Opinión

Salvando al Godín en tiempos de coronavirus

En muchos de los casos el coronavirus nos hace lo que el viento a Juárez, pero no es el mismo caso para nuestros adultos mayores. | Aniela Cordero

  • 21/03/2020
  • Escuchar

Estos días se sienten como hace 11 años cuando vivimos la pandemia de la influenza. En ese entonces los Milennials como yo estábamos en prepa y la cuarentena se sentía como si ya estuviéramos de vacaciones. No entendíamos el alcance de la pandemia y no había tantos memes como ahora.

Pero hoy, 11 años después, nos toca vivir una nueva pandemia no tan mortal como la influenza pero más preocupante por la poca preparación y capacidad de nuestro sistema de Salud. Hoy, vivimos esta crisis como adultos, y como tal tenemos que prepararnos y actuar como tal, sin hacer compras de pánico de papel de baño que nos durará tres generaciones.

Entonces, como Godínez yoyo-dorado-tupper-pyrex que somos, hay que actuar responsablemente, y para lograrlo, aquí les van unos tips:

No hacer compras de pánico como si se fueran a quedar encerrados 40 años en sus casas:

No necesitan 600 rollos de papel de baño en sus casas, ni 50 latas de atún porque al tercer día de comer lo mismo, se van a comer un dedo sólo por comer algo diferente. Tampoco acabar con los productos de limpieza, si no echaron cloro ni pinol ni fabuloso del morado en años, no van a empezar ahorita. Además, nosotros que tenemos esa capacidad adquisitiva, tenemos que ser responsables socialmente para que TODOS puedan comprar lo mínimo indispensable. Además, hoy en día siempre podemos pedir el súper en línea, o pedirlo sólo para recogerlo en las pick-up lines como Walmart, Sams, o Superama.

Si nos dan la posibilidad de hacer home office, entiendan: no-son-va-ca-cio-nes. No son días para salir, ni para no hacer nada en la casa, son días que nos vuelven más productivos porque no necesitamos perder tiempo en traslados, ayuda a nuestro bolsillo porque evitamos gastos de desayuno, transporte, comida, chucherías y cuanta cosa se nos atraviese en el camino, y es una excelente oportunidad para demostrar con resultados, KPIs y compromiso que el home office no tiene que ser satanizado y que puede ser una prestación de cajón para los Godínez administrativos.

No salgan. NO-SAL-GAN. Más que a lo mínimo indispensable. No por ustedes, milennials, sino por los boomers, y los Gen-X que son nuestros padres y abuelos. Sí, en muchos de los casos (aunque no todos) el coronavirus nos hace lo que el viento a Juárez, pero no es el mismo caso para nuestros adultos mayores. Podemos salir, contagiarnos y ser portadores, y que se enfermen nuestros papás, y ya los quiero ver dándose golpes de pecho. Entre todos, siendo responsables, nos cuidamos y cuidamos a nuestra comunidad. Además, con Amazon, Mercado Libre, Rappi, Uber, y demás aplicaciones y servicios a domicilio, pueden pedir lo que sea para no salir de la seguridad de sus casas.

Por último: resistan. No es tan malo quedarse en casa, sirve que limpian el closet, desinfectan, pasan tiempo en familia, y reflexionamos sobre lo que le estamos haciendo al planeta y lo que el planeta nos está haciendo para defenderse.