Pasadas las 15 horas del martes 31 de octubre de 2017, el caos se apoderó de la parte sur de Manhattan, cerca de la Zona Cero, en Nueva York, concretamente en los alrededores de un paseo que recorre la isla por su lado occidental y en la que muchos residentes pasean en bicicleta. En ese lugar, Sayfullo Habibullaevic Saipov, arremetió contra ciclistas y peatones y luego estrelló su vehículo contra un autobús escolar, ocho personas resultaron muertas y 12 heridas.

Luego de cometer el crimen, el individuo bajó del auto y corrió con dos pistolas (una de aire comprimido y otra de pintura) antes de recibir un disparo en el abdomen y ser detenido por la policía de Nueva York.

De inmediato fue trasladado a un hospital cercano y, entre un fuerte despliegue policial, las fuerzas del orden tomaron el área comprendida entre la calle Chamber y la calle West, cerca del instituto Stuyvesant, en el barrio de Tribeca. El autor del atentado se encuentra hospitalizado bajo custodia policial; su estado de salud es crítico, pero el pronóstico es que sobrevivirá. 

Poco antes de las 16:30 horas de ese mismo día, el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, llegaba a la zona del incidente como también lo hizo el gobernador Andrew Cuomo. Ambos fueron informados por la policía de los primeros detalles de la investigación, antes de que hicieran una declaración pública.

Después, Bill de Blasio dijo en una conferencia de prensa que se trataba de un "acto de terrorismo" contra "civiles inocentes":


?Con base a la información que disponemos en este momento, se trató de un acto de terrorismo (...) particularmente cobarde. Es un día muy doloroso para nuestra ciudad


El gobernador demócrata, Andrew Cuomo, dijo por su parte que se trata de un "lobo solitario".

Se trata del primer ataque terrorista con víctimas mortales desde el 11-S

"Es una nueva táctica", explicó, "con la que un solo individuo se propone causar dolor y daño y probablemente muerte". El demócrata neoyorquino aprovechó la ocasión para pedir que se refuercen las medidas de seguridad y la presencia policial en los puntos sensibles de la ciudad de los rascacielos. 


No es porque tengamos evidencias de una amenaza, es más por precaución

La ciudad de Nueva York está en alerta permanente desde el fatídico 11-S, hace 16 años. La mayor metrópoli de Estados Unidos es, además, un símbolo internacional de libertad y democracia. "Debemos estar orgullosos de ello y eso nos convierte también en objetivo", valoró el gobernador Cuomo, "no debemos cambiar".

Por otro lado, la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, anunció que el presidente Donald Trump había sido informado sobre lo ocurrido y está pendiente de las actualizaciones junto al jefe de gabinete, John Kelly

Además, en la red social Twitter, el presidente Trump condenó el atentado, señalando que parece otro ataque realizado por una persona muy "mala" y "desequilibrada". 

Hizo referencia a la amenaza del Estado Islámico en uno de los mensajes que publicó luego del atentado: 


No debemos permitir que ISIS regrese o ingrese a nuestro país después de derrotarlos en el Medio Oriente y en otros lugares

¿Acto de terror?

La investigación sobre lo ocurrido, a la que se sumó el FBI, está aún en un primer estadio, pero las autoridades están tratando el incidente como un posible acto de terrorismo.

El autor del atentado actuó como un lobo solitario, pero habría recibido instrucciones de ISIS; al salir del vehículo mostró dos armas falsas y empezó a gritar en árabe "Allahu akbar", que significa "Dios es grande". Y en la camioneta utilizada para perpetrar el ataque se hallaron notas en árabe que hacen referencia a ISIS.

Sabemos que el autor del atentado planificó el ataque durante varias semanas siguiendo instrucciones de ISIS, según ha dicho la policía de Nueva York.

El terrorista se jactó ante los uniformados del ataque y afirmó que habría continuado con suraid asesino si no fuera porque se estrelló contra un camión escolar y eso detuvo su camioneta, según difundió CBS News.

Saipov aseguró estar orgulloso de sus acciones y que no tiene ningún tipo de arrepentimiento.

Sayfullo Saipov "ha seguido casi exactamente al pie de la letra las instrucciones que Estado Islámico puso en sus cuentas de redes sociales sobre cómo llevar adelante un ataque como el de ayer", dijo John Miller, el jefe contraterrorismo de la policía de Nueva York, en una conferencia de prensa. El responsable de inteligencia, explicó en una conferencia de prensa que la nota encontrada en la escena del crimen estaba escrita en árabe y sostenía que el ISIS iba a "perdurar para siempre". 

Lamentable, concluimos que con los hechos ocurridos este martes 31 de octubre, el fantasma del terrorismo no ha sido exorcizado. Y los hechos pueden llevar al endurecimiento de la política migratoria del Presidente Trump.

