Opinión

República Bananera

Las imágenes de los elementos de la Guardia Nacional al interior del Capitolio, dan testimonio de la crisis institucional que ahora enfrenta. | Ulises Castellanos

  • 15/01/2021
  • Escuchar

Una turba de ignorantes y fanáticos de Trump, irrumpieron la semana pasada en el Capitolio, sede de los poderes federales en la capital de los Estados Unidos. El saldo además de los cinco muertos y decenas de detenidos, fue el ridículo internacional. La jornada terminó con un toque de queda en Washington en esta espiral de locura que mostró el lado más bárbaro de los vecinos del norte.

Las imágenes que vimos esa tarde y que ahora recorren el mundo a través de todas las plataformas de medios y redes sociales, quedarán en la memoria colectiva como un parteaguas en la historia de la democracia norteamericana. De hecho, Estados Unidos dejó de ser un país excepcional en la gestión de su democracia.

Sujetos escalando los muros del Capitolio, banderas confederadas, disfraces de Vikingos, cachuchas, gorros, agresión directa a medios informativos, selfies, gritos y consignas contra Joe Biden, el próximo presidente de Estados Unidos. Un mosaico de imágenes que parecían evocar un tráiler de Netflix, para una próxima miniserie de ficción o de terror al más puro estilo de Hollywood.


"QAnon Shaman" líder pro Trump que lideró la toma al Capitolio en Washington Foto: EFE

El personaje con los cuernos vikingos y que ya fue detenido, dicen que se autodenomina “Q guy” y que aparentemente forma parte de un grupo de Facebook que considera que el mundo está dominado por una secta diabólica que quiere controlar el mundo. Así de ridículos estos personajes. Hoy 16 mil elementos de la Guardia Nacional ya rodean la sede del Congreso de cara a la toma de posesión del nuevo presidente.

Sin embargo, no olvidemos, que el responsable de este zafarrancho, todavía despacha en la Casa Blanca, y que este ridículo internacional fue alcanzado después de 1444 días de intensa propaganda vociferada por Trump y magnificada por las redes sociales, -que ahora si apenados, le suspendieron todas sus cuentas de manera indefinida al presidente norteamericano- todos manipulados por una narrativa relacionada con un presunto fraude del que hasta la fecha no hay pruebas.

Esa escena del asalto al Congreso, no se veía desde 1814 cuando la famosa “quema de Washington” tuvo lugar en la capital gringa en el contexto de su conflicto con Inglaterra. Es decir, poco más de 200 años sin sobresaltos políticos en el vecino del norte, se fueron al carajo con el carnaval del 6 de enero. ¿Con qué cara, el gobierno de Estados Unidos dará lecciones de democracia en el futuro?

Estados Unidos está en franca decadencia, se sabía ya, pero con lo de aquel día el derrumbe se acelera, les costará años levantarse de ese triste capítulo, y mientras Trump siga confrontando a la democracia norteamericana, amparado por 70 millones de votantes, la crisis será permanente.

Aunque al final, fue declarado Biden como presidente electo y Trump promete una transición ordenada, el daño ya está hecho y será recordado por años. De hecho, será la primera vez que el presidente saliente, no estará en la ceremonia del próximo día 20 de enero.

Desde mi punto de vista, esto es el resultado de una viralización inédita de fake news, un presidente irresponsable, políticos republicanos cómplices, medios de comunicación debilitados y corresponsables, una sociedad ignorante, harta y manipulada. Todo en medio de una pandemia en el país que peor la ha enfrentado. Además, su crisis sanitaria ya rebasa los 350,000 muertos por covid-19. Las imágenes registradas ese día, seguro recibirán premios este año y se mantendrán como un símbolo de la estupidez colectiva, encabezada por un personaje que no sabe perder.

Recordemos que la expresión “República Bananera” la inventaron los gringos (otro concepto fabricado) para burlarse de los países centroamericanos con problemas democráticos a quienes antes explotaron. Sí, como dicen en Twitter, se trata de un concepto quizá racista, clasista, opresor, y demás, pero ¿no fue eso, parte de lo que vimos ese día? 

Vaya jornada, sobre todo, para los colegas fotoperiodistas en Washington, que deben haber realizado las mejores fotos de los últimos años en la capital norteamericana, ¿cuántas de estas imágenes serán recordadas en el futuro? Veremos.

Al cierre de esta columna Donald Trump entraba a la historia para convertirse en el único presidente de los Estados Unidos en enfrentar dos juicios de destitución. Adicionalmente las imágenes de los elementos de la Guardia Nacional descansando al interior del Capitolio, dan testimonio de la crisis institucional que ahora enfrenta aquel país. Serán años para reponerse de este desastre. 

Por lo pronto, así las cosas en la República Bananera del norte.



Imagen Líquida 

Última llamada para apuntarse al Diplomado de Fotografía que daremos en la Fundación Elena Poniatowska. Hay descuentos por ser lector de esta columna. Comenzaremos el próximo jueves 21 de enero y los ocho fotógrafos invitados serán Óscar Colorado, Lourdes Almeida, Gabriela Olmedo, Javier Hinojosa, Yolanda Luna, Nicola Lorusso, Frida Bulos y para cerrar el maestro Gabriel Figueroa. Desde ya están abiertas las inscripciones en contacto@fepa.org.mx no se queden fuera de esta experiencia colectiva vinculada a la imagen. Aprovechen el 10% de descuento si tan sólo mencionan esta columna con nuestro staff en la Fundación Poniatowska.



Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.