Opinión

Radicales y ortodoxos piden freno al gasto

Nada parece frenar la inercia de un gasto que sobrepasa nuestra capacidad financiera.

  • 12/02/2016
  • Escuchar

Hace un año, el Secretario de Hacienda Luis Videgaray, galardonado por la revista londinese “The Banker” como “secretario de finanzas del año en 2014” por su contribución a la aprobación del paquete de reformas estructurales, dio una conferencia de prensa sobre el compromiso de la presente administración con la responsabilidad hacendaria.

 

Debido a la caída de los precios del petróleo, nos dijo que iba a recortar en 124 mil millones de pesos el gasto en 2015, de los cuáles 65% iba a ser recorte al gasto corriente y 35% al de inversión.

 

Pero, las palabras se las lleva el viento y del dicho al hecho hay mucho trecho. El gasto corriente y el de inversión aumentaron durante 2015.

 

El pasado viernes 28 de enero,  SHCP entregó al Congreso el IV informe trimestral del 2015, en el que se reportó que el gasto público del año pasado aumentó 5.2% en términos reales con respecto al ejercido en 2014. También gastó casi 200 mil millones de pesos más de lo que el Congreso le aprobó gastar.

 

Lamentablemente, ese principio llamado “Responsabilidad Hacendaria” ha quedado en desuso. Dejó de operar desde 2009. A partir de entonces el balance primario de las finanzas públicas es cero o negativo y nada parece poder frenar la inercia de un gasto que sobrepasa nuestra capacidad financiera. Definido como la diferencia entre los ingresos totales y los gastos distintos del costo financiero, cuando este balance es negativo nos indica que el gobierno gastó mas de lo debido, porque gastó todos sus ingresos sin “guardar” para pagar el costo financiero de su deuda. Así, exhibe que el gobierno se endeuda para pagar el costo financiero de lo que ya se había endeudado.

 

El balance primario en 2015 mostró un déficit de 217 mil 571 millones de pesos, en comparación con el déficit de 191 mil 855 millones de pesos obtenido en el mismo periodo del año anterior. Es como gastarse toda la quincena, pedir prestado para gastos adicionales y para pagar el interés de la tarjeta que ya anda al tope.

 

¿Cómo se financió el gasto excedente cuando el ingreso petrolero fue menor en 30% a pesar de las sobrevaloradas coberturas financieras? Es una de muchas preguntas que surgen de este drama.

 

El gobierno tuvo importantes excedentes en dos tipos de ingresos tributarios: ISR y IEPS de Gasolinas y Diesel, este último gracias al impuesto que estamos pagando cada vez que compramos un litro de gasolina. Para explicarme mejor, obtuvo ingresos por este concepto que fueron mayores a los obtenidos en 2014 y con respecto a lo que se esperaba tener en 2015. Ambos ingresos prácticamente compensaron la caída del ingreso petrolero.

 

El gobierno optó por gastar más.  Al parecer, una vez más los ingresos “no petroleros no tributarios” lo hicieron posible, en 2015 también registraron un aumento con respecto a lo ingresado en 2014 por este concepto y con respecto a lo que se esperaba para 2015. Lamentablemente, a pesar de las promesas hechas en favor de la transparencia, la autoridad no explica en sus informes cuáles son las fuentes que generan estos ingresos. En 2009, en plena crisis, los ingresos por aprovechamientos también hicieron un gran papel y aumentaron considerablemente.

 

Unos días después de publicado el informe de SHCP, el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens exigió públicamente que SHCP “ya” cortara el gasto o de lo contrario las tasas de interés subirían más, con todo lo que ello implica como afectar la inversión y, por ende, el ingreso. Además, en el informe de revisión de la política económica fiscal del Fondo Monetario Internacional (FMI), al cierre del año pasado, el FMI hizo un llamado al gobierno de México para promover el fortalecimiento de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, especialmente para hacer más específicas las causas que permiten déficits y evitar la discrecionalidad que actualmente hay. También recomendó que haya una discusión más profunda sobre la política fiscal, por lo que pidió que se instaure un comité técnico de especialistas que auxilie al Congreso en esta materia. Los altos déficits que mantiene el Gobierno Federal preocupan no sólo a los radicales, como se les dice a algunos miembros de la sociedad civil que le damos seguimiento al tema, también a los más ortodoxos de los especialistas.

 

 

@mariana_c_v

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.