El pasado miércoles 11 de abril, se clausuró el XXVIII Congreso de Derecho de la Universidad de las Américas Puebla. Magno evento, planeado y estructurado por estudiantes de la carrera para la comunidad universitaria. En esta ocasión, el congreso reunió a muchos expertos y especialistas de diversas disciplinas jurídicas, que expusieron de manera amplia y detallada, los grandes retos que la nueva generación de abogados deberá enfrentar en el ejercicio de su profesión en el futuro cercano.

Corrupción, democracia, estado de derecho, justicia y seguridad fueron ámbitos de análisis entre los participantes del foro. Profundas y vastas reflexiones sobre estos importantes temas se expusieron, abordando también otros de hondo calado con respecto a la técnica jurídica fundamentalmente, en torno a las reformas constitucionales y el marco normativo derivado.

Ante este escenario, debemos destacar la intervención de Sergio García Ramírez, investigador emérito del Sistema Nacional de Investigadores y ex Presidente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, quien de forma docta y clara nos compartió sin reservas sus conocimientos sobre el derecho internacional de los derechos humanos y con mayor precisión, sobre el sistema interamericano de protección de los derechos humanos.

Habló puntualmente sobre los puentes conectores existentes y los que habremos de construir para fortalecer la idea de un México realmente fuerte en materia democrática, esto significa, trabajar ardua y transversalmente, bajo la égida protectora del derecho internacional de los derechos humanos. Señaló con precisión la importancia que guarda la construcción de un puente político erigido por las autoridades para la adecuada instrumentación de los derechos humanos en el entorno cotidiano de la ciudadanía, entre la norma internacional y su aplicación a nivel nacional. Se trata, sin duda, de la voluntad política que deben contraer las autoridades para poder ceñirnos a las mejores prácticas internacionales en materia de derechos humanos, mismas que necesariamente deben permear toda la actividad pública gubernamental.

También destacó la importancia y trascendencia de organismos internacionales hoy en día, como la Corte Interamericana de Derechos Humanos, esta sin duda, con sus resoluciones, ha contribuido a transformar seriamente nuestra percepción, aplicación, vigencia y cumplimiento de los derechos humanos en el país, aún más en el continente, principalmente cuando el Estado, a través de sus funcionarios, no quiere o no puede dar respuesta a las pretensiones legítimas de sus gobernados en materia de respeto de sus derechos fundamentales.

Por último, nos compartió sus meritorias reflexiones con respecto a generar un puente cultural, bajo la preminencia de la legalidad y la cultura de la paz, que debe introyectarse en cada uno de los ciudadanos, pero especialmente en los jóvenes, quienes ahora deberán determinar qué México nos espera, a partir de las elecciones presidenciales del primero de julio de este año. Un país que nos libere de la clase política corrupta o un México próspero y democrático respetuoso de los derechos humanos.

La ubicuidad rusa

@OpinionLSR | @lasillarota



Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información