Opinión

Retos del nuevo curso escolar

Después de la experiencia del curso pasado, quedó claro que la autoridad educativa federal debía invertir más en la opción de educación a distancia.| Ivonne Ortega

  • 26/08/2020
  • Escuchar

Como si hubiera sonado una campana virtual, el lunes empezó en todo el país el ciclo escolar y la SEP, apoyándose en la televisión abierta, implementó clases a distancia para llegar a la mayor cantidad posible de alumnas y alumnos.

La experiencia de las clasesonline” durante el período de confinamiento total no fue muy buena. El país se topó de frente con el hecho de que no estábamos preparados para esta modalidad escolar, y en opinión de muchos, el curso anterior se salvó únicamente con lo aprendido en el primer semestre.

Desde luego que papás, mamás, docentes y por supuesto alumnas y alumnos pusieron todo de su parte, a pesar de las dificultades de conectividad a internet y de dividir el tiempo entre el trabajo en casa y la educación de los hijos.

Niñas y niños se sentaron frente a las pantallas para ser parte de un histórico esfuerzo para llevar las clases hasta sus hogares. Millones pasaron apuros en el manejo de la tecnología, e incluso maestras y maestros empezaron a aprender cómo transmitir sus conocimientos. Se les reconoce.

No obstante, después de la experiencia del curso pasado, quedó claro que la autoridad educativa federal debía invertir más en la opción de educación a distancia, no únicamente en la disponibilidad de sus materiales, sino también en la calidad y cualidades pedagógicas de los mismos.

Está más que claro que no es lo mismo las clases en el aula real que en casa, a través de una pantalla. Lo vivido durante el confinamiento total nos enseñó que había que contar con verdaderos programas especialmente diseñados para la educaciónonline”.

Existen en otros países las opciones de esa modalidad educativa, validada por el Estado. Las instituciones escolares ofrecen programas y materiales específicos para el aprendizaje interactivo, que incluyen evaluaciones dinámicas conforme se toman los cursos.

Las matrículasonline” en otras latitudes incluyen sesiones de asesoría también a través de la distancia, y los docentes están capacitados para ese tipo de cursos y materiales.

Ahora la duda: si tuvimos la experiencia del segundo semestre del curso escolar anterior, ¿por qué la SEP no se dedicó a reforzar sus métodos online en cuanto a su vertiente pedagógica para hacerlos pedagógicamente atractivos?

Ampliar el alcance de la señal educativa vía la televisión abierta ha sido un acierto, pero no puede ser provechoso sin el complemento pedagógico. Sentarse a ver la televisión no es lo mismo que tomar clases o participar en una dinámica de aprendizaje.

La inclusión de figuras reconocidas en el deporte para impartir la clase de educación física online es parte de la solución, pero no atiende el asunto de fondo: hay que hacer la educación online atractiva para niñas y niños.

Y sobre todo, nuestro país debe invertir en programas y matrículas de educación interactiva. Sería una buena opción para escuelas públicas y privadas que hoy pasan apuros para llevar el conocimiento a nuestro activo más valioso, que es la niñez mexicana.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.