Opinión

Resultados de la Guardia Nacional en seguridad pública

La Guardia Nacional no hace distinciones por tipo de delito, grupos de la delincuencia o por localidades, actúa ante toda conducta delictiva. l Jorge Lumbreras*

  • 06/06/2020
  • Escuchar

La Guardia Nacional es el resultado de un proceso político, jurídico e institucional. Disponer de una institución civil responsable de la seguridad pública federal, ha sido una agenda permanente del Estado Mexicano. Las funciones de la seguridad pública federal van desde las instalaciones estratégicas del país, es decir el soporte vital de la nación, hasta carreteras y puentes fronterizos, pasando por la ciberseguridad, la investigación especializada contra la delincuencia organizada, la seguridad en aeropuertos y una larga lista de funciones establecidas por la ley que sólo citarlas ocuparía toda la extensión de este artículo.

La Guardia Nacional surgió de una Reforma a nuestra Constitución Política el día 26 de marzo de 2019, 11 artículos debieron discutirse y analizarse para emprender la construcción de una institución profesional, eficaz y con capacidades para trabajar en las distintas agendas especializadas de la seguridad pública. La reforma contó con la aprobación de la Cámara de Senadores por unanimidad, de la Cámara de Cámara de Diputados por consenso y el consentimiento de los 32 Congresos locales. En suma, la Guardia Nacional surgió con la legitimidad, el acuerdo y la confianza de todas las fuerzas políticas de nuestro país. 

El Legislador continuó el proceso para perfeccionar el sistema de seguridad y justicia al aprobar la Ley de la Guardia Nacional y su Reglamento, así como las leyes nacionales del Registro de Detenciones y del Uso de la Fuerza, cerrando así demandas pendientes y dando sustento a la nueva institución. El Legislador también estableció que la Estrategia Nacional de Seguridad habría de ser aprobada por el Senado de la República, y analizar y aprobar el “informe anual que el Ejecutivo Federal le presente sobre las actividades de la Guardia Nacional”, tarea que se ha cumplido. 

La Guardia Nacional lleva once meses trabajando, pero al mismo tiempo, realiza complejos procesos administrativos para perfeccionar su estructura operativa y de mandos, bajo principios de racionalidad, eficacia y austeridad que le permitan realizar las funciones previstas en la ley de forma congruente, sistemática y adecuada; emprendió con el apoyo de las Fuerzas Armadas procesos de capacitación inicial, capacitación especializada y formación de mandos, que hoy le permiten disponer de un estado de fuerza en campo cercano a los 80 mil elementos capacitados en 166 Coordinaciones territoriales al servicio de la ciudadanía. 

En este proceso habría de agregarse la construcción de cuarteles, el equipamiento de las unidades, la coordinación en las 32 entidades del país con autoridades locales y municipales, y las misiones y protocolos que realiza en el marco de la Estrategia Nacional de Seguridad covid-19, entre estas la seguridad de 344 instalaciones hospitalarias y su personal médico, a saber: 184 Hospitales del IMSS; 145 hospitales del INSABI y 15 almacenes. 

La Guardia Nacional desarrolla múltiples funciones de seguridad, a continuación se expondrán resultados sólo en materia de aseguramientos para ponderar el trabajo realizado en sus 11 meses de existencia.

La Guardia Nacional aseguró 134 millones 526 mil pesos y 17 millones 808 mil dólares; en sustancias ilegales aseguró por kilogramos 79 mil de marihuana, 10 mil de metanfetamina, cuatro mil de cocaína, 275 de heroína, 46 de hachís y 369 de goma de opio, lo que en dinero representaría sumas estratosféricas

En materia de armas logró asegurar mil 197 armas largas, 2 mil 515 armas cortas, seis rifles de alto poder –Barrets-, y 12 mil cargadores, entre otras. En el rubro de vehículos sumó a la segunda semana de mayo un total de 34 mil unidades aseguradas y 37 aeronaves; en lo referente a laboratorios clandestinos lleva tres, en inmuebles asegurados 199 y de forma señalada registra 21 mil 845 personas detenidas en el país por la posible comisión de algún delito. Destaca que logró asegurar 799 tomas clandestinas, casi once millones y medio de litros de diferentes combustibles, más de mil vehículos y 3 mil 441 contendedores utilizados para saquear a la nación. 

Las armas, vehículos, dinero y combustibles asegurados hubiesen representado enormes ingresos para la delincuencia, y en particular, las armas se habrían traducido en violencia y capacidad de fuego para los grupos de personas que realizan actividades delictivas. 

Exponer estos resultados ocupó un breve espacio en escritura, pero cada cifra expresa el trabajo de miles de hombres y mujeres desplegados en el territorio nacional que arriesgan sus vidas por proteger a la ciudadanía; cada dato supone dias y semanas de esfuerzo operativo en todo clima, terreno y condición. Cada avance implica riesgos y en ello, el sacrificio de las familias que por semanas no ven a un padre, una madre, un hijo o un hermano.

Quizá convendría que al calificar una institución se ponderaran avances y resultados, que en el balance y en la necesaria crítica, se pensara también en la lealtad institucional de casi 80 mil mexicanas y mexicanos que dia a dia salen a trabajar con las más altas convicciones de honor y sacrificio. Es ineludible señalar que al cumplir estas tareas operativas, los elementos de la Guardia Nacional debieron enfrentar 109 agresiones con armas de fuego, 50 hombres y mujeres fueron heridos, y lamentablemente perdieron la vida 16 Guardias Nacionales. 

La función de seguridad pública, por mandato constitucional, la comparten federación, estados y municipios, y la Guardia Nacional además de cumplir las más de 50 funciones que le encomienda la ley, trabaja a través de sus Coordinaciones Territoriales para apoyar a los estados y los municipios

Si bien es cierto que el 95 por ciento de los delitos que se cometen en México son del fuero común y por tanto responsabildad de los sistemas de seguridad –donde el estado de fuerza es superior a los 250 mil elementos- y justicia locales, también lo es que la Guardia Nacional no hace distinciones por tipo de delito, grupos de la delincuencia o por localidades, en cambio actúa ante toda conducta delictiva; sin embargo, se requiere la mejora de la seguridad estatal y municipal para obtener cada vez mejores resultados.

*Dr. Jorge A. Lumbreras Castro

Académico de la FCPyS – UNAM

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.