Opinión

Salvando al Godín de las entrevistas virtuales

O los errores más comunes a evitar. | Aniela Cordero

  • 28/03/2020
  • Escuchar

En estos días de acuartelamiento, incertidumbre, y arañar las paredes después de visitar 8 veces el refri sin encontrar diferencia alguna en su contenido, de acondicionar la sala o el comedor para tener una sensación de "oficina" y de no saber en qué día vivimos de no ser por nuestras juntas de seguimiento, no hay que desesperar y hay que tratar de adaptarnos lo mejor posible a estos tiempos inciertos.

Parte de adaptarse, es continuar con los procesos de reclutamiento que estén confirmados y que siguen avanzando. Como medida preventiva, el 99.99% de los procesos se están llevando a cabo de manera remota con los candidatos y las entrevistas se están haciendo a través de videoconferencias, ya sea por Zoom, Webex, Hangouts, Facetime o incluso Whatsapp cuando todo lo demás falla.

Pero a pesar de que llevemos 15 días de cuarentena (a todos los que pueden quedarse en casa y no lo han hecho: shame on you), no hay que olvidar que en una entrevista las primeras impresiones cuentan, y más si son remotas y el entrevistador no puede oler que llevan 3 días sin bañarse porque se la pasan trabajando desde el sillón, y tampoco puede ver cómo caminan, ni sentir el apretón de manos, así que los detalles son más importantes que nunca.

Y si en estos días tienen entrevistas vía remota, tengan cuidado con los errores más comunes que se tienen por no darle la importancia debida porque, aunque sea virtual, sigue siendo igual de importante (o más) que una entrevista presencial.

Primero, la conexión. Hoy más que nunca, no podemos gozar de un ancho de banda lento porque Netflix, y las juntas obvio. Entonces, pídele a tu entrevistador un espacio antes de la entrevista para probar la conexión y asegurarte que tengas las aplicaciones o extensiones necesarias para conectarte sin problema.

Segundo, el lugar de la entrevista. Es súper importante; trata de encontrar un espacio que esté bien iluminado y que el fondo sea lo más neutro posible. Nada de tener la entrevista acostado en tu cama con la bolsita de papas, ni de tenerla en el coche porque es el lugar menos ruidoso de la casa. El que le des un lugar físico a la entrevista, le dice al reclutador que te tomas en serio el proceso a pesar de que éste sea remoto y que puedes adaptarte a cualquier situación, además de que le da mucha más formalidad. También debe ser un espacio en casa que te haga sentir cómodo, para que la entrevista fluya con naturalidad.

Adicional al lugar, asegúrate que tienes todo lo que necesitas como un vaso de agua, el cargador de tu computadora, una libreta y pluma para tomar apuntes, o algún documento o presentación que te hayan pedido preparar. Así como haber hecho antes de la entrevista todo lo que necesites como ir al baño (parece chiste, pero es en serio), apagada la estufa, plancha y otros electrodomésticos, para que no tengas que salir corriendo a apagarlos.

Tercero, el ruido. El lugar que elijas, asegúrate que no tenga ruidos ambientales como la lavadora, el camión de la basura o el fierro viejo, la construcción de al lado, música de tu preferencia, o los gritos y lamentos de tus primogénitos demandando salir o que les den más dulces, o el milaneso pidiendo salir a corretear ardillas. Llega a un acuerdo con tu familia (y si es necesario sacrifica todos los panditas rojos que sean necesarios, sobras de comida, y lavar los platos a la hora del desayuno) y hazles saber los horarios en los que necesitan que estén tranquilos y jueguen a hacer el menor ruido posible para que puedas escuchar sin problemas.

Incluso con todas estas precauciones, no está de más utilizar audífonos para asegurar que escuchas bien toda la entrevista y el reclutador sólo te escucha a ti y no al ruido de fondo.

Cuarto, la vestimenta. Si deciden quedarse todo el día en pijama, o pants, o en calzones, está bien, al final nadie los ve más que su familia y sus mascotas. Pero los entrevistadores no queremos saber el color de sus calzones, ni si su pijama es de estrellas, Superman o la camiseta de algún partido político, y mucho menos si están haciendo ejercicio en su casa con ayuda del Abdominator 3000 que compraron en algún canal a las 3 am mientras reflexionaban sobre sus decisiones en la vida. Lo que queremos ver es al Godín bañado, peinado y disfrazado al menos de la cintura para arriba. No es necesario ponerse traje de 3 piezas, camisa almidonada y corbata de seda o gazné, con una camisa limpia y sin arrugas, basta. Para las mujeres, el chongo fodongo de hacer ejercicio o estar casa, no ayuda, pero tampoco tienen que pasar 1 hora alaciándose el cabello. Con una pasada de cepillo, un poquito de agua y una pinza, pasador o diadema, es más que suficiente.

Y listo. Si tienen en cuenta estos errores comunes por la confianza y comodidad que nos genera estar en casa, tendrán una gran entrevista, y aunque no garantiza que los seleccionen, sí les sumara muchos puntos por el profesionalismo.