Opinión

¿Realmente la falta de gluten puede matar a tu bebé?

Alejandra Talamás W.

  • 26/05/2017
  • Escuchar

En los últimos días he visto que varios medios reconocidos le dieron cobertura a una nota sobre un bebé en Bélgica que recién falleció supuestamente por culpa de una dieta sin gluten y con leche de quinoa. Me pregunto si los que escribieron la nota sabrán lo que es el gluten. Algunos de los encabezados utilizados para cubrir el tema son: “Muere bebé por dieta sin gluten y con leche de quinoa” o “Muere bebe por dieta sin gluten que le pusieron sus padres”.

¿Acaso creían que debían usar términos dietéticos de moda (no aplicables al caso) para crear una nota viral acerca de la muerte de un bebé? Los papás están probablemente en el peor de los duelos posibles. Como mamá de una bebé de 4 meses, no imagino la culpa y tristeza por la que deben estar pasando.

Aunque es difícil escribir del tema, veo importante primero como nutrióloga y después como madre aclarar algunas cosas. El bebé no murió por falta de gluten o exceso de “leche” de quinoa sino por desnutrición. Opinando exclusivamente sobre lo publicado en medios, puedo decir que le faltaron nutrientes indispensables para su crecimiento y desarrollo, así como calorías y líquidos adecuados para su edad.

Por ser un tema que se oye sencillo, pero que en realidad es complejo, me gustaría dividir los motivos por los que me animé a escribir de la viral nota.

El temido gluten

Empezando por aquí, me gustaría brevemente explicarles lo que es. El gluten es una proteína de pequeño tamaño que se encuentra en el trigo y sus variedades, en la cebada, en el centeno, y en la avena en una pequeña cantidad. Me atrevo a decir que nadie (ni un bebé en cualquier etapa) lo necesita, es una proteína totalmente prescindible.

El gluten carece de propiedades nutricionales de alto valor, sin embargo, posee propiedades culinarias de alto valor por su consistencia y facilidad de uso, de ahí que la mayoría de la repostería, panadería, cereales y masas lo utilicen.

Ahora bien, no lo necesitamos pero tampoco debemos satanizarlo como las corrientes alimenticias de moda. Las únicas justificaciones médicas para retirar el gluten de una dieta son la Enfermedad Celiaca[1] o alguna alergia o intolerancia.

Nutrición del lactante

Pasando al tema de la alimentación del lactante, o del bebé en su primer año de vida, según diferentes autoridades en el tema de Pediatría como lo son la Academia Mexicana de Pediatría, la Asociación Americana de Pediatría y La Academia Europea de Pediatría, por nombrar algunas, coinciden en que la lactancia al seno materno, es lo ideal para recibir todos los nutrientes necesarios durante los primeros seis meses de vida del bebé. En ocasiones, por alergias, enfermedades o si el bebé o la madre, presentan dificultades para tener una lactancia exitosa, se recomienda el uso de leche de fórmula para bebé, de acuerdo a la etapa en la que se encuentre y las necesidades de cada niño, de ahí que encontremos muchas marcas y tipos de fórmulas, las cuales, no contienen gluten.

En ningún momento las autoridades mundiales de la salud han emitido pronunciamiento alguno respecto a la necesidad de incluir el gluten a la dieta de un bebé para un sano crecimiento. Sin embargo, algunos medios han decidido colgarse de la palabra de moda para causar sensación. La nota se debió haber limitado a decir que el bebé murió por desnutrición y por no haber recibido lactancia o fórmula.

De hecho, es desaconsejado que el gluten sea introducido al lactante a temprana edad. La discusión actualmente gira en torno a cuando es mejor introducirlo; si a los 4 o a los 6 meses. Sin embargo, la razón por la que se introduce, comúnmente a los 6 meses, es porque una introducción tardía, podría presentar mayor riesgo de alergia, no porque el bebé pueda morir o desnutrirse si no lo consume.

En la misma sensacionalista nota se señala que el bebé también murió por haber tomado leche de quinoa. Nuevamente, la desnutrición se dio, no por ingerir leche de quinoa, si no por no ingerir la fórmula de leche correspondiente a su edad.

En cuanto a la supuesta alergia que le dio al bebé a la leche, por lo poco que menciona la nota parece no fue diagnosticada por un médico. Y suponiendo que si la hubiera tenido, existen diversas formulaciones en la leche para bebés, que no contienen lactosa, permitiéndole consumir los nutrientes y calorías necesarios. También hay casos en los que la alergia o intolerancia no es a la lactosa, si no a la proteína de la leche de vaca, en estos casos se puede optar por fórmula hidrolizada. Hasta para casos en que aun así no sea tolerada, existe fórmula para bebé a base de soya, recalcando que son fórmulas diseñadas con la proporción en nutrientes y calorías que requiere el bebé para su etapa. No implica darle leche de soya como tal a tu hijo, que fue lo ocurrido en el caso, pero con la quinoa.

¿Por qué me indigna el caso como mamá y nutrióloga?

Me gustaría que los medios hubieran simpatizado con los padres, en lugar de juzgarlos y ver oportunidad de hacer una nota viral. Me hubiera encantado que los padres recibieran una mejor orientación por parte de sus médicos. Me llena de tristeza que se haya utilizado a un bebé, lo más puro e inocente que hay en este mundo, para vender periódicos o acaparar visitas.

Los padres creían que hacían lo correcto, no les faltó amor, les faltó educación en el tema. Como mamá primeriza, a mí también me falta educación en muchos temas. Como sociedad, veo un vacío en la educación, veo como gran parte de mi círculo cercano prefiere informarse de temas de salud por “bloggers” e “influencers” sin conocimiento científico basado en la evidencia, en el tema en lugar de expertos de la salud (aunque debo reconocer que hay “bloggers” e “influencers” respaldados por sus credenciales en la materia).

Los profesionales de la salud no podemos quedarnos de brazos cruzados. La salud no es cuestión de moda. Por lo tanto invito a que hagamos notas educativas y con valor y aporte a la sociedad, evitemos notas que juzgan y se vuelvan virales por usar términos de moda.

A muchas madres nos asustó la nota. Seguramente varias, incluso, le llamaron a su pediatra para asegurarse que no le "falte gluten" a la dieta del bebé. Por eso, invito a todas las madres que temen por la nutrición de sus hijos, a que se informen y recurran a fuentes y autoridades de confianza y expertos en el tema. Que estén tranquilas de que no se muere por falta de gluten o exceso de quinoa.

Si quieres platicar de este u otro tema, te invito a que me escribas en www.mycupofthoughts.com

Alejandra Talamás es nutrióloga por el ITESM y actualmente cursa una maestría en Psicología de la Salud. Trabaja en su consulta privada de nutrición pediátrica y de la mujer y escribe sobre la nutrición, la meditación y otros temas del bienestar integral en su blog www.mycupofthoughts.com


[1] La Enfermedad Celiaca es diagnosticada muchas veces desde temprana edad y el gluten debe ser retirado por completo de la alimentación, teniendo estos niños, la misma oportunidad de crecimiento y desarrollo que un niño sano.





Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.