Opinión

Regresar a las salas de un museo

Estamos ansiosos de belleza y de entrañables. Subir de nuevo las escaleras del Palacio de Bellas Artes. | María Teresa Priego

  • 08/09/2020
  • Escuchar

La monumental escultura "Detrás del muro" de Jaume Plensa ocupó el Patio de los Leones del Museo Nacional de Arte (MUNAL) que dirige Carmen Gaitan Rojo, a finales del mes de octubre del año pasado. Un rostro ovalado de mujer, un cuello largo. Unas manos que flotan y cubren los ojos. Carmen Reviriego, la presidenta de la Fundación Callia, acompañó la pieza con preguntas: "¿Quién decide lo que no queremos ver? ¿De qué lado quedamos en los muros que construimos? ¿Es realmente una opción no mirar?" Hace cinco meses cerraron los museos. Hace cinco meses nos quedamos adentro de nuestros íntimos muros y afuera de los muros de los espacios colectivos. Nos quedamos invadidos de reflexiones y preguntas. Sitiados por la incertidumbre, por el enigma, por el miedo

Accediendo a las piezas de arte, a los encuentros, a los seminarios, a través de una pantalla. Hace cinco meses inauguramos ese obligado planeta intramuros. 

La semana pasada, cinco museos de la Ciudad de México abrieron sus puertas con estrictos protocolos de seguridad: Palacio de Bellas Artes, Museo Nacional de Arte, Museo Nacional de San Carlos, Museo Mural Diego Rivera y Museo Nacional de Arquitectura. Sólo permitirán visitas a un 30% de su capacidad habitual. Los museos son nuestros de regreso. Poco a poco. Una hora y media de visita. En las fotos que me envía Carmen Gaitán, una niña abre sus brazos después de pasar el tapete sanitizante. Un guardia la rocía a distancia con spray desinfectante. En esa plaza bellísima, las personas que hacen cola mantienen la distancia reglamentaria. Caretas, cubrebocas, guantes. Toma de temperatura, gel antibacterial. Para evitar el contacto el servicio de paquetería está cerrado. Se insta al público a "Evitar tocar objetos y superficies". 

Lucina Jiménez y su equipo trabajaron durante meses para crear los protocolos de salud para todos los museos que dependen del Instituto Nacional de Bellas Artes. ¿Cómo recibir a los visitantes? Carmen Gaitán explica el anhelo del regreso: "¿Cómo -a pesar de todo- acogerlos de manera segura, cariñosa, amable? Hacer que su visita sea una experiencia entrañable". Estamos ansiosos de belleza y de entrañables. Subir de nuevo las escaleras del Palacio de Bellas Artes con esa ilusión de la descubierta, como aquel mediodía cuando Louise Bourgeois habitaba sus salas. Mirar ahora, con esa extraña sorpresa que traemos dentro, el codo a codo de los fascinantes personajes del "Sueño de una tarde dominical en la Alameda". 

Nostalgias de aquella noche de inauguración: "XX en el XXI. Colección del Museo Nacional de Arte". Una exposición magnífica. María Asúnsolo pintada por Siqueiros en sus versiones niña y adulta. Las marionetas de Lola Cueto. Las mamparas amarillo colonial. Una fiesta de pintoras/es mexicanas/os. Remolino de personas en las salas. Qué felicidad el paulatino regreso a nuestros museos. La mujer esculpida por Jaume Plensa se retira las manos que cubren sus ojos. Quiere mirar. Queremos, necesitamos mirar. Sucede como en la canción de Armando Tejada y César Isella: "Las simples cosas", esas cotidianidades ahora son tan complejas: "Uno vuelve siempre a los viejos sitios donde amó la vida". Bravo por el Instituto Nacional de Bellas Artes.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.