Opinión

Reconstrucción con sentido democrático

Hablaremos de frente con las víctimas de la tragedia ocurrida hace poco más de un año. Y desde luego, seremos solidarios con los que menos tienen. | César Cravioto

  • 02/10/2018
  • Escuchar

A partir del 5 de diciembre, al asumir Claudia Sheinbaum Pardo la jefatura del Gobierno de la Ciudad de México, se reencauzará, con un sentido democrático, la reconstrucción de la Ciudad de México.

Al respecto, cabe reiterar que para evitar que los damnificados por el sismo del 19 de septiembre padezcan incertidumbre en torno del destino de sus inmuebles, se dará continuidad a las acciones emprendidas por la actual administración capitalina. En este marco, deberá modificarse con un enfoque igualitario y democrático la Ley de Reconstrucción que legisladores al servicio de Miguel Ángel Mancera se empecinaron en aprobar en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal.

Porque, por ejemplo, se catalogó a los afectados con criterios disímiles. Pero se olvidó que tan damnificados son los vecinos de las colonias Condesa y Roma, como los de Xochimilco y Tláhuac. Mientras a unos se les concedieron créditos, a otros se les negaron. Y es la hora que innumerables inmuebles aún no cuentan con el dictamen correspondiente.

Muy por el contrario, la Comisión de Reconstrucción del próximo gobierno de la ciudad se empeñará en vencer rezagos y atender a todos los afectados con la misma importancia. Porque todos perdieron algo imprescindible para la vida y el bienestar: su vivienda. Sin embargo, nos limitaremos a la reconstrucción de inmuebles, nos empeñaremos en lograr una reconstrucción integral para mejorar la calidad de vida de todos los afectados.

La reconstrucción de la Ciudad de México es prioridad

No se pretende cancelar la ley sino, insisto, readecuarla con un sentido igualitario. Para que ayude. No para que estorbe. Además, para contar con información que dé cuenta pormenorizada de las necesidades de la población afectada, levantaremos un censo social y técnico que nos permita saber con exactitud los daños sufridos, los inmuebles caídos y afectados y así poder planear y definir el monto de apoyo. 

Y aunque la labor de atender a los damnificados es ardua, en modo alguno resultaría casi imposible si dependiera sólo de la Comisión de Reconstrucción. Por tal motivo, me complace saber que la reconstrucción no sólo es prioridad del próximo gobierno, además, contamos con la solidaridad de universidades, colegios, cámaras y empresas, fundaciones y sociedad civil, que con su colaboración los damnificados recuperarán cuanto antes sus hogares.

Por su parte, el Primer Congreso Local de la Ciudad de México ya está trabajando en el tema. La presidenta de la Junta de Coordinación Política, Ernestina Godoy, adelantó que están dadas las condiciones para redireccionar presupuesto de la Secretaría de Desarrollo Social hacia la reconstrucción, alrededor de mil 300 millones de pesos. Iniciativa presentada por José Ramón Amieva que no logró concretarse en la pasada legislatura.

En todo caso, no partiremos de cero. Conjuntamente con Claudia Sheinbaum, en mi carácter de próximo comisionado para la Reconstrucción hemos recorrido las zonas afectadas, recogiendo información y experiencia. Luego pues, emprenderemos esta noble tarea con transparencia y honestidad. Y sin mentiras. Hablaremos de frente con las víctimas de la tragedia ocurrida hace poco más de un año. Y desde luego, seremos solidarios con los que menos tienen.

Congreso: va la IV Transformación

@craviotocesar | @OpinionLSR | @lasillarota

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.