Opinión

Sant Jordi, una fiesta de amor y libros

El día de los enamorados en Cataluña | Verónica García

  • 03/05/2018
  • Escuchar

La celebración de Sant Jordi es una oportunidad para reflexionar sobre el amor a la cultura. Más allá de la algarabía que genera todo festejo, esta fiesta tiene una relación especial con los libros.

En una de las versiones de la leyenda que da origen a esta festividad, se cuenta que una princesa debía ser entregada al dragón para que éste saciara su hambre. El caballero Jorge impidió que fuera devorada, matando a la bestia y obsequiándole a la princesa una rosa roja que brotó de la sangre del dragón. De ahí que se acostumbre que los hombres regalen rosas rojas y las mujeres obsequien libros.

De Cataluña para el mundo

Sant Jordi es el día de los enamorados en Cataluña. Este ritual donde sólo ellos regalaban rosas rojas y ellas libros ha venido cambiando, así como la reivindicación de la libertad a través de la cultura.

La celebración del libro inició tras la Exposición Internacional de Barcelona de 1929, donde se instauró el 23 de abril como Día del Libro en Cataluña. La UNESCO lo declararía hasta 1995 en referencia a dos grandes escritores: Cervantes y Shakespeare.

Sant Jordi es una expresión de afecto a través de los libros. El amor a la cultura se percibe en el ambiente que rodea este día que, por cierto, no es de asueto. Es un día laborable en el que los lectores, enamorados, escritores, libreros, editores, libros, colores, flores y todas las letras se unen para escribir la palabra cultura.

Sant Jordi, una oportunidad para el encuentro

“Amar” y “pensar” son verbos que se conjugan en un espacio temporal que a veces no cabe en una vida. Sant Jordi se presenta como una pausa reconfortante en esa continuidad del tiempo que nos devora. De entre todos los rituales que nos hemos inventado, el del amor a los libros me parece uno de los más apasionantes. La vocación del lector porta la ilusión de todos los personajes que en esta fiesta se encuentran. Es la pasión por el conocimiento; del uno, del otro, del encuentro.

En este Sant Jordi muchos se han encontrado con sus escritores favoritos, otros se han leído en el título de un libro que siempre ha estado cerrado. De tanto andar entre libros, los viejos amores al fin se han olvidado; otros se entregan entre la poesía, aún están enamorados.

Todos regalan rosas, y no sólo rojas, esta vez también hubo rosas amarillas, una manera de expresar reivindicaciones políticas. Muchos catalanes comentan que Sant Jordi es uno de los días más bonitos del año. Sin duda, es una de las grandes celebraciones para quienes aman los libros y en honor a la cultura, pero, sobre todo, para la libertad. Porque más allá de aquella princesa liberada por un caballero, hoy están las escritoras, los libros que escriben y firman las mujeres que a todos nos liberan.

¡Ay, México!

@Veronica_GarMo@OpinionLSR | @lasillarota

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.


OTROS TEXTOS DEL AUTOR