Opinión

¿Se enojó el presidente?

El clímax del rechazo en el estadio Alfredo Harp Helú fue cuando AMLO descalificó las expresiones en su contra y las etiquetó como porra fifís. | Romina Román

  • 26/03/2019
  • Escuchar

Los que estaban muy cerca de él, notaron que el presidente Andrés Manuel López Obrador nunca esperó el recibimiento y las rechiflas en la inauguración del estadio Alfredo Harp Helú.

El primer mandatario llegó puntual a la ceremonia y se le veía contento, ya que compartía la alegría por la apertura del nuevo estadio, el que será la sede de su deporte favorito y de una de sus grandes pasiones: el béisbol.

Para la ceremonia, primero se nombró al benefactor y empresario Alfredo Harp Helú, quien recibió una desbordante ovación, pero al citar al presidente de los Estados Unidos Mexicanos, el ambiente se transformó: chiflidos, gritos de ¡Fuera! ¡Fuera!, insultos y abucheos llenaron el estadio.

El Himno Nacional Mexicano y el de los Estados Unidos calmaron los ánimos, pero la rechifla y los abucheos regresaron cuando el presidente tomó la palabra. Los insultos provenían principalmente de la zona A3 a la A8, de la B3 a la B8 y de las gradas que se ubican al fondo del estadio, quienes en su mayoría pagaron por los boletos entre 200 y 90 pesos. Muchos eran de la porra de los Diablos Rojos.

Una pequeña parte del estadio que eran los invitados especiales se abstuvo de cualquier manifestación y una minoría, sí aplaudió de pie el discurso del presidente que duró apenas 2 minutos, entre ellos, se vio a Arturo Garita, actual Secretario general de servicios parlamentarios del Senado.

El clímax del rechazo fue cuando el Jefe del Ejecutivo descalificó las expresiones en su contra y las etiquetó como porra fifís; ahí se desbordaron los insultos que pararon cuando el presidente López Obrador se retiró al palco de la familia Harp Helú.

Ahí se encontró con muchos de los que para él son indeseables y representantes del conservadurismo: empresarios, ex funcionarios públicos y hasta el que fue el director general del Fobaproa.

En puerta, más despidos a burócratas

La caída en la recaudación por cerca de 7 mil millones de pesos dejó heladas a las autoridades financieras, ya que de continuar esa tendencia se vendrá otra ola de despidos de burócratas, lo que pondrá en serios aprietos al gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador y en particular al secretario de Hacienda, Carlos Urzúa.

Nos cuentan que se estudia con detalle la viabilidad en la aprobación de la Ley de Fomento a la Confianza Ciudadana que se analiza en el Senado y que plantea cumplimiento voluntario y permanente de las obligaciones regulatorias y fiscales, así como la operación y administración de un padrón único de confianza.

La disyuntiva es que se teme que esta iniciativa, si pasa tal y como se presentó en noviembre, pueda generar una mayor caída en la recaudación y con ello, poner en verdaderos aprietos al gobierno federal, por lo que ya se considera como una posibilidad imponer candados para evitar el no pago.

Así las cosas…

¿En puerta reunión AMLO-Trump?

@rominarr  | @OpinionLSR | @lasillarota