Opinión

Se intensifica competencia estratégica EU-China por pandemia

China comienza a dar un paso al frente mientras que Estados Unidos da uno hacia atrás. | Jorge Iván Garduño

  • 20/02/2021
  • Escuchar

Estados Unidos y China se encuentran desde hace tiempo en un enfrentamiento que algunos denominan “competencia estratégica” o “guerra comercial”, algo que pudiera llamarse “guerra fría”, pero sin serlo, ya que las condiciones actuales son muy diferentes de las que prevalecían al terminar la Segunda Guerra Mundial (1945) y hasta la caída del Muro de Berlín y la disolución de la Unión Soviética (1989-1991).

Sin embargo, la competencia estratégica Estados Unidos-China es un enfrentamiento que desde hace tiempo está en desarrollo, y que si bien, cada una de las naciones ha tenido sus “aciertos” y “desaciertos”, sus “victorias” y sus “derrotas”, este enfrentamiento ha comenzado a agudizarse precisamente por la pandemia provocada por la covid-19.

Una manera de resumir lo que está sucediendo en las últimas semanas sería: China está encontrando oportunidades dadas las circunstancias en cada uno de estos dos países, está encontrado circunstancias para llenar lo que percibe como “vacíos” y “oportunidades”, y es que entendamos qué momento está viviendo Estados Unidos.

Estados Unidos está en una carrera por recuperar su hegemonía perdida durante el mandato de Donald Trump, y siendo azotada por temperaturas bajo cero que han colocado a tres cuartas partes de su territorio bajo el hielo y con reaperturas y reconfinamientos en ciudades por la covid-19 que habían declarado el tema de los contagios como un asunto “ya resuelto”, para entrar en una “nueva normalidad”, sin embargo, el virus del SARSCoV-2 sigue acelerándose en su fase de contagio y mortalidad, algo que, a diferencia de los Estados Unidos, China supo controlar, evitando que su economía se derrumbara, y muy al contrario de la nación norteamericana que vive una crisis económica que no se le ve final, aunque la administración Biden está decidida a vacunar a gran parte de su población para el próximo verano.

Los norteamericanos tienen conflictos internos que no han podido controlar, y que, muy al contrario, continúan polarizando la sociedad cada vez más, y a esto hay que sumarle el proceso electoral que vivieron, y que dejó al desnudo un trumpismo exacerbado y enajenado.

Esto coloca a China en una posición preponderante, ya que ha demostrado un mejor manejo de la pandemia que su rival comercial Estados Unidos, lo que le ha permitido dar muestras ya de su “músculo”, reclamando posiciones en los mares del sur, tal es el caso con Japón, Taiwán, India, y lo que esto está propiciando es un reacomodo de “alianzas estratégicas”, derivando en una en particular y que podría ser determinante para los intereses de los chinos: el surgimiento de una alianza con Irán, uno de los principales blancos de la política de Donald Trump y que Joe Biden deberá subsanar.

Es así como, China e Irán encuentran un espacio para ampliar su participación, por lo que se dio a conocer en meses pasados públicamente de parte del gabinete de gobierno del país islámico su alianza con China, lo que permitirá un incremento de actividades militares de los chinos en Irán, lo que sería un desafío franco al gobierno norteamericano, en un momento complicadísimo para esta nación.

Estamos viendo, cómo la nación asiática sigue dando pasos en firme rumbo a una hegemonía que lentamente pierde Estados Unidos. La pandemia ha venido a acelerar esta situación, y ya China tiene números positivos de crecimiento a estas alturas del año y a pesar de que todavía no sale de la crisis de salud por la covid-19, ya desde el año pasado se reportó un crecimiento del PIB chino de alrededor del 2.3% y continúa al alza, mientras Estados Unidos continúa atorada su economía y su crecimiento monetario. Es decir, China comienza a dar un paso al frente mientras que Estados Unidos da uno hacia atrás.

La covid-19 se convierte en un factor determinante para frenar económicamente a uno y permitir el despegue económico de otro.

Y no descuidemos la “guerra tecnológica” que estas dos naciones también libran, y para ello recordemos la aplicación Tik Tok, una empresa china que Estados Unidos busca frenar, al igual que como lo ha intentado con la marca Huawei, que fueron acusadas en su momento por el gobierno de Trump como empresas que utiliza el gobierno chino de Xi Jinping.

Tiempo al tiempo.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.