Opinión

¿Se está domando a la pandemia?

Los retos en materia de salud son enormes, los efectos económicos serán muy profundos. | Agustín Castilla

  • 30/04/2020
  • Escuchar

En estos momentos nada me gustaría más que se comprobara que, como lo afirmó el presidente hace unos días, se está logrando domar a la pandemia del coronavirus -en buena medida gracias a que la sociedad ha cumplido al pie de la letra con las medidas sanitarias- por lo que en unas cuantas semanas podremos retomar nuestras actividades y en poco tiempo todo lo que estamos viviendo hoy, lo recordemos tan sólo como en una pesadilla de la que ya despertamos.

Este domingo López Obrador nos presentó un panorama que nos debería resultar tranquilizador pues de acuerdo a lo que informó, el crecimiento de personas infectadas con covid-19 ha sido horizontal por lo que no se han saturado los hospitales y se cuenta con una disponibilidad de hasta 70% en camas de terapia intensiva y con personal médico y ventiladores suficientes para atender a los pacientes.

Desde luego también quisiera compartir su optimismo en el sentido de que la crisis económica será pasajera, que tendremos una rápida reactivación de la economía y en los siguientes meses se generarán 2 millones de empleos. Sin embargo, lamentablemente la realidad pinta muy distinta.

Seguramente sin las medidas de sana distancia y aislamiento social hoy estaríamos enfrentando una crisis de salud pública de mucho mayores dimensiones, pero de ahí a asegurar que se ha logrado aplastar la curva como todavía ayer lo reiteró el presidente López Obrador hay un gran trecho. Tampoco me parece que la disciplina social haya sido la óptima pues mucha gente se ve obligada a salir por absoluta necesidad para procurar su subsistencia, y muchos otros siguen actuando con irresponsabilidad.

Al 28 de abril se registró un total de 16 mil 752 casos y mil 569 defunciones, pero se observa que el crecimiento que se está presentando cada día es de alrededor de mil nuevas personas confirmadas, e incluso las gráficas basadas en información de la Dirección General de Epidemiología de la Secretaría de Salud muestran claramente una curva ascendente que contradice a lo señalado por AMLO. Otro dato inquietante es que conforme al análisis de la Johns Hopkins University, nuestra tasa de letalidad es de 9.4%, siendo sustancialmente la más alta de Latinoamérica -la más próxima es de Brasil con 6.9%-. De igual forma algunos ejercicios comparativos arrojan que cuando España tenía 17 mil 147 casos confirmados el número de decesos era de 767; Italia con 15 mil 115 casos, reportaba a mil dieciséis personas fallecidas; Estados Unidos con 19 mil casos sólo tenía 260 decesos. Por su parte, el Laboratorio Data-Driven Innovation de Singapur, que se dedica al desarrollo de modelos matemáticos e inteligencia artificial, estima que la transmisión del covid-19 se reducirá en un 97% en México para el 10 de junio.

Es decir, partiendo de que los métodos de medición pueden ser distintos y que es difícil pronosticar el comportamiento de la pandemia, es claro que estamos muy lejos de poder cantar victoria en un contexto en que el personal de salud se manifiesta por las condiciones de riesgo en que tienen que realizar su trabajo y varios hospitales de la Ciudad de México han agotado su capacidad de atención.

En materia económica la mayoría de los análisis coinciden en que entraremos a una recesión muy aguda con una caída de cuando menos 6% del PIB -y por tanto de la recaudación- , quiebra de cientos de miles de micro, pequeñas y medianas empresas con la consecuente pérdida de fuentes de trabajo -tan sólo entre el 13 de marzo y el 20 de abril se perdieron 347 mil empleos- y conforme a la ONU, más de la mitad de la población podría padecer hambre y lamentablemente es probable que nuestro país no sea la excepción. Ojalá el presidente tuviera razón, pero todo indica que falta mucho para que podamos domar la pandemia, los retos en materia de salud son enormes, los efectos económicos serán muy profundos y tardaremos varios años para recuperarnos –sobre todo si se toman decisiones equivocadas-.