanza hay que saber darle el valor al dinero, qué comprar, cómo administrarse, qué hacer para mantener finanzas sanas y evitar futuras crisis económicas.

Sostiene Pablo Partida Gómez, un analista de estos menesteres, que el dinero no puede comprar salud, el cariño de la familia, ni un hogar, menos el amor ni a un Dios.

Pero un alto porcentaje, quizás un 95 por ciento, cree que con dinero se consigue todo. A estas alturas nadie puede comerse un fajo de billetes. Tiene que ir al supermercado a adquirir alimentos o, si puede, cultivarlos.

También muchos creen que con dinero la gente te respeta más. Mentira. El respeto se gana a diario con acciones y buen vivir. Con dinero se pueden pagar deudas pero no saldar daños morales, ni unir familias desestructuradas.

Algunos cometen el error de creer que con dinero se gobierna. Si así fuera Donald Trump sería el mejor gobernante del mundo y José Mújica habría sido el peor ex presidente del Uruguay, por andar con zapatos rotos y ser un agricultor que va por la vida despreocupado dando lecciones de cómo vivir.

Pero el dinero, es para muchos, un Dios que gobierna y rige voluntades de personas. El dinero es el "Dios" de los narcos, de los traficantes de drogas, de los tratantes de personas, de los corruptos, de políticos de pacotilla.

No es que el dinero sea malo. Depende cómo y para qué se administre. Ayuda parcialmente a conseguir felicidad, pero no es todo.

Desde mi experiencia puedo decirles que he ahorrado cada peso y cada centavo que me fue posible y lo he invertido, y después de muchos años apenas comienza a dar rentabilidad. Pueden decirme algunas personas que uno ya tiene resuelta la vida.

Pero y ¿por qué tú no resuelves tu vida, ordenando tus finanzas? ¿Comienza ahora? No es que te conviertas en miserable y no gastes, no viajes o no te alimentes. Hazlo pero ahorra para que tengas las cosas más fáciles, sin tanto apremio.

Nunca podrás comprar salud, ni amigos, ni salvación, menos un hogar.

Cuando murió John D. Rockefeller, uno de los hombres multimillonarios de  Estados Unidos, uno de sus abogados preguntó: ¿Cuánta fortuna ha dejado? Un hombre sabio lo escuchó y le respondió "lo dejó todo". Efectivamente no se llevó nada.

Preocúpate por tener para comer, vestir, viajar y superarte.

No es más rico quien más gana, sino quien mejor se administra y ahorra.

Actualmente muchas familias viven en la frustración. Otras se están separando y es que cuando la pobreza entra por la puerta el amor sale por la ventana.

Nunca dejes seducirte por las tarjetas de crédito o los pagos a largo plazo. Si tienes efectivo compra. Si no, aguántate. No seas adicto al tarjetazo porque ello terminará por romper tus lazos familiares y económicas. Serás la frustración andante.

Haz un sinceramiento de cuentas que consiste en saber cuánto tienes, cuánto puedes gastar, qué debes y hacia dónde debes ir.

En tiempos de crisis siempre hay oportunidades para invertir sea en un terreno, en una casa, en alguna pequeña propiedad. Siempre habrá alguien dispuesto a vender porque está urgido de dinero. Sólo no abuses de tu condición y poder que te dé el dinero.

Solamente el Supremo Creador es autosuficiente. Nosotros no somos nada. Administramos un poquito y nos creemos demasiado. No cometas ese error de creerte importante. No lo eres.

El dinero nos debe servir para intercambiar bienes, pero no para comprar voluntades, sexo o seguidores.

Invierte tu destreza, habilidad y energía en hacer el bien. Nunca crear a pie juntillas en los bancos y menos en las bolsas de valores. Son especuladores. Ese es su negocio. No te dejes seducir.

Tampoco codicies el dinero ajeno. No te extravíes en ello. Y, cuando puedas, sé generoso con el que menos tiene.

Algunas recomendaciones que hay que tomar en cuenta son: gastar menos de lo que se gana; pagar siempre las deudas, analizar qué es lo importante al momento de gastar, controlar los bienes de consumo, usar créditos sólo si son productivos, evitar las deudas.

Toda crisis es una prueba y es ahí donde se ve cómo están tus finanzas, si puedes mantener liderazgo familiar o si te derrumbas frente a la adversidad.

Busca el consejo de los expertos, de quienes trabajan día a día por hacer empresa.

Sobre todo recuerda que la época de las vacas gordas no duran toda la vida y es importante administrar el dinero para afrontar los tiempos difíciles. Es conveniente ahorrar en tiempos de prosperidad y bonanza.

Este es realmente el secreto financiero o el ABC sobre lo cual se rigen muchas personas exitosas.

Analízalo y ponlo en marcha.