Opinión

Rumbo a la Asamblea Constituyente

Deberá aprobar la Constitución Política de la Ciudad de México a más tardar el 31 de enero de 2017.

  • 18/02/2016
  • Escuchar

Luego de un largo peregrinar de la tan ansiada Reforma Política para la Ciudad de México, el proceso electoral para la asignación de los diputados que integrarán una Asamblea Constituyente está en marcha de manera formal desde el pasado 4 de febrero. Ellos, con el apoyo del Grupo Redactor, analizarán, debatirán y avalarán la Constitución Política para la Ciudad de México.

 

Este proceso inédito en nuestra Ciudad Capital inició tiempo atrás con la concreción de diversas reformas y derogaciones de artículos de la Constitución Política Federal que dieron la base jurídica para llevar a cabo el proceso electoral en marcha. Así y por mandato del Legislativo el Instituto Nacional Electoral (INE) será el responsable y encargado de llevar a buen puerto este ejercicio en el que participarán los partidos políticos con registro nacional, los ciudadanos que aspiren a contender bajo la figura de “candidatos independientes”.

 

Habrá observadores electorales y visitantes extranjeros, pero serán los ciudadanos quienes con su participación activa en todo este proceso pero principalmente el día de la jornada electoral -5 de junio-, quienes darán validez y legitimidad a esta elección. Pero es importante conocer a detalle algunos plazos, fechas, etapas y procesos para concretar este pretendido ejercicio democrático.

 

De entrada parece un ejercicio cercano al concepto de democracia, ya que, por un lado, podrán participar los ciudadanos en una elección para elegir a las personas que tendrán el alto honor de integrar la Constitución local, pero por otro lado, se estableció un sistema de designaciones que acompañarán a estos ciudadanos electos democráticamente, es decir, la Asamblea Constituyente estará integrada por 100 diputados “electos” de la siguiente manera: 60 bajo el principio de representación proporcional en la que participarán los ciudadanos con su voto; 14 senadores y 14 diputados federales designados por el voto de las dos terceras partes de los miembros presentes en cada Cámara; 6 propuestos por el Presidente de la República y otros 6 por el Jefe de Gobierno del Distrito Federal.

 

Para el caso de la elección de los 60 diputados existen dos vías de acceso: Por conducto de un partido político nacional o a través de una candidatura independiente, que en éste último caso será sumamente difícil que pueda un ciudadano acreditar, además de los requisitos legales establecidos entre los que destacan la de integrar una Asociación Civil con al menos el aspirante, su representante legal y el responsable de la administración de los recursos de la candidatura independiente, deberán reunir cuando menos la firma de respaldo de 73,792 ciudadanos que son el equivalente al 1% de la lista nominal de electores de nuestra Ciudad Capital.

 

Pronto conoceremos la concreción de este proceso de registro de candidatos independientes, ya que el plazo quedó definido del 6 de febrero al primero de marzo y los aspirantes tendrían hasta el 5 de abril para recabar el apoyo ciudadano que ya referí.

 

El camino para los partidos políticos está menos complicado, sobre todo con la experiencia acumulada durante muchos años de participar en elecciones y por contar con toda una estructura administrativa con la que no cuentan los candidatos independientes. Dos fechas fatales no debemos perder de vista en torno a las solicitudes de registro; para candidatos independientes está establecido del primero de marzo al 5 de abril y para candidatos de partidos políticos del 6 al 10 de abril. El Consejo General del INE sesionará el día 17 de abril para determinar lo conducente respecto de las solicitudes de registro de candidatos tanto de partidos políticos como de los candidatos independientes.

 

Ahora bien, al igual que un proceso electoral habrá campañas electorales que se registrarán del 18 de abril al primero de junio, solo para que la ciudadanía defina 60 de los 100 espacios de la Asamblea Constituyente.

 

La jornada electoral en donde se dispondrán de las respectivas casillas para que los ciudadanos puedan emitir su voto será el 5 de junio y la asignación de los diputados constituyentes será el 23 de agosto una vez resueltas, en su caso, las impugnaciones que pudieran presentarse en torno a los resultados electorales.

 

La Asamblea Constituyente debe instalarse el 15 de septiembre de este año y deberá aprobar la Constitución Política de la Ciudad de México a más tardar el 31 de enero de 2017 por al menos las dos terceras partes de sus integrantes presentes. 

 

Seguramente, los debates en torno a los rubros, temáticas y disposiciones de la nueva Constitución será por demás interesante por las definiciones y posibles cambios en la organización política de la Ciudad Capital, su relación con la Federación; la incorporación de derechos fundamentales en los que la Asamblea Legislativa de Distrito Federal ya se ha pronunciado en algunos casos; su régimen presupuestal, los alcances de las ahora llamadas Alcaldías en lugar de Jefaturas Delegacionales, el papel de los órganos autónomos entre otras tantas y tantos aspectos más, en los que esperamos que se logren los acuerdos y los consensos para que esta Ciudad de México logre contar con una Constitución propia y a la altura de sus ciudadanos, quienes merecen las mejores condiciones de estabilidad económica y social, de derechos y garantías; y que la Ciudad en su conjunto tenga mejor representatividad y autonomía ante la Federación y los conductos necesarios para que establezca sus propias condiciones de organización interna incluidas sus propias leyes.

 

 

@fdodiaznaranjo

 

 

 

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.