Opinión

Se hunde el régimen

AMLO viene de crisis en crisis en el sector salud. | Jorge Ramos Pérez

  • 27/01/2020
  • Escuchar

El presidente Andrés Manuel López Obrador lanza dardos a sus críticos desde el pedestal de Palacio Nacional. No deja títere con cabeza. Algunos, los narcos, por ejemplo, tienen mejor suerte, como fue el caso de Ovidio Guzmán, hijo de Joaquín El Chapo Guzmán.0

Desde el arranque de su gobierno, López Obrador viene de crisis en crisis en el sector salud. Desabasto de medicinas, lo mismo para pacientes -sean niños o adultos- con cáncer que para personas con VIH. También se les ocurrió la brillante idea de recortar, finamente a hachazos, los recursos de institutos nacionales de salud, como Cancerología o Cardiología. El desastroso arranque del Insabi, que sustituyó al Seguro Popular, es una tragedia que llevó a nulificar como vocero a su titular, un antropólogo de los afectos del presidente.

Como siempre los culpables fueron el pasado y los corruptos enquistados en el régimen.

En La Silla Rota se documentó en 2019 el cementerio de hospitales a medias que dejaron como reguero por todo el país el gobierno de Enrique Peña Nieto. También cómo hacían reportes de equipo obsoleto en el IMSS, pero sin resolverlo.

Los reportajes demostraron que, en efecto, en la última década comenzó el abandono de los hospitales. Reducciones presupuestarias, menor número de operaciones quirúrgicas o citas médicas, pese a un notorio incremento en la población derechohabiente.

Sin embargo, las medidas impuestas desde la Secretaría de Hacienda, primero con Raquel Buenrostro en la Oficialía mayor y continuadas con su sucesora, están llevando a tronar el sistema de salud.

Las constantes denuncias de padres cuyos hijos con algún tipo de cáncer obligaron al secretario de Salud, Jorge Alcocer, a disculparse con ellos por una desafortunada declaración.

Pero el problema sigue sin resolverse. La semana pasada los padres de los niños regresaron a las calles. Entonces el presidente acusó a Jaime Nieto Zermeño, director General del Hospital Infantil de México Federico Gómez, de estar involucrado en corrupción por la compra de medicamentos oncológicos. Sin embargo, horas después el doctor fue ovacionado de pie por médicos, enfermeras y personal del instituto, como muestra de respaldo.

LA SILLA ROTA tuvo acceso a un video de una reunión que se celebró el jueves en el auditorio del hospital. En la grabación se ve a Nieto Zermeño en el estrado, frente a un grupo de doctores, enfermeras y personal administrativo que le aplaude de pie y le grita “No está solo, no está solo”.

Irma Eréndira Sandoval, secretaria de la Función Pública, remató el sábado 25 de enero en Twitter que desde 2019 se investiga a directivos de ese hospital.

Si Nieto Zermeño es responsable entonces debe ser castigado por una acción criminal. Pero si es inocente, el presidente e Irma Eréndira deberán disculparse.

Desde su primera campaña presidencial el hoy titular del Ejecutivo, cuya investidura dice cuidar afanosamente, habló de combatir la corrupción y de acabar con el régimen podrido.

No hay duda de que se hunde ese régimen. La pregunta es quiénes más se están hundiendo con él y no se dan cuenta.

Punto y aparte. Muy feliz el gobierno porque México avanzó ocho lugares, respecto del año pasado, en el índice 2019 de Transparencia Internacional. Que se detuvo una caída que comenzó hace cinco años en ese indicador. Hasta ahí todo muy bien. Pero, ¿y las redes de corrupción? Porque de peces gordos México ya está harto. Aquí mismo se ha documentado el fracaso del combate a la corrupción desde los tiempos de Miguel de la Madrid, hace ya más de 30 años. Este gobierno de López Obrador va en la misma ruta. Nos vemos en 2024 y veremos si la felicidad era real o producto de un espejismo.

Punto final. Vienen semanas de ajustes en órganos autónomos. Desde el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) hasta el Instituto Nacional Electoral (INE), cuya convocatoria ya comienza a cocinarse y hasta hay aspirantes a ocupar un asiento en la famosa herradura. ¿Morena está durmiendo? No.