Opinión

¿Rumbo a la tercera ola?

El anuncio temprano de un riesgo sanitario es fundamental para reducir rumores, problemas y, lo más importante, salvar vidas. | José Antonio Sosa Plata

  • 30/06/2021
  • Escuchar

Es preocupante. La Secretaría de Salud dio a conocer esta semana un incremento de casos activos de covid, registrando un número similar al que se reportó a finales de noviembre del año pasado. Aunque todavía no se asegura el inicio de una tercera ola, lo cierto es que el crecimiento acelerado de la tendencia obliga a redoblar las precauciones, pero también a la activación de una estrategia de comunicación emergente.

Lo que está sucediendo en otros países con las nuevas variables del virus, en especial la Delta y Delta Plus, permiten prever que aún faltan muchos meses para que con la vacunación se logre un control efectivo que nos permita el regreso a la normalidad a la que estábamos acostumbrados. Está demostrado que la comunicación es uno de los pilares de la gestión de crisis ante cualquier situación de emergencia como la que estamos viviendo.

Después de que se canceló la conferencia de prensa vespertina, las acciones de comunicación del gobierno se perciben débiles, insuficientes y confusas. La participación del Dr. Hugo López-Gatell en las mañaneras, entrevistas y redes sociales no es suficiente para orientar a la población sobre lo que se debe hacer en el actual escenario. Por el contrario. Sus declaraciones ya no tienen la influencia necesaria que debe ejercer como autoridad, científico o vocero. 

Por si no lo leíste: Conferencias covid "reloaded"; López-Gatell las revive a 18 días de terminarlas.

Si bien no es lo más recomendable, los voceros oficiales tienen el derecho de actuar políticamente. Pero cuando la lucha contra el virus no se mantiene bajo control, como en Baja California Sur y Quintana Roo, la estrategia debe estar por encima de cualquier interés particular. De hecho, privilegiar los logros y resultados es la mejor forma de obtener el apoyo y confianza de la población cuando se piensa en el futuro.

Los protocolos de gestión de crisis son muy claros cuando advierten sobre los riesgos de no hablar con la verdad, de politizar las acciones de respuesta o de entrar en conflicto con algunos grupos o sectores de la población. En el mismo sentido, advierten sobre los problemas que se pueden generar cuando se envían dobles mensajes o se incurre en contradicciones, omisiones y ocultamientos premeditados sobre los puntos cruciales de la estrategia de comunicación y sus respectivas narrativas.

También puedes leer: Lourdes Mendoza. "México ante el covid sigue sin estrategia". Opinión La Silla Rota, 28 Junio 2021.

Desde el gobierno, mucho se ha criticado el amarillismo o enfoque tendencioso de algunos medios de comunicación. A pesar de todo, los medios siguen ocupando un espacio sobresaliente y de alta credibilidad para que la población se mantenga informada sobre lo que sucede en el mundo, en el país y en su comunidad. Sin duda, representan un equilibrio y contrapeso frente a las fallas de los modelos de comunicación, no solo en el nivel federal, sino también en el estatal y local.

En contraste, por parte de las autoridades no ha habido una autocrítica que sirva de base para corregir lo que falló en los lineamientos y orientaciones que se dieron a la población y en las fallas que tuvo el formato de las conferencia de prensa vespertinas, que fueron visualizadas como el puntal de dicha estrategia. La nueva estrategia no se percibe todavía —si es que la hay— mientras la variable Delta se convierte en la principal amenaza del momento.

Te puede interesar: Contagios en Reino Unido superan los 22 mil, récord desde finales de enero.

En América Latina ya se están dando las primeras reacciones importantes contra la variable Delta. Argentina, por ejemplo, ha limitado el acceso a sus fronteras. Colombia realiza, entre otras acciones, estudios de genómica para evaluar lo procedente. Paraguay estudia la posibilidad de imponer una semana de confinamiento a todos los viajeros que lleguen a su país desde Estados Unidos.

Pero muchos otros países no están preparándose con detalle pues su prioridad es acelerar el proceso de vacunación, que es por supuesto la más alta prioridad. En México, los mensajes sobre el impacto que podría tener parecen sintetizarse en una frase: “No hay que relajarse ni apanicarse”. Una vez más, está claro que no se quiere alarmar a la población, lo que para algunos parece ser la decisión más adecuada. Lo que no se entiende es que se haya transitado tan rápido de un esquema de saturación informativa a otro de información escueta y evasiva.

Te recomendamos: Mariluz Roldán. "Pedir medicina para mi hijo con cáncer no es un golpe de Estado". Especiales La Silla Rota, 28 Junio 2021.

El anuncio temprano de un riesgo es fundamental para reducir rumores, problemas y, lo más importante, salvar vidas. Cuando se actúa con un verdadero sentido de oportunidad se gana la confianza y la credibilidad de la gente. Por eso, cuando estos valores se pierden no solo se incrementan los riesgos en la población, sino que se vulneran los liderazgos. Y al vulnerarse éstos, se puede afectar hasta la estabilidad económica y política de un país.

La gente tiene derecho a estar informada, sobre todo cuando existen situaciones que puedan afectar su salud o integridad física. El contar con información verídica y oportuna también implica que se conozcan y perciban tanto los riesgos como las amenazas. Si éstos no se conocen, entonces no se puede prevenir o actuar en consecuencia una vez que se resulta afectado. Por eso, la comunicación de riesgos debe formar parte de una estrategia bien diseñada para hacer frente a la situación.  

Consulta: Covid-19. Orientaciones para comunicar sobre la enfermedad por el coronavirus 2019 (Guía para líderes). Washington, DC. Organización Panamericana de la Salud, Organización Mundial de la Salud, 2020 .

Qué bueno que el Plan Nacional de Vacunación sigue avanzando al máximo de las capacidades del Gobierno de México. Qué bueno que la mayor parte de la gente ya se concientizó y está llevando a cabo las acciones de prevención más importantes, como el uso de cubrebocas. Qué bueno que están funcionando las acciones gubernamentales para tener la infraestructura hospitalaria que permite atender los casos graves que se están presentando. 

¡Sí, qué bueno! Pero los retos cambian y las estrategias deben adaptarse a las nuevas circunstancias. México ha enfrentado diversas crisis y hemos salido bien librados de la mayoría. ¿En dónde están los protocolos de comunicación ante el nuevo escenario que nos depara con Delta y Delta Plus? ¿En dónde está la Estrategia de Comunicación para que exista claridad sobre los semáforos y lo que se debe hacer en cada uno? ¿Por qué esperar más tiempo cuando los retrasos pueden ocasionar más contagios y muertes?

Recomendación editorial: Carmen Medel Palma, Abigail Rodríguez Nava, Giovanni R. Jiménez Bustos y Ricardo Martínez Rojas (Coordinadores). México ante el Covid-19: acciones y retos. México, Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) y LXIV Legislatura de la Cámara de Diputados, Octubre de 2020.



Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.