Opinión

¿Se justifica el presupuesto del INE?

José Antonio Sosa Plata

  • 31/08/2017
  • Escuchar

El presupuesto solicitado por el Instituto Nacional Electoral (INE) para la elección 2018 parece desorbitante. De hecho lo es, sobre todo si lo comparamos con lo que cuestan otros procesos electorales en el mundo.

El gasto estimado será de más de 25 mil millones de pesos

Los partidos políticos tendrán a su disposición 6 mil 800 millones y el resto, 18 mil 200 millones, serán para la operación del instituto.

La cifra es la más alta de la historia

Si comparamos el gasto con el de las elecciones de este año, el aumento es de más del 100%. Y si hacemos el mismo ejercicio con los casi 16 mil millones de pesos ejercidos en las elecciones presidenciales de 2012, el incremento es del 36%.

Las críticas contra el instituto han sido muy duras

Sin embargo, lo que algunos no saben es que la decisión final de los montos la toman los partidos políticos desde el Poder Legislativo.

Los Consejeros Electorales salieron a defender el punto

Aseguran que una de las razones del incremento presupuestal tiene que ver con las nuevas responsabilidades que asumieron al absorber el control de los institutos locales.

La nueva logística será muy cara

Entre otras cosas, esto significa que instalarán, por ejemplo, todas las urnas electorales en el país para las tres elecciones federales y las elecciones locales concurrentes que habrá en 30 de las 32 entidades.

Prácticamente subirán todos los rubros

Unos más, otros menos. La capacitación y organización electoral subirá el 52%. Las tecnologías de información que se requieren para responder a las nuevas necesidades informáticas, casi el 19%. El registro de electores más del 15% y la fiscalización más del 12%.

La inflación ha generado otras presiones

El tipo de cambio del peso con relación al dolor afectó la compra de materiales para las credenciales de elector y los equipos de cómputo. La redistritación y la creación de nuevas plazas también obligaron a solicitar el ajuste presupuestal. 

¿De qué magnitud es el incremento solicitado?

La respuesta oficial no deja de ser retórica. De acuerdo con el consejero Ciro Murayama, el impacto sobre las finanzas públicas se mantiene igual que en el de las elecciones del 2000, 2006 y 2012.

¿Cómo explica la paradoja?

En las tres —dice— se utilizó el 0.35% del Presupuesto de Egresos de la Federación. “Es decir, que su operación costó 35 centavos por cada 100 pesos que aprobó de gasto el gobierno en esos años”.

Para el 2018 la meta es la misma

“Las consejeras y consejeros del INE nos propusimos no rebasar ese monto y mantenernos” en una cifra similar. En consecuencia, el costo por cada ciudadano inscrito en la lista nominal será de 205 pesos.

Pero eso no es todo, pues el gasto será mucho mayor

Por un lado, porque los Organismos Públicos Locales Electorales también están pidiendo aumentos a pesar de la reducción en sus ámbitos de responsabilidad. Por el otro, si sumamos lo que cuestan las instituciones encargadas de la parte contenciosa de los comicios.

La estimación total suena desmedida

Los especialistas advierten que se podría rebasar los 40 mil millones de pesos. Y aunque casi todos coinciden en señalar que se trata de un exceso injustificado, algunos han expresado que la inversión se justifica ante los riesgos que implica salirse del actual modelo.

También se cuestiona la falta de sensibilidad

La situación económica del país no está en su mejor momento. Y si consideramos las grandes necesidades de la sociedad, el tremendo gasto en democracia no refleja con facilidad el retorno de inversión.

La corrupción es otro fenómeno que crece

En las elecciones el tema es recurrente. Con razón, mucha gente se pregunta por qué la sociedad debe seguir financiando, sin restricciones, a partidos y candidatos que se salen del marco de la ley y no reciben sanciones que pongan un freno verdadero y ejemplar a este tipo de conductas.

En 2018 los riesgos para el país son muy altos

La presión del contexto internacional, de manera particular la relación con Estados Unidos. La #GuerraSucia y la confrontación podrían derivar en conflictos sin precedente. La desconfianza en las instituciones mantiene su tendencia a la baja, en niveles preocupantes.

Por eso, el INE no debe perder fuerza y credibilidad

Las elecciones del año próximo representan uno de los retos mayores de la democracia. Para lograrlo, la misión es mantener la legitimidad, credibilidad y transparencia institucional. Si se supera la prueba, la reducción de costos tendría que ser una de las mayores prioridades.

¿Estarán dispuestos a corregir los partidos y el actual Consejo General del INE?

Preguntas y comentarios a sosaplata@live.com

Twitter @sosaplata

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.