El transporte es un tema central en todas las grandes ciudades del mundo. El taxi es un medio importante de movilidad para la población de la Ciudad de México, con cerca de 140 mil unidades registradas en circulación.

En la CDMX el transporte público es un tema complejo que abarca diferentes materias y que interacciona con los sistemas del Estado de México, Morelos, Puebla e Hidalgo de manera cotidiana y por todos los accesos a la megalópolis.

Con base en la última encuesta origen destino del INEGI, es posible describir la siguiente estructura de viajes o traslados de acuerdo al tipo de transporte que las personas utilizan: automóvil particular 41.5 por ciento; transporte colectivo (microbús, autobús, etc.) 34.6 por ciento; y en tercer lugar está el uso del taxi que ocupa el 8.8 por ciento de la movilidad.

Ha de leerse con cuidado este casi nueve por ciento de uso de los taxis porque estamos hablando de millones de personas.   

Robo a Pasajeros con Violencia

Este medio de transporte, al no tener una ruta fija, aporta a la incidencia en el crecimiento de delitos, básicamente de Robo a Pasajeros con Violencia.  

Como se aprecia en la siguiente gráfica, en el año 2010 este delito alcanzó su máximo al registrar un promedio diario de 5.1 robos; a partir de este punto se implementó el Programa Pasajero Seguro, que se mantiene a la fecha y que resultó en  la disminución paulatina de este delito a menos de 1 robo al día.

En el delito de Robo a Pasajero a Bordo de Taxi, el análisis mostró que en el 74.8 por ciento de los casos se presumió que el conductor es el responsable; en otro 13.0 por ciento, una segunda persona ingresó a la unidad una vez que avanzó el vehículo; y en otro 4.3 por ciento el delincuente se ocultó en la unidad.

El análisis del total de las carpetas de investigación permitió conocer que en la comisión del delito de Robo a Pasajero a Bordo de Taxi, se utilizó violencia física en el 60 por ciento de los casos, principalmente el arma de fuego, y en el restante, violencia moral o psicológica con un 40 por ciento.

El 51.1 por ciento se presentó los lunes, viernes y sábado.

El horario de mayor frecuencia fue entre las 04:00 a 07:59 horas y de las 20:00 a 23:59 horas; las víctimas del delito fueron, en el lapso que va de enero a octubre de 2007, 42.1 por ciento mujeres y en el 57.9 por ciento hombres.

Programa Transporte Seguro

Por su parte, el ante señalado Programa Transporte Seguro funciona con base en las siguientes acciones: a) con base en un análisis estadístico se definieron zonas de mayor incidencia a nivel de coordinación territorial; b) 14 de las 71 coordinaciones territoriales concentraron el 50 por ciento del delito; c) se definieron horas y días de incidencia; d)  se establecieron puntos de revisión del interior de los taxi por personal de Seguridad Pública, Instituto de Verificación Administrativa y PGJ Procuraduría General de Justicia; d) se verificaron el vehículo y los antecedentes del conductor; e) se consideró que el Programa se enfoca a la seguridad pública de pasajeros y por ello habrían de revisarse temas administrativos para una seguridad integral; y f) el Programa se revisó y ajustó para observar comportamientos delictivos, modus operandis y definir zonas de revisión, horarios y días.

Sólo en 2017 se revisaron 4 mil taxis por semana, para el mes de octubre se revisaron un total de 147 mil.

En el periodo enero octubre de 2017, el delito de robo en taxi se concentró en la zona centro de la Ciudad y en menor escala en el oriente. En 2017 este delito disminuyó -10.9 por ciento respecto a 2016.

Durante la actual administración del Gobierno de la Ciudad de México el delito de robo a pasajero en taxi disminuyó el -75.4 por ciento. El reto radica en mantener una incidencia baja en este delito. 

La ciudadanía demanda combatir este delito

Ha de subrayarse las encuestas de percepción y victimización muestran que la ciudadanía demanda el combate a este delito.

Entre las medidas preventivas están: verificar que los datos del conductor correspondan con su fisonomía; observar que el taxi tenga sus números rotulados; y que utilice la luz del interior de noche.

Hoy la tecnología permite dar un seguimiento relativo a las unidades, sin embargo, también es importante el autocuidado, indicar a otra persona los datos del vehículo que se aborda, y hasta hablar por teléfono señalando los datos del vehículo y nombre del conductor.

Dr. Jorge Lumbreras Castro | Académico en la FCPyS - UNAM



Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información