Sayfullo Habibullaevic Saipov es originario de Uzbekistán, tiene 29 años, llegó a Estados Unidos en 2010 con una Visa de diversidad, cuando tenía 22 años.  

Este tipo de visas, (la lotería de la green card) nacieron en 1990 bajo la presidencia de George Bush padre, con el objetivo de entregar el permiso de residencia permanente a ciudadanos de países con bajas tasas de inmigración a Estados Unidos. El programa es controlado por el Departamento de Estado y posibilita que todos los años 50 mil personas ingresen al país de forma legal para quedarse, con el objetivo de diversificar la población.

Para poder entrar en la lotería, los solicitantes deben haber nacido en unos de los países participantes, haber completado la educación secundaria o tener dos años de experiencia laboral en una ocupación que requiera al menos otros dos años de capacitación o experiencia. Tienen que cumplir con los requisitos generales de inmigración, como antecedentes penales y buena salud.

El criminal cumplió todos los requisitos; además su nombre no figura en ninguna lista terrorista y tampoco tiene antecedentes penales, salvo algunas infracciones de tránsito menores.

Uzbekistán es una ex república soviética de Asia Central de mayoría musulmana y estado laico; no es uno de los países musulmanes a los que hayan incluido en una lista negra que pretende vetar la entrada a territorio estadounidense de sus ciudadanos por razones de seguridad nacional.

Sabemos que Saipov era empleado de Uber, pero pasó todos los exámenes sin que se detectara algo sospechoso. Tenía credencial de conducir de Florida y dirección registrada en este estado en la ciudad de Tampa. Sin embargo, el portal NJ.com informó que residía desde hace unos meses en la ciudad de Paterson en Nueva Jersey, donde la policía ha encontrado tras el atentado un vehículo suyo con matrícula de Florida.

Empero, el criminal se radicalizó en los últimos años. Un predicador en la mezquita Abdula, dijo bajo anonimato a medios que trató de alejar a Saipov del camino del extremismo, sin éxito.

¿Y la inteligencia de EU?

Habrá tiempo de hablar del tema...

¿Lobo solitario?

Por lo menos hay uno más. Varios medios publicaron que el FBI busca un segundo sospechoso de nombre: Mukhammadzoir Kadirov, también uzbeko. Las autoridades federales han emitido una alerta.

Afortunadamente el criminal está vivo y dará información.

Por otro lado, los hechos de Nueva York en el día de brujas pueden endurecer la política migratoria. La reacción de Trump es evidente.

Uno de sus tuits fue el de "Lucharemos por una inmigración con base a mérito, no más de esas loterías que inventaron los demócratas. Tenemos que ser MUCHO MÁS DUROS (e inteligentes)".

Trump publicó otro tuit ofreciendo sus condolencias por el ataque terrorista de Nueva York. La Casa Blanca considera que el terrorista de Nueva York es un "combatiente enemigo", avalando la posibilidad de que no reciba un procesamiento judicial civil sino militar. El presidente sugirió que consideraría enviar al atacante a la prisión militar de Guantánamo, Cuba.

Sanders defiende la idea del presidente de abolir el programa de lotería de visados para inmigrantes.

Es de llamar la atención el uso de vehículos como proyectiles terroristas. Han sido utilizados varias veces los últimos meses. Basta recordar los ataques ocurridos en La Ramblas de Barcelona, el ataque en contra de una manifestación  en Charlottesville, Virginia, o cuando el pasado mes de abril un camión de cerveza embistió a una multitud en la tienda Ahlens en Estocolmo, Suecia, matando a cuatro personas e hiriendo a 15. Sin olvidar la embestida de una camioneta a una multitud en el Puente Westminster de Londres, entre otros.

La mayoría de las víctimas, argentinos

Entre los ocho muertos confirmados, cinco son argentinos, originarios de Rosario y uno más se encuentra internado en el Presbiterian Hospital de Manhattan, pero afortunadamente fuera de peligro. Junto a ellos murieron otras tres personas, entre ellas, un turista belga.

Los muertos argentinos eran hombres de 47 y 48 años que decidieron viajar juntos a EU para celebrar los 30 años de su graduación en la Escuela Politécnica de Rosario. Por la mañana habían alquilado bicicletas para recorrer Manhattan.

Los nombres de las vioctimas argentinos son Hernán Diego Mendoza, Diego Enrique Angelini, Alejandro Damián Pagnucco, Ariel Erlij y Hernán Ferruchi. Internado se encuentra Martín Ludovico Marro, mientras que los otros cuatro miembros del grupo no sufrieron heridas. 

@fredalvarez | @OpinionLSR | @lasillarota



Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información