Opinión

Salvando al Godín de los factores de riesgo psicosocial

O las generalidades de la NOM-035-STPS-2018 | Aniela Cordero

  • 07/09/2019
  • Escuchar

Ya tenemos prácticamente encima el 23 de octubre, fecha en la que entrará en vigor la famosísima NOM-035-STPS-2018, muy esperada por todos los Godínez hartos de que los exploten y negreen impunemente en sus aldeas, sufriendo cuadros de ansiedad, depresión, insomnio, y demás achaques causados por el estrés y el entorno laboral.

La NOM-035 (pa’ los cuates), habla de los riesgos psicosociales en el trabajo, y para entendernos todos, aquí está la definición de la propia norma: “Factores de Riesgo Psicosocial: Aquellos que pueden provocar trastornos de ansiedad, no orgánicos del ciclo sueño-vigilia y de estrés grave y de adaptación, derivado de la naturaleza de las funciones del puesto de trabajo, el tipo de jornada de trabajo y la exposición a acontecimientos traumáticos severos o a actos de violencia laboral al trabajador, por el trabajo desarrollado. Comprenden las condiciones peligrosas e inseguras en el ambiente de trabajo; las cargas de trabajo cuando exceden la capacidad del trabajador; la falta de control sobre el trabajo (posibilidad de influir en la organización y desarrollo del trabajo cuando el proceso lo permite); las jornadas de trabajo superiores a las previstas en la Ley Federal del Trabajo, rotación de turnos que incluyan turno nocturno y turno nocturno sin períodos de recuperación y descanso; interferencia en la relación trabajo-familia, y el liderazgo negativo y las relaciones negativas en el trabajo”. (DOF, Segunda Sección, 23 de octubre de 2018. México)

Ahora bien, la norma es muy extensa, tiene varias interpretaciones, aplicaciones y demás información, por lo que solamente haremos un repaso general de cuáles son los factores a los que alude la norma para que de entrada al 23 de octubre, no nos agarren desprevenidos. En siguientes entregas les compartiré más información mucho más detallada, pero por lo pronto, vámonos a los generales.

Con la definición anterior, la NOM-035 establece un mínimo de condiciones obligatorias para las empresas respecto a situaciones controlables que afecten la salud mental, social, familiar y laboral de sus colaboradores, mismas condiciones que deben de estar plasmadas en una “Política de Prevención de Riesgos Psicosociales” (y esta política no es de cuates, sí o sí las empresas la deben de tener y tienen que dejar de hacerse patos) que será el conjunto de compromisos, principios y procedimientos que la propia compañía establecerá para no sólo disminuir los factores de riesgo que ya existen, sino prevenirlos; para impulsar un entorno laboral favorable, digno y decente (adiós nido de víboras); y para facilitar la mejora continua de las condiciones de trabajo en general (adiós jornadas largas, hola home office).

“Y bueno, ¿qué es lo que tengo que tomar en cuenta para que no sigan chillando y puedan terminar el reporte que pedí desde hace un mes?” Preguntó amargamente el Jefe Tóxico Supremo. Son 7 factores que aparecen en el apartado 7 de la NOM-035:

1. Condiciones en el ambiente de trabajo: son las que se relacionan con la adaptación de los trabajadores a las instalaciones, mobiliario y estado físico general del lugar de trabajo. (Se acabaron los muebles de linóleo y déjense venir con todo los cubículos ergonómicos)

2. Cargas de trabajo: ¿hay necesidad de explicarlo? ¿Sí? Ok. Este factor se relaciona directamente con las exigencias que la compañía le impone al colaborador y sus consecuencias cognitivas, emocionales, y hasta cuantitativas. (Vamos, que no es normal que 1 persona haga la chamba de 3, y encima le pidan que no se vea ni sienta como muerto viviente)

3. Falta de control sobre el trabajo: es la posibilidad que el colaborador tiene para utilizar todo su potencial y desarrollar sus habilidades y conocimientos. Es decir, qué tanto es dueño de su puesto, y que tan autónomo lo dejan ser. (Te llegó la hora micromanagement)

4. Jornadas de trabajo y rotación de turnos: nada de ponerse la camiseta y quedarse hasta las altas horas de la noche nomás por buena gente… Si la compañía no se había alineado ya con lo que establece la LFT, ahora sí le cayó el chahuixtle.

5. Interferencia en la relación trabajo-familia: nada de poner el trabajo primero, hay que pasar tiempo de calidad con la familia, los seres queridos, nuestro peor-es-nada, hasta con el perro. Si las actividades de la compañía nos impiden o interfieren con el tiempo que tenemos reservado para nuestra familia, el riesgo psicosocial aumenta. (Preséntense de nuevo con su familia, ya estarán pasando más horas con ellos)

6. Liderazgo negativo y relaciones negativas en el trabajo: 3 palabras al respecto: Encuesta de Clima Organizacional. (Bueno, fueron 4)

7. Violencia laboral: en este rubro, la NOM-035 solamente está considerando el acoso psicológico, el hostigamiento y los malos tratos. No se considera el acoso sexual ni los relacionados con posibles delitos.

Así que agárrense, que a partir de octubre se van a poner buenas las políticas para mejorar el ambiente laboral (que ya hacía falta) y para poco a poco tener una mayor calidad laboral y mejor salud mental en el trabajo. Pero no depende sólo de los patrones, también de nosotros los Godínez el aplicar la norma, que funcione e irla mejorando.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.