Opinión

¿Resetear las campañas?

El #DebatePresidencial no modificó en forma significativa las tendencias de las encuestas. A partir de hoy, el reto para Anaya y Meade será cuesta arriba

  • 26/04/2018
  • Escuchar

El postdebate terminó sin grandes novedades que reportar. Sin embargo, a pesar de la cobertura y reacciones sin precedente que produjo la confrontación del domingo pasado, las encuestas revelaron que los movimientos en las tendencias fueron poco significativos.

Más de 11 millones de personas vieron el debate presidencial

El gatopardo ganó el #debate


Parafraseando a Giuseppe Tomasi di Lampedusa, el cambio que representó el formato del #DebateINE y el desempeño de la candidata y los candidatos, solo sirvieron “para que todo siga como está” ("Se vogliamo che tutto rimanga come è, bisogna che tutto cambi”).

El hecho explica la tranquilidad de Andrés Manuel López Obrador. También el sentido de urgencia que empiezan a mostrar las campañas de Ricardo Anaya (quien tuvo la mejor preparación y desempeño) y José Antonio Meade (quien ahora tendrá que corregir a fondo su imagen y estrategia).

Las #RedesSociales tampoco cambiaron el escenario


De acuerdo con la información proporcionada por el #INE, el evento “fue seguido en Facebook por más de 2.3 millones de usuarios; en Twitter por 850 mil, a través de Periscope, y en YouTube por más de 188 mil personas”.

El hashtag #DebateINE y los memes se llevaron la noche. El primero alcanzó más de 659 mil menciones durante las dos horas que duró el debate. En el segundo sobresalió la creatividad y gran sentido de humor de miles de usuarios. El nivel y tono de las conversaciones lograron opacar las actividades de los bots y trolls.

Debate genera 1.4 millones de mensajes en Twitter

Para muchos especialistas en comunicación y líderes de opinión, las campañas electorales, en realidad, comenzaron esa noche. Dicen que todo lo que sucedió desde el 30 de marzo fue una experimentación de tácticas, ajuste de perfiles de imagen y búsqueda de mensajes para no cometer los errores que hubo en las precampañas.

Una sacudida que les hacía falta a las campañas


Como lo habíamos anticipado, el formato funcionó, fue el más atractivo de los últimos 24 años y representó un cambio histórico en nuestra democracia que era necesario. Aunque hubo fallas en la escenografía, de producción y también de conducción, no sucedió nada que cuestionara el trabajo realizado por las autoridades del #INE.

¿Por qué debemos ver el #PrimerDebatePresidencial? 

Sin embargo, el debate magnificó algunos aspectos. El más importante fue que puso en evidencia las fortalezas y debilidades de la candidata y los candidatos. Con excepción de Ricardo Anaya (quien aún debe trabajar mucho más para potenciar algunas de sus habilidades verbales y no verbales); el entrenamiento que tuvieron los demás adoleció de fallas importantes, porque no comprendieron ni practicaron a fondo las características y formas de interacción  del formato.

Las estrategias tienen que cambiar


El golpe de timón es necesario en las cinco campañas. Ricardo Anaya tendrá que aprovechar la ventana de oportunidad que él y su equipo abrieron. A José Antonio Meade no le queda más opción que hacer ajustes en su imagen, en su mensaje y en su equipo. Y López Obrador no podrá seguir confiándose en la dinámica de administrar su ventaja sin asumir riesgos.

El actual paradigma no puede mantenerse


Quien quiera modificar las tendencias tendrá que subir el riesgo e inclinarse hacia la disrupción y la audacia, porque López Obrador cuidará su ventaja hasta el último momento. La #CuentaRegresiva marca solo 65 días para la elección. Cierto es que en dos meses se puede hacer mucho. Pero la carga tradicional y de acciones de poca efectividad dificultan la labor.

Las #RedesSociales ayudarán, pero no serán determinantes.

Para ponerlo claro. Hay que resetear las campañas y darles el impulso que necesitan para emocionar y mover a la ciudadanía. La brecha entre el puntero y el segundo lugar es muy amplia. Esperar al segundo debate, el 20 de mayo, para dar un "golpe de impacto" de poco servirá.

Comentaristas llaman perro a AMLO y mezquino a Anaya

@sosaplata | @OpinionLSR | @lasillarota


Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.