Opinión

Reconoce la ONU a Comedores Comunitarios

Qué bueno que la FAO premie a los Comedores Comunitarios.

  • 06/11/2016
  • Escuchar

Recientemente, el programa Comedores Comunitarios que aplica desde el sexenio pasado el Gobierno de la Ciudad de México obtuvo un reconocimiento por parte de la Organización de las Naciones Unidad para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Es la primera vez que la capital recibe este reconocimiento que la convierte en la única entidad de América Latina distinguida con este galardón.

 

El mencionado premio consiste en 15 mil euros para ser aplicados en los propios comedores. No obstante, según declaró el actual secretario de Desarrollo Social de la capital, José Ramón Amieva, a El Universal (15/10/16) estos recursos se destinarán a diseñar un “modelo de administración de comedores (…) que pueda ser replicable en otras ciudades”.

 

Lo declarado por Amieva da a entender que los Comedores Comunitarios operan en tan buenas condiciones que se pueden destinar estos recursos de la ONU en ver la manera de replicar este programa en otras entidades. Sin embargo, no hay nada más lejano a la realidad. El programa de Comedores Comunitarios continúa en operación gracias a la resistencia y el empeño de quienes lo operan pues el gobierno de Mancera no le ha autorizado un aumento de recursos que permita que haya más comedores.

 

Lo anterior es inexplicable pues se trata de un programa muy noble que permite llevar alimentación sana y de calidad a las colonias más empobrecidas de la capital tan sólo por diez pesos. Con ello, no sólo se cubre la necesidad alimentaria de miles de familias capitalinas si no que se impulsa la reconstrucción del tejido social en cada comunidad pues quienes operan el comedor son vecinos de las colonias. El gobierno sólo aporta los recursos y vigila que se apliquen de forma adecuada.

 

No obstante, el abandono de los Comedores no sólo es responsabilidad del gobierno central. También la Asamblea Legislativa ha representado un obstáculo para el crecimiento del programa. A pesar de que legisladores de Morena año con año han solicitado un incremento presupuestal, el bloque de PRI, PAN y PRD se han encargado de bloquear esta propuesta.

 

Lo mismo ha ocurrido cuando se han presentado propuestas para crear la Ley de Comedores Comunitarios con el objetivo de que el programa sea permanente y no esté sujeto a la buena o mala voluntad del gobernante en turno. También, la ley significa la oportunidad de universalizar el programa. Es decir, que en cada colonia, unidad habitacional o pueblo de la capital exista un comedor. En el contexto de crisis por el que atraviesa el país y la capital, asegurar el alimento sano a toda la población debería ser una prioridad. Sin embargo, PRI, PAN y PRD se oponen.

 

Hacer que cada colonia tenga un comedor comunitario es perfectamente posible. Basta con que gobierno y legisladores tengan claras las prioridades y eviten absurdos como autorizar viajes internacionales para el Jefe de Gobierno mientras vetan incremento al presupuesto de programas sociales en época de crisis.

 

Qué bueno que la FAO premie a los Comedores Comunitarios. El hecho debe desatar la reflexión de Mancera y sus legisladores afines. No deja de ser irónico que a nivel internacional aprecien y premien un programa que en la capital ha sido desdeñado, atacado y olvidado. Es bueno, sin duda que se trate de promover que otras entidades puedan replicar los comedores, pero es mejor que en la capital se fortalezcan, que su operación se haga ley para que cada colonia cuente con su comedor. Al Gobierno de la Ciudad le faltan aciertos y este podría ser uno.

 

@martibatres

@OpinionLSR

 

También te recomendamos:

30 años del CEU

Aumenta el feminicidio en la ciudad

> Lee más sobre el autor

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.