Opinión

Santa Lucía ¿rumbo al fracaso?

Santa Lucía no es una alternativa porque se concibe como una construcción modesta sin mayores aspiraciones que no podrá competir con otros aeropuertos. | Romina Román

  • 22/10/2019
  • Escuchar

Los que seguirán en pie de guerra serán empresarios, expertos en aeronáutica y muchas de las líneas aéreas que operan en el país, quienes insistirán en la inviabilidad de avanzar en la construcción del Aeropuerto de Santa Lucia.

Incluso, hay compañías que aseguran que no volarán a esa terminal aérea por el riesgo que representa el proyecto, debido a que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) ha hecho caso omiso de todas las alertas de expertos nacionales e internacionales.

De acuerdo con especialistas, Santa Lucía interferirán con el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México y el de Toluca, y el principal problema será el de la conexión en los vuelos: unas rutas llegarán a la base militar en el Estado de México y otras a la capital del país, lo que se convertirá en absolutamente inoperable,

Nos dicen los que saben que el aeropuerto nacerá muerto, ya que desde ahora la gran mayoría de las compañías no ven con buenos ojos Santa Lucía, por lo que se prevé que sean pocas las que se animen a utilizar la nueva terminal, por lo que la inversión y los esfuerzos serán infructuosos.

La misma Concanaco advirtió que México requiere de mayor conectividad para incrementar el ingreso de turistas extranjeros, a fin de superar los más de 40 millones que se captaron en 2018, sin embargo, Santa Lucía no es una alternativa porque se concibe como una construcción modesta sin mayores aspiraciones que no podrá competir con otros aeropuertos.

Otro tema que preocupa es su construcción, ya que estaría en manos principalmente de la Secretaría de la Defensa Nacional, quien no cuenta con la especialización y la experiencia para levantar una obra de esas dimensiones.

A todo lo anterior se suman las protestas de los pobladores de la zona, ya que aunque desde julio de este año la obra ya cuenta con la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA), representantes de comunidades cercanas aseguran que ese proceso se otorgó de forma cuestionable.

Lo que más les preocupa es la sustracción de agua de la zona, pues de acuerdo con datos de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), en los acuíferos de la región se extraen 750 mil litros del líquido al día para abastecer a los estados de México, Hidalgo y parte de la Ciudad de México. Esta cantidad es considerablemente inferior a los 6 millones de litros de agua al día que requerirá la operación del aeropuerto, según un estudio.

Mineras, dispuestas a invertir… en Perú

A pesar de compleja situación por la que atraviesan, las compañías mineras tiene potencial para invertir 26 mil 400 millones de dólares en los próximos seis años. Lo anterior permitiría generar 50 mil empleos directos y 275 mil indirectos.

En la actualidad, la industria extractiva es uno de los sectores con mayor aportación fiscal, ya que tan sólo por Impuesto Sobre la Renta (ISR) pagó 46 mil 159 millones de pesos en 2018, de los cuales la minería de los rubros metálicos y no metálicos aportó 74% del total, con 33 mil 977 millones de pesos.

Entre los empresarios del sector hay preocupación porque ante la falta de certidumbre jurídica, inseguridad y una disminución en el crecimiento económico, las mineras empezaron a voltear a Perú, como una alternativa más atractiva que México, por lo que las compañías mexicanas y extranjeras empezaron a optar por esa nación andina.

Estos temas se hablarán hoy en la Trigésima Tercera Convención Internacional de Minería, evento que reunirá a los empresarios más importantes de América Latina. El encuentro que se realizará en Acapulco y durará esta semana, reunirá a más de 12 mil personas. Lo organiza la Asociación de Ingenieros de Minas, Metalurgistas y Geólogos de México (AIMMGM), en coordinación con la Cámara Minera de México (CAMIMEX).

Así las cosas…