Opinión

Retos y oportunidades para el 2016

Los mexicanos demandamos un liderazgo que dé soluciones viables a los problemas.

  • 31/12/2015
  • Escuchar

Hoy concluimos un año sumamente complicado a nivel nacional e internacional, este 2015 nos enfrentamos a grandes retos en diversos ámbitos, tales como el económico, social, de seguridad, de procuración y administración de justicia, mismos que no fueron enfrentados eficientemente y que pusieron aún en mayor riesgo la estabilidad del país.

 

Está claro que lograr un México próspero y en paz, no es una meta sencilla. Sin embargo, después de tres años de mandato del presidente Enrique Peña Nieto, el cambio aunque sí visible en las cifras oficiales del Sistema Nacional de Seguridad Pública del Secretariado Ejecutivo (SNSP), no logra ser percibido por la gran mayoría de los mexicanos y en cambio el descontento sí ha aumentado en la sociedad que ha encontrado en las redes sociales, la plataforma ideal para expresarlo.

 

Los hechos ocurridos en Tlatlaya y Ayotzinapa en 2014, fueron detonantes de una de las peores crisis que se hayan presentado en los últimos tiempos, y es que la falta de respuestas sobre los responsables, acrecentaron la desconfianza de la ciudadanía en el gobierno y las instituciones, misma que de acuerdo a varias encuestas e informes continúa en aumento, a esto se sumó durante este año, la segunda fuga de Joaquín El Chapo Guzmán en plena gira presidencial, hecho que terminó por eclipsar el optimismo por los aparentes avances en materia de seguridad.

                                          

Si el próximo 2016, el panorama económico resulta tan adverso como avizoran algunos expertos en el tema, seguramente el descontento aumentará, pero si además, la inseguridad, la violencia y las violaciones a los derechos humanos siguen presentándose de forma recurrente, será casi imposible sobreponerse de esta grave crisis de desconfianza.

 

Porque hoy en día, los mexicanos demandamos un liderazgo que dé soluciones viables a los problemas, ya que no importa el número de reformas que se aprueben sino el número de problemas que éstas resuelvan.

 

El próximo, es un año electoral, en 13 estados se elegirá gobernador, algunos de ellos enfrentan grandes retos, pues son entidades con magnos retrasos en el plano educativo y económico, con falta de empleos y con altos índices delictivos como Veracruz, Oaxaca, Sinaloa, Chihuahua y Tamaulipas. Los partidos políticos se enfrentarán en unas complicadas elecciones, pues además de la falta de confianza de la ciudadanía, también podrían enfrentarse a amenazas del crimen organizado.

 

Los resultados de los comicios que se aproximan, serán una antesala de lo que sucederá en 2018, no sólo porque abonarán a los proyectos de los precandidatos a la Presidencia de la República, sino porque además reflejarán el sentir de la sociedad y su respuesta por medios democráticos, ya que podremos observar cómo serán las tendencias de voto, como por ejemplo, hacia los candidatos ciudadanos y los partidos de izquierda.

 

Por consiguiente, 2016 debe ser el año, en el que el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, implemente las políticas públicas necesarias que en verdad combatan el desempleo, la desigualdad, la pobreza y la violencia, con miras a reconstruir una sociedad polarizada, consecuencia de una inadecuada distribución del ingreso y de la falta de oportunidades, especialmente, para los jóvenes.

 

Asimismo, aunque la situación se vislumbre complicada y azarosa, hoy más que nunca los mexicanos debemos estar unidos, trabajar por el diálogo y la paz, protestar pero de forma propositiva, combatir la corrupción al no fomentarla, buscar la justicia y el fin de la impunidad por medio de la denuncia, que ser un mejor ciudadano sea uno de nuestros principales propósitos para este 2016.

 

No podemos olvidar los errores, éstos deben servirnos para que sean lecciones que nos abonen sabiduría. ¡Que la felicidad le aguarde en este año que comienza, mis mejores deseos de bienestar y prosperidad para usted, su familia y sus seres queridos!

 

Simón Vargas Aguilar.

 

@simonvargasa

facebook.com/simonvargasa

Linkedin: simón-vargas-aguilar

www.inprincipioeratverbum.com.mx

simon@inprincipioeratverbum.com.mx

 

*Si deseas recibir mis columnas en tu correo electrónico, te puedes suscribir a mi lista en el siguiente vínculo: http://eepurl.com/Ufj3n

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.